Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

One Up on Wall Street (Peter Lynch)

Hace unas semanas que terminé de leer el libro “One Up on Wall Street”, un libro referente mundial en materia de inversión en bolsa.

One up on Wall Street

Este libro lo escribió Peter Lynch, uno de los mejores gestores de la historia, cuyo fondo de inversión “Magellan Fund” de Fidelity entre 1977 y 1990 fue considerado el mejor fondo de inversión del mundo obteniendo durante esos 13 años una rentabilidad del 29% anual acumulado.

La verdad es que ha sido en cierto modo una sorpresa ver ciertos comentarios y ciertas opiniones sobre la inversión que están muy lejos de lo que se suele enseñar en academias, universidades y cursos, sobre lo que hay que hacer en bolsa a la hora de invertir.

Clasificación de Empresas según Peter Lynch

Da una clasificación de los diferentes tipos de empresas que nos podemos encontrar:

  • Stalwarts (Blue Chips)
  • Slow Growers (Empresas de Bajo Crecimiento)
  • Cyclicals (Cíclicas)
  • Fast Gowers (Rápido Crecimiento)
  • Turnarounds (Reestructuración)
  • Asset Plays (Empresas con activos ocultos)

Qué son las TENBAGGER

Pero el libro se centra mucho en comentar la búsqueda de las “tenbagger” o empresas en las que puedes multiplicar tu inversión por 10 o más.

Parece que las “tenbaggers”, a juicio de Peter Lynch, no son tan difíciles de encontrar. Tampoco es que sea fácil pero existir, existen y puede que más cerca de lo que pensamos.

Para conseguir multiplicar por varias veces tu inversión, habla de fijarte en empresas que a la gente no les atraiga en un principio, empresas sin un gran tamaño y con un gran futuro, empresas con potencial dentro de sectores maduros, empresas que generan una incertidumbre por estar en momentos complicados, etc. Vamos, que porque no conocía el MAB cuando escribió el libro, que si no diría, “si hay un mercado a día de hoy donde puedes encontrar grandes inversiones, es en el MAB” :-)

Hay un cuadro muy interesante en el que se muestra cuánto dinero se habría ganado invirtiendo 10.000 dólares a finales de 1989 y vendiendo a finales de 1999 en diversas compañías. Con Dell esos 10.000 dólares habrían pasado a ser en 10 años nada más y nada menos que 8,9 millones de dólares!!! Algo similar te habría ocurrido con 10.000 dólares invertidos en Clear Channel Communications (estaciones de radio), ya que se hubieran convertido en 8,1 millones de dólares. Haber invertido 10.000 dólares en Best Buy te hubiera supuesto tener casi 1 millón de dólares, al igual que Microsoft. En la lista también están AmGen (576.000 $), Intel (372.000 $), Harley Davison (251.000 euros), Gap (232.000 $) o Medtronic (168.000 $) entre otras.

También es cierto que Peter Lynch era bastante reacio a invertir en tecnológicas por lo que muchas de las grandes inversiones que se pudieron ver en bolsa en su época no las pudo “cazar” por ese cierto sesgo “anti-tecnológico”.

Enseñanzas del libro

Éste es un libro, que a pesar de haberse escrito hace 25 años, nos muestra como los inversores por norma general cometes errores de manera reiterativa, no asumen ciertos riesgos porque no están bien vistos (sobre todo los inversores profesionales), confunden términos y ven riesgos donde no los hay, etc. Evidentemente Peter Lynch tampoco dice que sea sencillo encontrar exitosas inversiones y que no haya cometido errores, pero la importante es ver la evolución de la cartera a medio-largo plazo sin que nos afecten los movimientos a corto en bolsa y mucho menos que nos empujen a realizar operaciones que no se justifiquen en valores fundamentales.

Por otro lado, afirma la posibilidad de poder batir los inversores particulares a los inversores profesionales. Hay sesgos, riesgo reputacionales, riesgo cliente, no salirse del camino establecido por los índices de referencia (“benchmark”), y otros factores que hacen que los profesionales, lejos de poder tener grandes resultados gracias entre otras cosas a tener ciertas herramientas y contactos inalcanzables para los inversores de “a pie”, estén muy limitados en ciertos aspectos (incluso legales como no poder invertir en los fondos clásicos más de un % no muy alto en una empresa). Además, la obsesión a veces por diversificar por diversificar, hace que lejos de mejorar o reducir nuestros riesgos en las carteras, las hagamos más mediocres y aumentemos la posibilidad de dar entrada a empresas que no conocemos bien y que no serán tan buenas como pueden parecer a simple vista. Un gran estudio junto con un seguimiento continuado de las empresas que tenemos en cartera y abstraerse de riesgos como el de la iliquidez u otros como la incertidumbre que generan acciones con una volatilidad alta, son puntos clave. La liquidez si la empresa es buena y crece de manera importante, llegará. Y cuando llegue, la acción ya habrá subido mucho. La iliquidez en ocasiones es porque nadie quiere vender. Esto lejos de considerarse un riesgo o amenaza, podría ser un buen síntoma. Por lo tanto, comprar ciertas acciones a pesar de su iliquidez, a medio plazo pueden dar unos grandísimos resultados.

