Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

Qué son las ‘ventas en corto’

La CNMV anunció el pasado 12 de marzo que prohibía las ‘ventas en corto’ durante la jornada del viernes 13 de marzo sobre una serie de acciones.

¿Pero a qué se refieren cuando se habla de las ventas en corto? En el comunicado de la CNMV del 12 de marzo indicar que “por ventas en corto se entienden las definidas en el artículo 2.1.b del citado Reglamento (UE) 236/2012.” Y qué dice este artículo:

“venta en corto”: en relación con una acción o un instrumento de deuda, toda venta de los mismos sin que el vendedor los posea en el momento de cerrar el contrato de venta, incluso en el caso de que, en el momento de cerrar el contrato de venta, el vendedor haya tomado en préstamo, o acordado tomar en préstamo, la acción o el instrumento de deuda para su entrega en la fecha de liquidación. En esta definición no se incluyen: i) la venta por una de las partes en el marco de un pacto de recompra en virtud del cual una de las partes haya acordado vender a la otra un valor a un precio especificado con el compromiso de la otra parte de volver a vender el valor en una fecha posterior y a otro precio especificado, ni ii) la transmisión de valores en el marco de un acuerdo de préstamo de valores, ni iii) la celebración de un contrato de futuros u otro contrato de derivados en virtud del cual se acuerde vender valores a un precio especificado en una fecha futura;

Por lo tanto, en lo que a las acciones se refiere por ejemplo no se pueden vender sin tener las acciones en cartera, algo que las plataformas en principio no dejan realizar a la inmensa mayoría de inversores. Es decir, no puedes poner por ejemplo una orden de vender 1.000 acciones de Telefónica si no las tienes. Sólo algunos profesionales o entidades financieras podrían realizar estos ‘cortos’. Por otro lado, hay varias formas de ‘vender’ o ponerse corto en el mercado y que no se prohíben como son por ejemplo las ventas de futuros [iii)] o el préstamo de valores previa a la venta en corto [i), ii)]. Por lo tanto, a mi juicio, prohibir los ‘cortos’ que prohíbe la CNMV es prohibir una operativa que creo que es muy reducida sobre todos los cortos que existen en el mercado. Es como poner un mini parche en una zona de una botella que tiene muchos agujeros por varias zonas más. Me gustaría conocer datos concretos pero mi sensación es que si alguien quiere ponerse corto, lo puede hacer sin problema vendiendo futuros de un índice determinado o de algunas acciones en particular. Además, es que pienso que aunque se prohibieran todos los ‘cortos’ creo que el mercado llegará donde tenga que llegar. Otro aspecto a tener en cuenta es que la operativa en ‘corto’ de muchos inversores lo que hacen es dar más liquidez al mercado. Hay más presión vendedora y luego habrá más presión compradora para cerrar dichos ‘cortos’. Presión vendedora no quiere decir que existan más ventas ya que al final si alguien vende es porque alguien compra. Pero más volumen de negociación sí que habrá.

En definitiva, creo que la prohibición de los ‘cortos’ que realiza la CNMV realmente no afecta o afecta muy poco a la evolución de los índices y de la cotización de las acciones.

Actualización 17 de marzo:

Ahora, este 16 de marzo hemos conocido que la CNMV prohíbe estas ‘ventas en corto’ durante un mes (del 17 de marzo al 17 de abril de 2020) pero en este caso sí que prohibe ampliamente los cortos incluso con instrumentos financieros y derivados (ventas de futuros sobre acciones en concreto y sobre ciertos índices). En el comunicado de este 16 de marzo indican que «se entiende como posiciones cortas netas a efectos de la prohibición las definidas en el artículo 3.1 del citado Reglamento (UE) Nº 236/2012. Estas posiciones incluyen las ventas en corto aunque estén cubiertas por préstamo de valores.» Aquí ya cambia la situación. El artículo 3.1 del citado Reglamento dice lo siguiente:

1. A efectos del presente Reglamento, se considerará posición corta en relación con el capital en acciones emitido de una sociedad o con la deuda soberana emitida de un emisor soberano la posición resultante de cualquiera de los siguientes supuestos:

a) la venta en corto de acciones emitidas por la sociedad o de instrumentos de deuda emitidos por un emisor soberano;

b) la realización de una operación que crea un instrumento financiero o se refiere a un instrumento financiero distinto de los contemplados en la letra a), cuando el efecto o uno de los efectos sea conferir una ventaja financiera a la persona física o jurídica que realice dicha operación en caso de que disminuya el precio o valor de la acción o del instrumento de deuda.

Esta prohibición sí que parece más fuerte pero insisto en que podremos poner barreras al mercado, pero mi opinión es que el mercado caerá lo que tenga que caer de una forma o de otra. Siguen existiendo muchas maneras de ponerse corto a través de otros mercados de valores, operando en plataformas extranjeras, con derivados fuera del alcance de la CNMV y operando con otros instrumentos financieros.