General

Crisis: de palabra “tabú” a “comodín”

comodin-crisis

“Nadie dijo que esto iba a se fácil…” o si alguien lo dijo, será mejor olvidarlo y pensar que esto no va a ser fácil.

Antes daba miedo pronunciar la palabra “CRISIS”; hoy no la dejamos de decir y sobre todo, como bien apuntan en gurusblog, muchos gestores de empresas se “escudan” en la palabra “CRISIS” para justificar sus deficiencias y excusarse de los problemas ocasionados por su gestión. Es decir, parece que la palabra “CRISIS” se ha convertido en el “comodín del público”. 

  • Que la situación es difícil y que va durar más. Es cierto.
  • Que nos ha sorprendido a todos o casi todos. Verdad
  • Que en cierta manera mucha gente no se merece las duras consecuencias de esta crisis. También es cierto.
  • Que pagarán “justos por pecadores” en esta crisis. Por supuesto, pero como en todo.
  • Que existen situaciones dramáticas, como personas sin trabajo y que no tienen ya casi ni para comer, ni para mantener a la familia. También lo creo.
  • Que necesitamos ayuda del Gobierno y de las instituciones. También es cierto.
  • Que podemos justificar todos nuestros males porque estamos en crisis. Pues creo que no. Además, no ayuda a salir de ella.

A lo mejor pensáis que mi situación es cómoda y que desde la “barrera” todo se ve diferente.

Yo ni mucho menos me quejo de mi situación, la cual es la de una persona con un trabajo “normal”, con un sueldo “digno” pero que le puede perder en menos que canta un gallo, sobre todo si analizamos donde estoy trabajando. Si me quedo sin trabajo, me quedo económicamente bastante “tocado”, situación que no podría demorar mucho en el tiempo (hipoteca, etc). Además el negocio familiar que tiene mi familia (una “PYME”), da para lo que da. No cobro nada y no podría trabajar en él ya que un sueldo más en principio, hoy por hoy, la empresa no lo podría soportar.

No me quejo ni mucho menos de mi situación, ya que entiendo que es “privilegiada” dentro de lo que vivimos, pero también sé que como todo el mundo me tengo que “poner las pilas” para “sobrevivir” a esta crisis.

En cuanto al negocio familiar, estamos haciendo todo lo posible por salvarlo. Comenté en un post el cambio de estrategia que hemos hecho en una de las tiendas de ropa que tenemos

En cuanto a mi trabajo: durará lo que dure. Pero ya me estoy preparando para cuando llegue el de Recursos Humanos o quien sea y me diga que hasta aquí hemos llegado. Un “seguro nómina” entre otras cosas es lo que he hecho.

A lo que voy es que la situación es la que es, y quien haya gestionado y trabajado mejor su trayectoria profesional o su negocio en años anteriores, será el que se salve de todo esto. Que te puedas quedar en paro o que tu negocio lo tengas que cerrar, te puede ocurrir y no quiere decir, en muchas ocasiones, que hayas hecho las cosas mal. Pero que existen “salidas” o vías de escape a esta situación, también las hay. Si no, apaga y vámonos. En otro post puse que existen empresas que siguen contratando y en las que siguen entrado inversores.

En definitiva, lo que está claro, es que si vienen “mal dadas” y tenemos que buscar trabajo, a lo mejor hay que bajar algo las expectativas de ingresos y/o de categoría profesional por muy duro que sea durante un tiempo. Más tarde podremos subir nuestros ingresos o exigir mejores condiciones. También con el tiempo, si nos movemos, encontraremos otra empresa que nos ofrezca mejores condiciones, por lo que un empresario tampoco debe aprovecharse mucho de la situación que vive el mercado laboral ya que el talento si no está reconocido antes o después se irá de la empresa.

En cuanto a la gestión de las empresas, lo que tampoco vale, y parece que está ya de moda, es justificar todos nuestros males en la crisis, ya que como dicen en gurusblog, los gestores empiezan a excusarse en la crisis para justificar su mala gestión. Cuando el viento va a favor, es fácil gestionar, pero cuando va en contra también hay que gestionar y ahí es cuando se ven a los buenos y a los malos gestores. Y creo para salir bien de los malos momentos hay que prepararse muy bien desde los buenos.

 

———————————————————————————————————

patrocinador blog:

5 comentarios en “Crisis: de palabra “tabú” a “comodín”

  1. Siempre habrá excusas de mal pagador, es una de las jugadas habituales, y más en épocas de crisis.
    Yo no pienso dedicarle ni un segundo de mi vida a lo que me puede pasar con un trabajo puntual, eso genera un miedo vicioso que desemboca en un desplome de la creatividad, un aumento de tareas seguras que no crean valor y, finalmente, al despido o cese.
    Claro que es posible quedarse sin trabajo, pero también tener un accidente en coche o en moto, y por eso no dejas de montar. Lo que tenga que pasar, pasará, mientras tanto, a crear el máximo posible.

  2. Estimado Juan,

    Gran decisión la del “seguro nómina” que comentas (me imagino que será el de Caja Madrid/Mapfre del que escribiste hace unas semanas). Yo también he comprado el producto. Trabajo en el sector de bancaseguros y conozco bastante bien los productos de protección de pagos.

    Creo que el caso de Caja Madrid es un producto muy interesante. Yo se lo estoy recomendando a todos mis amigos y familiares.

    Lo que en realidad estás comprando es tranquilidad, ya no solo en caso de que te despidan en la empresa en la que estás sino que también es una garantía en caso de que empieces a trabajar en otras (como sabrás uno de los efectos perniciosos del sistema laboral español es que es mucho más probable ser despedido si llevas trabajando poco tiempo en una misma empresa). Ojalá no lo tengas que utilizar nunca

    Un saludo,
    Manuel

  3. Vicente, totalmente de acuerdo contigo. Que tenemos que estar en una realidad es cierto, pero que tenemos que centrarnos en como dices “crear”, o en nuestro trabajo o en buscarlo aunque sea debajo de las piedras dada la situación que vivimos, es en lo que nos tenemos que centrar. Y “buscar”, significa también “prepararse” de verdad en ello. El miedo no nos lleva a ningún lado.

    Manuel, como bien dices, con este tipo de seguros “compras” tranquilidad. Y con esta tranquilidad aunque puede ser un arma de doble filo, ya que te puedes “relajar” demasiado, creo que podemos avanzar mejor. Como decía Vicente, con el miedo podemos dirijirnos hacia un desplome de la creatividad, un aumento de tareas seguras que no crean valor y, finalmente, al despido o cese.

  4. por que no, I mean. Existen países que todavía suponen OPORTUNIDADES de negocio de desarrollo y de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *