Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

EBITDAC

Puede que estemos ante un término o un concepto de ‘moda’ para este 2020: el EBITDAC

EBITDA en época del Coronavirus

Con la presentación de los primeros resultados trimestrales, los resultados del segundo trimestre de 2020, afectados directamente y de manera clara por las consecuencias de la aparición en nuestras vidas del COVID-19 (Coronavirus) parece que vamos a ver como muchas empresas presentan el EBITDAC.

Aunque en España y en Europa las consecuencias y las medidas drásticas sobre el confinamiento de la población empezaron a verse en el mes de febrero y en marzo, las duras consecuencias económicas se van a reflejar mucho más en los resultados trimestrales del segundo trimestre de 2020 y por lo tanto en los resultados del primer semestre del año. También los resultados globales del año en muchas compañías quedarán muy por debajo de lo esperado a principios de año. Por este motivo, ya empezamos a ver un ‘nuevo’ concepto a la hora de presentar los resultados como es el EBITDAC.

¿Qué es el EBITDAC entonces? Para entender el EBITDAC primero hay que conocer qué es el EBITDA. El EBITDA es el Beneficio de una compañía antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. Realmente, el EBITDA es un acrónimo ingles que engloba las siguientes palabras: Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, Amortization.

El EBITDA es una medida muy utilizada para medir la salud de un negocio y para comparar empresas del mismo sector. Sería por tanto el resultado bruto de explotación. No tendría en cuenta por tanto la estructura financiera de la empresa, el pago de la deuda al que debe hacer frente, las amortizaciones de sus activos o las depreciaciones ni los impuestos a pagar. Por este motivo, es un indicador muy utilizado para comparar la evolución de los negocios de compañías teniendo en cuenta lo que se ingresa y los gastos corrientes que exclusivamente necesitas para realizar tu negocio. Estos gastos corrientes serían por ejemplo los proveedores, gastos de personal, suministros, etc.

¿Y la C de EBITDAC qué significa? Pues sí. Lo habéis adivinado. Sería el EBITDA antes del Coronavirus.

Qué es el EBITDAC

El EBITDAC es el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones, amortizaciones y Covid-19 o Coronavirus. Es decir, el EBITDAC es el EBITDA que entiende la empresa que hubiera obtenido sin el efecto negativo de la aparición de la pandemia del Covid-19 (Coronavirus) que ha afectado tan negativamente a nuestro planeta.

EBITDA ajustado

Pero de todas formas, este EBITDAC sería el EBITDA ajustado que muchas empresas presentan en sus cuentas y publicación de resultados. El EBITDA ajustado lleva ya mucho tiempo entre nosotros. Es decir, muchas compañías lo presentan para aislar efectos extraordinarios, normalmente negativos, para dar y presentar como si dijerámos un EBITDA más ‘puro’ en un determinado momento.

Pero los EBITDAs ajustados hay que tomarlos con mucha prudencia. Hay veces que esos EBITDAs ajustados son deseos de los empresarios. Son beneficios o resultados totalmente descafeinados y excluyendo efectos negativos extraordinarios que en ocasiones no son tan extraordinarios y que por otro lado deberían realmente ajustarse y recuperarse con EBITDAs posteriores que luego no se producen.

EBITDA normalizado

Por lo tanto, siempre hay que andar con ojo con los ajustes en las presentaciones de resultados de las compañías. Si que es necesario en muchas ocasiones hacer ajustes y calcular EBITDAs más normalizados quitando efectos negativos o positivos para conocer mejor la evolución de los negocios. No sólo debemos ajustar los EBITDAS, si no que ajustaremos y normalizaremos flujos de caja, beneficios operativos (EBIT), beneficios netos, etc. Pero estos ajustes además de hacerlos los directivos de las compañías los debemos hacer nosotros. Como he indicado, podemos ajustar un trimestre y dar la sensación que una empresa tiene un EBITDA más alto al presentado pero luego lo tiene que demostrar en los siguientes resultados trimestrales.

Espejismos

Por lo tanto, me temo que para algunas sociedades el EBITDAC más bien será un EBITDA sin ajustar. O por lo menos, veremos cómo a muchas empresas les va a costar mucho tiempo conseguir los EBITDA que dicen que tienen si no existiera el Coronavirus.

Nuestras vidas han cambiado en 2020 de manera radical por la aparición del Covid-19. Habrá empresas incluso que verán cómo sus negocios han mejorado pero otras muchas verán caídas dramáticas de ingresos y beneficios, si es que los pueden mantener en positivo. Pero a la hora de analizar las empresas habrá que hacer ajustes pero no debemos cegarnos y sólo querer ver bueno. Lo malo y los efectos negativos ahí están y serán muy duros para muchas empresas.

Análisis y ajustes desde la objetividad

En definitiva, siempre es bueno analizar las compañías, sus resultados y hacer ajustes. Pero si quitamos efectos dañinos en un determinado momento, la empresa deberá ser capaz de una manera más o menos rápida de poder dar la vuelta a la situación y mejorar claramente lo que ha empeorado en un periodo determinado por una causa concreto y que se entiende temporal. Si no, esos ajustes extraordinarios ya no lo serán tanto y nos habremos llevado a engaño.