No quiero extenderme mucho. Hay muchísimas más cosas que cuenta muy interesantes pero podríamos englobar casi todas dentro de un denominador común, el “sentido común”.

Recomendación

En definitiva, que recomiendo claramente la lectura de este libro para los que les guste invertir en bolsa y quieran centrar sus inversiones en el llamado análisis fundamental. La única pega es que está en inglés y creo que no hay versión en español.

Frases famosas de Peter Lynch

Dejo algunas de sus frases más famosas para que quien no le conozca sepa por dónde va Peter Lynch en materia de inversión en bolsa. Algunas son muy gráficas y con otras no es que esté totalmente de acuerdo, pero todos son mensajes muy positivos. Quién le conozca y ya las haya leído, la verdad es que creo que no viene mal leerlas de nuevo :-)

  • En algún momento dentro de un mes, de un año o de tres años, el mercado sufrirá una fuerte caída.
  • Las caídas del mercado son una gran oportunidad para comprar acciones de compañías que le gustan. Las correcciones -que son la forma que tiene la bolsa de definir las caídas fuertes- sitúan a las compañías más excepcionales a precios de saldo.
  • Es imposible tratar de predecir la dirección del mercado a lo largo de uno o incluso dos años.
  • Para que le vaya bien no es necesario que acierte todo el tiempo, ni siquiera la mayoría de las veces.
  • Las grandes ganadoras son siempre una sorpresa para mí, al igual que las compañías que van a ser absorbidas. Lleva años, no meses, obtener grandes resultados.
  • Las diferentes categorías de acciones tienen diferentes riesgos y recompensas.
  • Los precios de las acciones se mueven con frecuencia en dirección opuesta a los datos fundamentales de la empresa, pero, a largo plazo, la dirección y la capacidad de mantenimiento de los beneficios prevalecerán.
  • Que a una empresa le vaya mal no quiere decir que no le pueda ir peor.
  • Que los precios suban no significa que usted tenga razón.
  • Que los precios bajen no significa que usted esté equivocado.
  • Comprar acciones de una compañía con perspectivas mediocres sólo porque son baratas es técnica de perdedor.
  • La clave para ganar dinero con las acciones es no tenerles miedo.
  • Se puede perder dinero a corto plazo, pero necesitas del largo plazo para ganar dinero.
  • Es importante aprender que existe una empresa detrás de cada acción, y sólo hay una razón real por la cual las acciones suben. Las compañías pasan de una mala etapa a una buena, o las pequeñas crecen para convertirse en grandes.
  • Si no analizas las empresas, tienes las mismas oportunidades de éxito que un jugador de póker apostando sin mirar las cartas.
  • Invertir es un arte, no una ciencia. Las personas que tienden a cuantificar todo rígidamente están es desventaja.
  • Nunca inviertas en una idea que no puedas ilustrar de manera sencilla.
  • La mejor empresa para comprar puede ser alguna que ya tienes en cartera.
  • Excepto en casos de grandes sorpresas, las acciones son bastante predecibles en períodos de veinte años. En cuanto a si van a subir o bajar en los próximos dos o tres años, es lo mismo que arrojar una moneda al aire.
  • Si tardas más de 14 minutos al año preocupándote del mercado, has desperdiciado 12 minutos.
  • Si te gusta la tienda, probablemente te va a gustar la acción.

Comprar el libro

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − cinco =

Comentarios (7)

Post recomendable. Gracias Juan

Gracias, Juan por otro excelente post. Precisamente la lectura de este libro cambió mi forma de enfocar la inversión. De ahí mi interés por el mercado continuo y por el mab.
Sin duda alguna, post para guardar.
Un fuerte abrazo,

Hola Juan,

Una pequeña corrección sin importancia. Son «tenbaggers» no «teenbaggers». Por lo demás, un gran artículo como siempre. ;)

Un saludo.

Juanst,

Buen post! Para mi hay 4 libros básicos que todo «value investor» debería leer y sobre los cuales he construido mi filosofía de inversión:

– The Intelligent Investor – Benjamin Graham.
– Common stocks and uncommon profits – Philip A. Fisher
– One Up on Wall Street – Peter Lynch
– The little book that builds wealth – Pat Dorsey

Este último xlibro no es tan conocido como los 3 anteriores, también porque es más moderno que los otros que se publicaron hace varias décadas, pero a mi me ha gustado igual o más que los otros 3, quizás porque no tenía expectativas tan altas como en los otros antes de leerlos.

Gracias por los comentarios, por las aportaciones y por la corrección :-)

Hola Juan:

Sólo un añadido. Existe, aunque agotado, la edición en castellano «Un paso por delante de la bolsa». Traducido por Mª del Mar C. Villa Sanchez y publicado por la editorial alemana Verlag Norbert Bartl.
Acudir a bibliotecas públicas donde en algunas se encuentra.
Un saludo

Gracias Manuel por tu comentario y aportación.