Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

La dificultad del mercado de divisas

5 enero 2010

divisas conexiónTodos los mercados son especiales pero a lo mejor el mercado de divisas tiene algo más de especial.

La interrelación que existe entre los pares de divisas hace que los movimientos de uno de ellos influyan irremediablemente en otros.

Aunque en el mercado de renta variable, la cotización de las acciones en muchas ocasiones también depende de la cotización de otras, en el mercado de divisas esta relación creo que es mucho más fuerte. Una empresa (X) puede valer más si la cotización de otra (Y) sube, siempre y cuando X tenga acciones de Y en su cartera. Lo que ocurre es que la esencia de la cotización de una acción depende en su mayoría de ella misma y de cómo vayan sus ventas, sus beneficios, su generación de caja, etc. Es decir, cotiza de manera independiente y se valora también de manera independiente. Por tanto, su cotización sube o baja individualmente. Luego se compararán ratios, cotizaciones, etc, pero una acción no cotiza comparándola con otra.

Por el contrario, las divisas cotizan en base a otra. Por ejemplo, el dólar no cotiza de manera independiente. No sube ni baja individualmente. Su cotización sube o baja en base a otra divisa, por ejemplo el euro.

A todas las divisas les ocurre lo mismo. El euro, también sube su cotización o baja en base a otra divisa, por ejemplo la libra. Y la libra también varía respecto a otra divisa, por ejemplo el yen. De aquí salen unas relaciones “obligadas”. Es decir, si el dólar sube un 10% frente al euro y el euro no varía frente a la libra, el dólar se apreciará también un 10% frente a la libra.

Poniendo números:

  • Partamos de que 1 dólar = 1 euro = 1 libra = 100 yenes.
  • Si mañana el dólar se aprecia y por un dólar te dan 1,10 euros y el euro no varía frente a la libra (1 euro = 1 libra), el dólar también se habrá apreciado frente a la libra y también te darán 1,10 libras por un dólar.

Por tanto, vemos que la cotización de un par de divisas se puede mover sólo por el cambio de cotización de otros pares de divisas.

Estas relaciones muchas veces hacen más imprevisibles los movimientos de las divisas. Si ya es complicado analizar a dos economías, intentar prever los datos macro a futuro (lo cual es casi imposible y sin el casi) y compararlos para ver qué divisa debería ser más o menos fuerte, si además añadimos que influyen los movimientos de otras divisas de “terceros” países, el análisis se “enreda” de tal manera que mejor no pretender ser muy puristas en esta “arte” y no tenerlas todas con nosotros para no llevarnos sustos desagradables con nuestras inversiones.

Creo que intentar tener una idea “aproximada” de lo que pensamos que pueden hacer las cotizaciones es más acertado que intentar afinar mucho con los análisis de las divisas.

Por eso creo que el mercado de divisas es un mercado algo más especial y complejo que otros en el que influyen una cantidad de factores tan dispares y diversos que hacen los intentos de adivinar el futuro de sus cotizaciones una misión casi “imposible”. Por este motivo a lo mejor es por el que creo que el análisis técnico tiene algo más de valor en este mercado.

En definitiva, creo que conociendo todas estas dificultades y siendo muy prudentes con nuestros movimientos, el mercado de divisas puede resultar muy interesante.

Con todo esto, ya sabéis que todos los meses intento hacer un análisis del Euro vs Dólar en los que pretendo “adivinar” hacia dónde se dirigirá la cotización de este par de divisas. Pero con lo que he puesto en este artículo yo mismo sé que lo pueda analizar y lo que pueda preveer, con lo que luego pueda ocurrir, habrá que tomarlo con muchísima cautela y precaución.