Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

Cinco tópicos sobre las SICAVs

  1. Las SICAVs son sólo para ricos: NO
  2. Las accionistas de las SICAVs pagan pocos impuestos: NO
  3. Las SICAVs son ingeniería financiera: NO
  4. Las SICAVs sirven para ocultar dinero y evadir impuestos: NO
  5. Las SICAVs son malas para un país: NO

Se ha hablado en varias ocasiones de lo mal vistas en España que están las SICAVs y de varios de los errores de concepto que se tienen sobre ellas. No sé por qué se demonizan estas sociedades de inversión cuando todo el mundo acepta de buen grado a los fondos de inversión. Y comento esto porque los fondos de inversión tiene una fiscalidad aún mejor que las SICAVs como instrumentos de inversión colectiva.

¿Qué es una SICAV?

Las SICAVs (sociedad de inversión de capital variable) son una figura de inversión colectiva. Tiene como objeto social exclusivo la adquisición, tenencia, disfrute, administración en general y enajenación de valores mobiliarios y otros activos financieros.

SICAVs en España

En España, y otras partes del mundo, una sicav es un instrumento financiero que permite invertir dinero y diferir el pago anual de impuestos, (del mismo modo que ocurre con los fondos de inversión). Mediante este instrumento los accionistas de la SICAV tributan por las plusvalías una vez materialicen éstas, repartiendo dividendos o vendiendo las acciones de la Sicav con plusvalías al tipo establecido para las rentas de capital en España. Gozan de las mismas ventajas fiscales que los fondos de inversión con una tributación para los rendimientos y plusvalías de la sociedad del 1% y entre el 20% y el 24% para las ganancias patrimoniales de los socios derivadas de la venta de participaciones o el pago de dividendos.

Concretamente, desde el 1 de enero de 2015, dichos rendimientos tributan al tipo fijo del 20% los primeros 6.000 euros anuales, al 22% entre 6.001 y 24.000 euros y al 24% a partir de 24.001 euros.

Fondos de inversión vs SICAVs

Un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC) que consiste en reunir fondos de distintos inversores (partícipes), naturales o jurídicos, para invertirlos en diferentes instrumentos financieros, responsabilidad que se delega a una sociedad administradora que puede ser un banco o institución financiera.

La ventaja de los fondos de inversión y las SICAVs es diferir la tributación.

Los fondos de inversión disponen de una fiscalidad igual que las SICAV, dado que tributan al 1% sobre los rendimientos anuales. Los fondos disfrutan de todas las ventajas de las primeras: tipo de gravamen, diferimiento en la tributación, posibilidad de compensación de pérdidas, etc.

Al final, si en algo se benefician las SICAVs es en que los accionistas tienen el control de la gestión y de las inversiones. En un fondo de inversión, la filosofía de inversión viene predefinida. Pero si no queremos enredarnos en la tarea de la gestión, queremos delegar esta función y dada la inmensa cantidad de fondos de inversión que hay con diferentes tipos de gestión, creo que la ventaja de tener el control de las inversiones no es tanta en las SICAV sobre todo cuando además un partícipe en un fondo puede cambiar cuando quiera de fondo sin tener que tributar en dicho cambio.

smart-social-sicav

En definitiva, los cinco tópicos que no son correctos sobre las SICAVs no lo son porque:

  1. Las SICAV no son para ricos ya que en la mayor parte de ellas, cualquiera puede comprar acciones a través del MAB. Además, hace poco se creó una SICAV, Smart Social Sicav, promovida desde una red social, Unience, con 553 accionistas fundadores. En esta SICAV os puedo asegurar que no predominan los ricos.
  2. Las SICAVs no es cierto que paguen pocos impuestos ya que los accionistas de estas sociedades son los que pagarán los impuestos de manera individual. El famoso 1% no es el impuesto que pagan sus accionistas ya que todos ellos cuando vendan sus acciones y ganen dinero, tributaran como lo hace cualquier persona por las plusvalías obtenidas. Además es que las SICAVs invierten en empresas que ya pagan sus impuestos de sociedades. La ventaja es diferir el pago, no tributar por plusvalías latentes, pero el pago de impuestos llegará sobre todas tus ganancias cuando las materialices. Además es que el tratamiento fiscal de los fondos de inversión, los cuales no están demonizados, es mejor al no tener que pagar ni el 1% anual en concepto de impuestos por las ganancias latentes.
  3. Las SICAVs no es ingeniería financiera. Es un instrumento muy sencillo de inversión, transparente y sin ninguna complejidad.
  4. Las SICAVs no sirven para ocultar dinero ni para evadir impuestos. Los impuestos se pagarán cuando retires y vendas tus acciones al igual que ocurre con los fondos de inversión. Si estás cinco años en un fondo de inversión, durante esos cinco años no pagarás nada y será cuando vendas cuando tengas que tributar. Lo mismo ocurre si compras acciones de Telefónica por ejemplo. Tendrás que tributar por los beneficios obtenidos cuando vendas tus acciones y no tendrás que pagar nada por las plusvalías latentes cada año que pase si no has vendido acciones. En cambio en una SICAV, sí que tienes que pagar por lo menos el 1% de los beneficios latentes cada año y luego cuando vendas tus acciones tributarás al tipo que te corresponda. Además no se puede decir que las SICAVs sirven para ocultar dinero cuando se conocen las participaciones en el accionariado de las SICAVs y las cantidades invertidas por cada accionista.
  5. Las SICAVs no son malas para un país cuando sirven para financiar empresas, cuando sirven para canalizar el ahorro de inversores y cuando sirven para apoyar proyectos innovadores y tecnologías disruptivas aportando capital a empresas con un alto grado de inversión en I+D+i.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 16 =

Comentarios (3)

De acuerdo en casi todo Juan. La única discrepancia es en que sí está diseñado para los ricos, ya que debes tener al menos 2,4 millones de Euros para montar una. Que por una red social puedes montar una, pues está bien, pero es injusto que una persona adinerada pueda mpntar una SICAV ella sola y una persona de a pie no pueda. Lo que se debería hacer es bajar el capital mínimo de una SICAV drásticamente (si fuera por mi lo pondría en 10 mil euros)

P. Neoliberales, se podría bajar el capital para montar una SICAV pero para montar un fondo de inversión el capital necesario es mayor, de 3 millones de euros, y los fondos no se ven como para ricos. Además, no tributan el 1% que sí que tributan las sicavs.

El caso es que, como comento en el artículo, puedes comprar acciones de la mayor parte de sicav sin problema a través del MAB y por lo tanto ser accionista de dicha sociedad de inversión aunque seas un accionista muy pequeño. Pero puedes participar de la evolución de dicha sicav.

A lo que voy es que no entiendo por qué se demoniza de la manera que se hace a las sicavs. Una persona que tenga 3 millones de euros evidentemente tendrá más poder de negociación y de gestión en una sicav que otra que tenga 10.000 euros. Lo mismo ocurre si uno tiene el 70% de una empresa y otro el 7%. Pero el que tiene por ejemplo 10.000 euros puede estar en una sicav o en cualquiera de los muchísimos fondos de inversión que hay.

De todas formas, sí que sería partidario de hacer lo que se comentó en su día como «sicavs para las clases medias». Es decir, que puedas tener una especie de cuenta de ahorro-inversión, sin apenas restricciones en términos de importe, en la que puedas invertir y no tributar por las plusvalías hasta que saques el dinero de esa cuenta y se vea lo que has ganado.

[…] “Cinco tópicos sobre las SICAVs” […]