General

Huelga de transportes. Es un problema de precios o de dependecia?

La huelga de los transportistas fue una de las noticias protagonistas de la semana pasada.

Recordemos que la huelga fue convocada por los autónomos y pequeños empresarios (cerca del 90% del total de compañías en el sector) pero no por los grandes empresarios representados por la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM).

El precio del petróleo ha sido el centro de atención y una de las principales claves del problema que tienen los transportistas. Es cierto que dada la situación que viven y dado el futuro que parece que les espera, tenían que hacer algo para que se les escuchara. No se si intentar paralizar a un país es la mejor iniciativa para llamar la atención y para que se atiendan sus peticiones, sobre todo cuando el precio del petróleo lo sufren casi todos, por no decir todos, los sectores y ciudadanos del país.

Los huelguistas exigían una tarifa mínima que impida que los camioneros den un servicio por debajo de sus costes. Además querían incluir una cláusula de revisión de precios del transporte, según cómo varíe el coste de los carburantes. Esto es totalmente razonable. Se apoyaban fundamentalmente en la Ley de Transportes, en la que se decía que las tarifas deben favorecer un beneficio razonable para los empresarios. Además, subrayan que en Francia y Bélgica están en vigor estas tarifas.

Lo que me planteo yo, es si esta es la solución a sus problemas y a los de otros sectores, como las aerolíneas, etc. Soluciones a corto plazo hay que buscar, pero como todos sabemos, pueden ser pan para hoy y hambre para mañana.

El problema que tenemos con el petróleo, no es su precio, es nuestra dependencia hacia él. Si por ejemplo, vas al mercado y ves que una determinada fruta, pescado o carne ha subido muchísimo de precio, tienes dos opciones: o darte el lujo de comprarlo, o elegir otro más barato para comer. Por lo tanto, para comer tienes siempre “alternativas”. Eso es lo que parece que hoy por hoy no tenemos con el petróleo. Necesitamos urgentemente una energía alternativa, más barata para poder elegir. Y quien se quiera dar el lujo de gastarse el dinero en gasolina, que se lo dé, pero lo que no podemos es estar obligados a utilizar la gasolina para que nuestros negocios y nuestras vidas no se paren.

Esto lo sabemos todos y es hacía donde tenemos que ir juntos. Lo que en cierto modo me mosquea, es que si todos sabemos desde hace años que necesitamos una energía alternativa al petróleo, por qué no se ha encontrado o por qué no está ya al servicio de todos. Habrá un interés en explotar al máximo el petróleo y a tener a los países dependientes de él? Me temo que sí, ya que si de verdad hubieran querido Gobiernos, compañías fabricantes de automóviles por poner un ejemplo, junto a un largo etcétera de organizaciones empresariales y organismos oficiales, no creéis que hubiéramos conseguido a día de hoy tener coches y camiones que no utilizasen el petróleo???

En conclusión, pienso que en lo que debemos quejarnos y lo que debemos pedir “en voz alta” es que nos den alternativas al petróleo, no que nos bajen el precio o nos den ayudas para pagarlo. El problema añadido es que si un Gobierno ayuda a un sector a pagar la gasolina que necesita, tendrá ayudar a todos los demás. De todas formas, la verdad es que a corto plazo, dado cómo están las cosas, o baja el precio del petróleo o el sufrimiento económico de toda la sociedad y el de todos los sectores, va a ser muy difícil de superar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *