Saltar al contenido
Juan Sainz de los Terreros

Una alianza natural: BME se incorpora a ASCRI

Esta alianza se puede quedar en nada o ser un antes y un después en la evolución de los mercados de valores españoles, sobre todo en términos de OPS y OPV.

Capital Riesgo y Mercados de Valores

Mi sensación es que el mundo del ‘capital riesgo’ (capital privado) y el de los mercados de valores caminaban por caminos paralelos hasta hace unos años. Si ambos ‘mundos’ se unían era más como puerta de salida para el ‘capital riesgo’ de las empresas en las que estuviera invertido. Era frecuente ver incorporaciones a Bolsa de compañías en las que los inversores catalogados como ‘capital riesgo’ daban el ‘pase’ a nuevos inversores que busquen por ejemplo una situación ya más estable o un tamaño mayor de compañía a la que tienen empresas en las que entra el capital riesgo unos años. Hay y había de todo pero creo que la situación comentada era más o menos habitual verla.

BME se incorpora a ASCRI

La unión de BME (Bolsas y Mercados Españoles) en la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI) tiene todo el sentido del mundo. Los mercados de valores evolucionan hacia un lugar en el que debemos ver muchas más empresas pequeñas y medianas cotizando. La búsqueda de financiación alternativa es fundamental para las pymes. Reducir la dependencia de la deuda financiera bancaria es fundamental para que las empresas, en su mayoría, puedan crecer de una manera más decidida e importante. Ser una empresa cotizada también ayuda y apoya la internacionalización de las empresas.

En España tenemos muchos problemas para que las pymes crezcan. La financiación y ganar tamaño son dos claros problemas que debemos afrontar de una manera decidida. La apertura de las pymes a los mercados de valores es un paso clave para profesionalizar empresas y reducir la dependencia bancaria de la gran mayoría de pymes que existen en España.

Invertir en microcaps

En los mercados de valores hay muchos tipos de inversores. Invertir en pymes y en las denominadas microcaps no es una inversión para todo el ‘público’ que nos podemos encontrar por los mercados financieros. Pero esto es como las meigas. Inversores que invierten en microcaps, haberlos haylos.

Hay algo muy importante cuando una persona, inversor o gestor decide invertir en microcaps. Los inversores deben ser conscientes del riesgo que supone invertir en microcaps. A su vez, las oportunidades que ofrecen las microcaps también deben ser conocidas. La relación rentabilidad / riesgo en las microcaps, por tanto, debe ser conocida y explicada en todo momento. Una vez conocemos los riesgos, las amenazas y las oportunidades de invertir en microcaps, a partir de ahí los inversores tomarán sus propias decisiones de inversión.

Con esto de fondo, las microcaps en España y en Europa es una clase de activo que debería crecer con cierta relevancia durante los próximos años. A día de hoy, fundamentalmente en lo que se refiere a los inversores y a las carteras de los fondos de inversión, la clase de activo que conforman las microcaps apenas aparece. Es una clase de activo casi desierta en las carteras de valores de los inversores y de los fondos. Su problemática en cuanto a la liquidez, volatilidad, etc puede explicar esta situación. Pero la profesionalización y especialización en los mercados de valores, nos debería llevar a que la clase de activo que hoy representa las microcaps y que está casi desierta, mañana sea una clase de activo a tener en cuenta en las carteras de los inversores. Para que esto suceda deben alinearse muchos organismos y factores. Por un lado ya tenemos a la Unión Europea decidida a ayudar a ver más microcaps cotizadas. La Unión de los Mercados de Capitales en Europa está orientando sus esfuerzos y normativas en la mejora de los procesos y en el apoyo al acceso de las empresas más pequeñas a los mercados de capitales. Por otro lado tenemos que empezar a ver una decidida actitud de los inversores por entender qué significa invertir en microcaps. Muchos inversores escapan de la falta de liquidez, de la alta volatilidad que pueden tener, del número mayor de quiebras en microcaps, de la dificultad para invertir importes de cierta relevancia, etc. Pero hay muchas maneras de invertir y desinvertir en microcaps. Además, debemos ser conscientes que cuando las cosas van mal en una empresa o el mercado se ve envuelto en una crisis financiera global, como la que estamos viviendo en este 2020, no podemos esperar vender nuestras acciones en microcaps. Hay que ser conscientes de que cuando una empresa en la que estás invertida (microcap) se tuerce y sus resultados no acompañan, desgraciadamente puede que ya sea tarde para reaccionar y que tengas que asumir una gran pérdida en porcentaje o la pérdida total de tu inversión. Esta es una parte de la inversión en microcaps. Por contra, cuando las cosas salen bien y la empresa crece multiplicando sus ingresos y beneficios, también tu inversión podrá multiplicarse por varias veces. La parte positiva es fácil de asumir. La parte negativa y asumir que en ocasiones podremos llegar a perderlo todo, es más difícil de asumir.

Conclusión

Por todo esto, creo que la incorporación de BME en ASCRI es muy buena. El mundo del capital riesgo ya no está tan lejano de la bolsa con las microcaps cotizando. De hecho ya tenemos casos en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en el que podemos ver cómo se ha incorporado una compañía (Gigas Hosting) con varios inversores de los denominados de capital riesgo, y que se han mantenido durante el proceso de incorporación al MAB. Luego, unos años más tarde alguno venderá su posición pero este proceso ya se realiza con la empresa cotizada.

Que BME y ASCRI estén unidas ayuda a la formación y al proceso de divulgación en los empresarios (pymes) de lo que significa ser una empresa cotizada. Ayudará, si se lo proponen, a que los inversores entiendan mejor lo que entraña y supone invertir en microcaps. Evidentemente habrá que contar lo bueno y malo. Pero es que creo que tanto para el empresario como para el inversor, lo bueno supera a lo malo. Si hay trabajo, estrategia, plan de negocio, sentido común, etc, es más fácil que una empresa tenga éxito en su trasvase de empresa ‘privada’ a ‘publica’ (cotizada) y también será más fácil que un inversor adecue a su perfil de inversor la parte de inversión en microcaps y que a largo plazo obtenga unos rendimientos buenos y/o extraordinarios.

No hay nada fácil ni fórmulas mágicas. Además, cotizar no tiene por qué ser válido ni no valido para una empresa determinada. Todo habrá que adaptarlo a la situación de cada empresa, empresario o inversor.

En definitiva, me alegro que BME se une a ASCRI y espero que pronto podamos ver muchas más microcaps cotizando en el MAB o en Bolsa (Mercad Continuo).