General

¿Tienes acciones de Pescanova? Véndelas si quieres a pesar de la suspensión

Todos más o menos ya sabemos la desagradable historia que está protagonizando Pescanova en las últimas semanas. Ésta ha sido la cronología de los principales acontecimientos:

  • 28 de febrero de 2013. Pescanova anuncia a la CNMV que no presentará sus cuentas anuales de 2012 unos minutos antes de que venza el límite para hacerlo. Pide la suspensión de sus acciones.
  • 1 de marzo. La CNMV procede a suspender la acción de Pescanova. A su vez, Pescanova solicita el preconcurso de acreedores. Lo notifica su presidente, Manuel Fernández de Sousa Faro, a la CNMV.
  • 4 de marzo. La acción de Pescanova vuelve a cotizar en Bolsa.
  • 12 de marzo. El supervisor volvió a paralizar la negociación del grupo de alimentación. Su último cruce fue a 5,91 euros por título y desde entonces no ha vuelto a negociarse en Bolsa. La CNMV reconoce que hay “discrepancias” significativas entre su contabilidad y las cifras de deuda bancaria reales. Requieren “la asistencia” de sus auditores para aclarar las diferencias.
  • 4 de abril. Pescanova celebra un nuevo consejo y solicita el concurso de acreedores. Despide a su auditor y anuncia que presentará el concurso.

¿Y ahora qué? Los que están “pillados” en la compañía tienen por delante un futuro bastante oscuro, sin transparencia y lleno de incertidumbre. Además no se espera que a corto plazo que vuelva a cotizar en bolsa la compañía (la suspensión puede durar meses, incluso un año o más). Entonces, ¿no hay ninguna manera de vender las acciones de Pescanova? Pues sí que las hay. Igual que he comentado alguna vez que en el MAB a pesar de parecer que no tiene mucha liquidez, existen unas vías para poder hacer operaciones por importes elevados en el denominado mercado de bloques o de operaciones especiales, en el caso de las compañías suspendidas de cotización, existen las llamadas “operaciones de valor suspendido.”

Y dentro de éstas, hay dos fórmulas para hacerlo. La primera fórmula es que la entidad en el que el inversor tenga depositadas las acciones se haga cargo de los títulos. Es decir, que se los compre, ya sea para quedárselos en la cartera de operaciones por cuenta propia o, lo más probable, que haga de intermediario y coloque los títulos a otro inversor. Por ejemplo, a alguien que tenga que adquirir acciones para cerrar una posición bajista abierta previamente a la suspensión de Pescanova. La segunda fórmula es que el propio dueño de las acciones encuentre alguien dispuesto a comprárselas. Estas operaciones son similares a las denominadas “operaciones especiales” y se ejecutan “por fuera” del mercado abierto. Evidentemente el precio será más que arbitrario y dependerá de varios factores. También hay que saber que no será fácil vender las acciones de una compañía en suspensión y en la situación en la que se encuentra hoy Pescanova.

Como he comentado antes, el último precio marcado por la compañía ha sido 5,91 euros por acción. Yo creo que si encontrara la posibilidad de vender las acciones creo que lo haría casi a cualquier precio (3 euros, 2 euros, lo que me den). No sabemos cuándo volverá a cotizar la compañía (si es que vuelve a cotizar), ni a qué precio lo hará. Lo que casi tenemos todos claro es que la suspensión durará varios meses en los que tendrás un dinero “confiscado” y que probablemente sea mucho menor al precio marcado por última vez en bolsa. La verdad es que al final cada uno deberá sopesar sus posibilidades y sus alternativas. Pero dada la situación, creo que lo mejor es hacer desaparecer de nuestras carteras las acciones de una compañía que a partir de ahora tendrá que empezar a demostrar muchas cosas, entre otras, por qué presentaban una deuda que no era ni de lejos la que realmente tenía.

pescanova gráfico febrero marzo abril 2013

Por otro lado está la opción de esperar a ver qué pasa con las acciones en cartera. Esta opción como es lógico puede salir mejor que la de vender casi a cualquier precio pero sinceramente, lo ocurrido en Pescanova creo que es tan grave y tan difícil de salvar de una manera más o menos satisfactoria tras la deriva de los últimos acontecimientos, que me hace pensar que tener estas acciones en cartera no es la mejor opción. No sé qué pensáis vosotros. ¿Qué harías su tuvierais acciones de Pescanova? Y los que sí que tienen acciones, ¿qué haríais o qué pensáis hacer?

3 comentarios en “¿Tienes acciones de Pescanova? Véndelas si quieres a pesar de la suspensión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *