Bolsa y Gestión de carterasGeneralMABMi carteraReto Juanst

Mi ‘error’ de inversión en Gowex

Os recomiendo leer la carta de diciembre de los gestores de Metagestión. En ella comentan dos de los errores cometidos en 2014 en materia de inversión.

Primero lo que hacen es preguntarse o intentar definir qué es un ‘error de inversión’. Hacen una pequeña clasificación poniendo un tabla que trata de resumir, de manera muy simplista, los cuatro escenarios que nos podemos encontrar a la hora de valorar una inversión:

tabla escenarios inversion

Y comentan: ”Lo ideal como inversores es que todas nuestras inversiones entrasen dentro del primer cuadrante “rentabilidad positiva – acierto”. Sin embargo, a lo largo de nuestra vida nos encontraremos con las cuatro situaciones presentes en la tabla.

El cuadrante (A) “rentabilidad positiva – acierto” se explica por sí solo. Se trata de la clásica inversión en una empresa infravalorada, cuyo verdadero valor será posteriormente reflejado por el mercado, resultando en una rentabilidad positiva. El cuadrante (B) (“rentabilidad negativa – acierto”) refleja situaciones en las que se cumple el escenario (negativo) más improbable que teníamos contemplado en nuestro análisis y nos hace perder dinero. La probabilidad estaba a nuestro favor y, sin embargo, perdimos la apuesta. ¿Se trata de un error de inversión por haber perdido dinero? No, nuestro análisis fue correcto. Sencillamente, en algunos casos (la menor parte) los escenarios más improbables también se materializan.

Si nos movemos hacia la derecha, nos encontramos con los dos cuadrantes que tenemos que intentar evitar.

Vamos a empezar con el cuadrante (D) (“rentabilidad negativa – error”). En este caso, la pérdida se produce al materializarse un escenario negativo que no teníamos contemplado en nuestro análisis (por ejemplo, el impacto de una nueva tecnología en un sector). Por último, nos encontramos con el cuadrante menos intuitivo de todos (C), el cuadrante de “rentabilidad positiva – error”. Este cuadrante describe la situación en la que hemos obtenido un resultado positivo en nuestra inversión, sin ser conscientes del verdadero riesgo que estábamos asumiendo.

Estos dos cuadrantes (C) y (D) tienen un denominador común: nuestro análisis “cojea” en alguna de sus partes.

Por eso es tan importante entender y analizar los errores que uno comete porque de esa manera mejoraremos nuestro proceso de inversión y aumentaremos las probabilidades de que nuestras inversiones terminen en un cuadrante verde.”

Una vez aclarado esto, empiezan analizando uno de los dos errores que han destacado del 2014. Se trata de su inversión en Gowex. Ese error lo engloban dentro del cuadrante (C) “rentabilidad positiva – error” ya que su inversión tuvo un resultado positivo (compraron en torno a 5 € en el verano de 2013, vendiendo sus últimas acciones a finales de enero de 2014 cuando cotizaba por 17 €). Es decir, la rentabilidad fue extraordinaria (más del 200%) pero lo califican como ‘error’. En la carta desarrollan más este tema.

Lo que quería hacer yo es también este ejercicio. Mi mayor ‘error’ de inversión puede que sea mi inversión en Gowex. Por lo menos eso podría parecer desde fuera. Ya lo comenté varias veces en el blog pero yo en Gowex no he perdido dinero aunque la exposición de mi cartera fuera del 80% aproximadamente antes de que saliera a escena Gotham. Aún así, yo también considero a Gowex como una inversión que ha tenido un resultado positivo pero que ha sido un error.

Me explico. El error de la inversión viene por algo muy difícil a priori y es poner en duda los resultados auditados de la compañía. Pero a toro pasado, podemos ver que había indicios raros (excesivos fallos en las conexiones, competidores con números muy alejados de las rentabilidades de Gowex, etc) que no les di la importancia que debería haberlos dado y que justificaba creyendo que Gowex había encontrado la ‘fórmula’ mágica que pocas empresas encuentran en un sector y que las diferencia radicalmente de su competencia. Mi exposición como digo en el momento de destaparse el fraude podría rondar el 80% de mi cartera y de ahí que este año haya sido desastroso en términos de rentabilidad para mi cartera. ¿Pero he perdido dinero en Gowex? La respuesta es que no. ¿Y como puede ser?

A continuación voy a detallar mis operaciones en Gowex las cuales, todas, han ido comentándose en el blog a medida que las iba realizando.

Mis compras:

  • El 15 de noviembre de 2010 compré un 28% del total de acciones que he tenido en Gowex a un precio de 0,68€ (precio ajustado con el split realizado en 2013 de 5×1).
  • El 31 de mayo de 2012 compré otro 28% del total a un precio de 1,23€ (precio ajustado al split).
  • El 21 de junio de 2012 compré otro 28% a un precio de 1,204€ (precio ajustado al split).
  • El 29 de enero de 2013 compré otro 14% a un precio de 3,24€ (precio ajustado al split).
  • Y el 1 de julio de 2014 compré un 3% a un precio de 11,29€.

Por lo tanto aquí están el 100% de las acciones compradas en Gowex en 5 operaciones. El precio medio de adquisición fue de 1,63€.

Operaciones Compras G

Mi ventas:

  • El 13 de febrero de 2014 vendo un 3% a un precio de 17,95€.
  • El 28 de febrero de 2014 vendo un 4% a un precio de 20,10€.
  • El 26 de junio de 2014 vendo un 7% a un precio de 20,00€.
  • Y el 7 de julio valoró el 86% restante a 0€.

Operaciones ventas G

Aquí están el 100% de las ventas* a un precio medio de 2,72€ (*el 86% final no está vendido pero está valorado a 0 euros).

Como veis, las 3 ventas que hice durante el 2014 para por ejemplo entrar en Altia y en FacePhi, suponían un 14% del total de acciones que tenía en Gowex. El precio medio de esas 3 ventas fue de 19,62€ pero si cuento que el 86% restante de las acciones que tenía en Gowex las vendo a 0 euros, el precio medio del total de mis acciones es de 2,72€. Es decir, que vendiendo el 14% ya ganaba sobre mi precio de adquisición un 67%. Es decir, que mi ‘error’ en Gowex se ha saldado con un 67% de ganancia. Que todos mi errores fueran así.

Por otro lado es cierto que a lo mejor lo más sensato era haber ido reduciendo algo más rápido mi posición en la compañía tras las espectaculares subidas en la cotización que me llevaron a la situación de tener tanta exposición en el valor. Pero repito que esa exposición ya al final era todo ganancias. También es cierto que si el fraude se descubre antes de mi primera venta, hubiera perdido todo lo invertido en Gowex.

En definitiva, 2014 ha sido un desastre para mi cartera y Gowex ha tenido la gran culpa. Ha podido ser un ‘error’ de inversión importante pero los números y el resultado final que he tenido con mi inversión en Gowex ya los querría para otras inversiones que no considero errores pero que o no he ganado prácticamente nada, o que aún sin considerarlas un error, han podido acabar en pérdidas por el motivo que sea (inversiones encuadradas dentro del cuadro B de la tabla que he puesto al inicio del artículo; ‘Pérdida obtenida dentro de un escenario contemplado en el análisis’).

Al final, la clave de todo esto es que debemos aprender algo de todas nuestras inversiones. Cualquier inversión nos da más experiencia y algunas de ellas nos hacen vivir cosas inesperadas que te hacen recordar que lo inesperado a veces ocurre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *