General

Sacyr y Repsol: una pareja de “deshecho” (II)

El culebrón de la venta del 20% de Respol en posesión de Sacyr va para largo, como era de esperar, sobre todo cuando ya parece descartada la alternativa de Lukoil. El 2 de diciembre hablé sobre esta operación. En definitiva, decía que Sacyr hace dos años se aventuró a una operación que nadie o casi entendió, la cual hoy está estrangulando a la compañía. 

La venta de Itinere que realizó Sacyr a principios del mes de diciembre del año pasado, operación que redujo el endeudamiento de Sacyr desde los 19.000 millones de euros hasta los 12.000 millones de euros aprox., restó algo de urgencia a la venta de Repsol, pero no ha dejado de ser una prioridad.

De todas formas, aunque el endeudamiento haya caído si lo miramos en términos absolutos, en términos relativos, la situación es casi parecida. Antes de la venta de Itinere el ratio de su deuda financiera neta / EBITDA era de 13,6%, después de la venta se ha situado muy poco por debajo, en 13%. Lo primero que le supone esta venta en términos financieros es la entrada de unos 1.500 millones de euros. De todas formas, un 52%  (790 mill. € aprox.) serán recibidos en el momento en que se liquide la OPA (se prevé que sea en marzo). El resto irá recibiéndose a medida que se vayan traspasando las concesiones.

El futuro de Sacyr. Y ahora qué?

La última oferta de Lukoil por Repsol, aunque en mi opinión bastante generosa al ofrecer 22 euros por acción cuando hoy cotizan por el entorno de los 14,50 euros, no satisfacen las necesidades de Sacyr.

De todas formas, algo van a tener que hacer con Repsol. El principal problema que tienen es que o le pagan lo que pagó, a más de 26 euros por acción, o tendrán que “compensar” esas minusvalías con el resto del negocio de Sacyr. Este es el principal problema por la elevada cantidad de deuda que posee Sacyr en Repsol y por la elevada cantidad de minusvalías que puede suponer vender sólo unos euros por debajo de los 26 euros a los que está aproximadamente establecida la compra de Sacyr en Repsol (y hoy recordemos que está la acción de Repsol por el entorno de los 14,50 euros).

Parece por tanto que la venta del 20% Repsol es hoy por hoy lo primero que debe solucionar Sacyr. Pero cómo lo puede solucionar. No muchas alternativas tiene, y las pocas que tiene no son muy probables de poder ejecutarse. Entre ellas estarían:

  • Esperar a que el mercado recupere y que la cotización de Repsol llegue a los 26 euros soñados por la compañía. Algo improbable y cuya espera puede suponerle un riesgo demasiado alto para la propia supervivencia de la compañía.
  • Pedir ayuda a los principales integrantes del crédito sindicado que hizo posible la compra del 20% Repsol. Los cuatro principales participantes son Santander (con 1.150 millones €), Citigroup (con 1.150 mill. €), Caja Madrid (con 933. mill. €) y Calyon (con 563 mill. €). Esta opción tampoco creo que sea muy factible. De todas formas, por esta vía algo más de ayuda podrá encontrar Sacyr dada la situación y el perjuicio que puede derivarse y que les puede suponer a estas entidades financieras si no ayudan a Sacyr. Es decir, que de alguna manera, ellos también están “pillados” en esta operación y por lo tanto también deberán ser parte de la solución, por muy difícil y complicada que sea.
  • Vender a alguna compañía la participación. Pero a quién, sobre todo a los precios a los que necesitaría vender Sacyr esta participación estando el mercado un 45% por debajo???

Ya comenté, que creía que en esta operación de venta del 20% de Repsol faltaba un protagonista por salir. Todavía no ha salido pero seguro que lo hará en no mucho tiempo. Recordemos la aparición sorpresa de Acciona en la OPA sobre Endesa. Creo que algo parecido podremos ver aquí dada la magnitud del problema de Sacyr y dado los integrantes que tienen el problema (Sacyr, Repsol, Santander, Caja Madrid,…)

Y el triángulo formado por Repsol – Gas Natural – Unión Fenosa??? Algo de influencia también tendrá, no? Recordemos también que Gas Natural, compañía participada por Repsol YPF y La Caixa (algo más del 30% cada una), compró a la constructora ACS el 45,3% de la eléctrica Unión Fenosa. Si el principal accionista de Repsol cambia, indudablemente la evolución y la estrategia a elegir con esta adquisición de Gas Natural, cambiaría.

Conclusión: 

En definitiva, creo que mucho hay detrás de esta venta y muchos intereses se entrecruzan. Aunque Sacyr esté viviendo uno de sus peores momentos, al extenderse la magnitud de su problema a otras compañías de gran relevancia en el país, creo que de una o de otra manera este problema se solucionará. Si no estuvieran involucrados tantos agentes tan importantes del país, no dudéis que Sacyr ya hubiera caído o le quedaría muy poco para caer, pero…

De todas formas y para terminar, decir que la situación de Sacyr, aún vendiendo el 20% de Repsol, la definiría como complicada. Se quedaría como una empresa sin grandes problemas de liquidez pero que deberá hacer frente a un periodo muy adverso. La dependencia del sector constructor-inmobiliario (Promoción, Construcción y Patrimonio) supone un 75% del EBITDA, y el futuro de éste es bastante incierto, por decirlo de alguna manera.

Por lo tanto, nubarrones y de los oscuros tiene Sacyr, pero antes o después saldrá adelante. El problema de Sacyr, es el problema de muchos. Dada la magnitud de este problema tanto en términos económicos, financieros y de estrategia empresarial, creo que hará que todos los integrantes y todas las entidades que tienen algo que decir en él, estén condenadas a entenderse y a salvar la situación que tiene Sacyr con su participación en Repsol.

 

Anterior post:

Sacyr y Repsol: una pareja de “deshecho”.

Noticias relacionadas:

Sacyr debe aportar más garantías si Repsol baja a 12,48 euros por acción.

2 comentarios en “Sacyr y Repsol: una pareja de “deshecho” (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *