Pues sí. Ojala hubiese comprado acciones de Amazon cuando solo vendía libros. Pero la sensación de extasis que da ahora es que se va a pegar una torta tremenda en los proximos meses.
Veremos.