General

IPOD -Índice de Precios en Origen y Destino

La semana pasada se presentó un nuevo índice de precios llamado “IPOD”.

 

Los alimentos se encarecen alrededor de un 436% desde su origen hasta su destino, esta es la conclusión que se desprende del informe elaborado por la COAG (Coordinadora de Organizaciones de agricultores y ganaderos), la UCE (Unión de Consumidores de España) y la Ceaccu (Confederación española de amas de casa, consumidores y usuarios).

 

Todo índice o dato que de más transparencia al mercado creo que es muy positivo. En un mercado libre y sano, necesitamos como mínimo transparencia. Con este nuevo dato, vamos a conocer mejor el mercado agrario.

 

Analizar el dato cuando acaba de nacer, pienso que es precipitado. La inflación la conocemos bastante bien y sabemos que si se sitúa entorno al 5%, la renta de los españoles pierde seriamente poder adquisitivo.

 

Que el “IPOD” se sitúe en un 436%, hace pensar que se están marcando unos márgenes desorbitados desde que el agricultor vende sus productos hasta que el cliente final se los lleva a casa. Pero insisto que para mí es precipitado analizar este dato; en primer lugar porque no conozco bien la cadena que hay desde el agricultor hasta que un cliente compra su fruta en el mercado, por ejemplo. Supongo que los agricultores lo denunciaran con conocimiento de causa, pero también creo que lo primero que buscan es que ellos cobren más por lo que venden; no que baje este nuevo índice. Parece que están teniendo serios problemas para que sus negocios sean rentables y no les den pérdidas. Lo cual es muy grave. Por lo tanto, un medio para que ellos cobren más está claro que es que reduciendo dicho índice, pero cobrando ellos más, claro.  Porque el índice puede caer aún cobrando ellos menos. Esto ocurriría siempre y cuando el distribuidor baje en mayor proporción el precio que le cobra al cliente final.

 

Qué ocurre si ellos cobran más pero el índice no baja. Que seremos nosotros (lo clientes finales) quienes soportemos esta subida ya que a nosotros también nos subirán los precios. Pero en ese caso, si los negocios de los agricultores son rentables, las denuncias y las quejas de éstos desaparecerán y serán los consumidores los que debamos quejarnos con mayor fuerza. De todas formas parece que los agricultores y los consumidores en esta denuncian van de la mano aunque con la voz cantante de los primeros. Mucho mejor. “La unión hace la fuerza”.

 

En conclusión, pienso que es pronto para analizar el nuevo índice pero que va a aportar mucha información y transparencia al mercado, lo cual es de agradecer. De esta manera y cuando tenga un poco de historia dicho índice, se podrán tomar medidas más oportunas y efectivas para el buen funcionamiento del mercado agrario, el cual está pasando una etapa muy difícil. Todos debemos poner nuestro granito de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *