La verdad es que afrontar un ataque a la deuda española con una interinidad en el Gobierno es una mala situación, pero España saldrá reforzada de tanta embestida.