Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

CAP (Capital Assistance Program)

Ayer conocimos un comunicado de la mano de varios organismos en EEUU (el Departamento del Tesoro de EE.UU., la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, La Oficina de Control de la Moneda, La Oficina de Supervisión de la Economía y el Comité de la Reserva Federal) el cual creo que es muy importante y que va marcar las bases de la actuación del Gobierno en EEUU para intentar sacar adelante la dificil situación en la que se encuentra el sector financiero. Parece que todos están de acuerdo en que solucionando los problemas de  este sector, se podrá intentar avanzar y solucionar los problemas de otros sectores y por extensión de la economía estadounidense.

board-of-governors-of-the-federal-reserve-system

Dejo la traducción del comunicado:

  • Un sistema financiero resistente y fuerte es necesario para facilitar una recuperación económica amplia y sostenible. El Gobierno de EE.UU. apoya firmemente al sistema bancario en este periodo de inestabilidad financiera para asegurar que sea capaz de llevar a cabo su función de suministro de crédito a las familias y empresas. El Gobierno asegurará que los bancos tengan el capital y la liquidez que necesitan para proveer del crédito necesario para restaurar el crecimiento económico. Además se reitera la determinación de preservar la viabilidad de las instituciones financieras que han sido sistemáticamente importantes, para que sean capaces de cumplir con su cometido.
  • El 10 de febrero de 2009 se anunció un Programa de Asistencia de Capital para asegurar que las instituciones financieras estén adecuadamente capitalizadas, con capital de alta calidad. Bajo este programa, que se iniciará el 25 de febrero, las necesidades de capital de las mayores instituciones financieras de EE.UU. serán evaluadas bajo un entorno económico más complicado. Si esta comprobación muestra que hay un generador adicional de capital garantizado, las instituciones tendrán la oportunidad de volver a manos privadas. Si no es así, este suministro de capital será garantizado por parte del Gobierno de forma temporal. Este capital adicional no implica nuevos estándares y no se espera que el suministro se mantenga de forma recurrente. Más bien se pondrá a disposición de las instituciones financieras para que tengan un colchón contra pérdidas futuras mayores de las previstas, en caso de que éstas ocurran en un entorno aún más desfavorable que el actual y para dar acceso a crédito a los prestatarios solventes. Una parte de este capital se transformará por obligación en acciones preferentes, que podrían ser convertidas en acciones corrientes sólo si se necesita mantener los bancos en una posición sólida de capitalización y podrán ser amortizadas en caso de que mejoren las condiciones financieras, antes de que la conversión sea obligatoria. Las inyecciones de capital efectuadas bajo el TARP (Troubled Asset Relief Program) también podrán ser cambiadas por las nuevas acciones preferentes. La conversión permitirá a las instituciones mantener o mejorar la calidad de capital.
  • En la actualidad las mayores instituciones bancarias en EE.UU. tienen capital de sobra para ser consideradas «bien capitalizadas». Este programa ha sido diseñado para asegurar que estas grandes instituciones bancarias tengan suficiente capital para desempeñar su papel fundamental en el sistema financiero de forma recurrente y ayudar a la recuperación económica, incluso en un entorno más complicado de lo previsto. Los clientes y proveedores de capital y financiación pueden estar seguros de que como resultado de su participación en este programa, los bancos podrán seguir adelante para suministrar el crédito necesario para la estabilización y recuperación de la economía de EE.UU. La economía funciona mejor cuando las instituciones financieras están bien gestionadas y en el sector privado, luego la vocación del Capital Assistance Program (CAP) es que los bancos permanezcan en manos privadas.

Conclusión:

El CAP viene a decir que se va a ayudar a las mayores instituciones financieras del país, dejando algo «desamparadas» a las de menor tamaño. Injusta o justa esta decisión parece que es de las pocas oportunidades que tiene el Gobierno para sacar adelante al país. 

Además las entidades que se acojan a este nuevo plan, ampliarán capital, lo que provocará seguramente una caída en el valor de la acción de estas entidades. En definitiva, parece fundamental que el mercado y la gente recupere la confianza en el sistema y que el sistema ayude a la gente y las empresas a mejorar la situación que vivimos, independientemente de la evolución de las cotizaciones. Lo que también tenemos que saber, es que a todos no se puede ayudar. Se podrá discutir a quién si y a quién no, pero a todos es imposible.

De todo el comunicado destaco la últimas líneas: «Los clientes y proveedores de capital y financiación pueden estar seguros de que como resultado de su participación en este programa, los bancos podrán seguir adelante para suministrar el crédito necesario para la estabilización y recuperación de la economía de EE.UU. La economía funciona mejor cuando las instituciones financieras están bien gestionadas y en el sector privado, luego la vocación del Capital Assistance Program (CAP) es que los bancos permanezcan en manos privadas.»

Con este nuevo plan, los organismos integrantes del mismo, creo que quieren mandar un mensaje claro al mercado. Entidades financieras caerán y no serán ayudadas, pero ayudando a las principales entidades y a aquellas en las que se vea una viabilidad para poder seguir hacia delante, parece que es una de las pocas estrategias que tienen para que el país pueda salir de la situación económica que vive.

También es importante ver que la intención del Gobierno es que las entidades financieras permanezcan en manos privadas, decisión con la que estoy de acuerdo. Salvo excepciones, creo que el problema debe solucionarse donde se ha creado, y que las entidades aunque con ayudas públicas, se mantengan en «manos privadas».

Por último, se piensa que con este plan se va a volver a suministrar crédito a los clientes y proveedores y a la economía en general, el cual es más que esperado y deseado.

Post relacionado:

Plan de rescate (11 feb 2009)