General

HOME MEAL – ‘NOSTRUM’ entra en fase de liquidación

La situación de HOME MEAL desde hace ya tiempo era extremadamente delicada. Finalmente, se ha anunciado este 13 de noviembre que no superan el concurso de acreedores y entran en fase de liquidación.

HOME MEAL REPLACEMENT era una empresa cuya actividad se centraba en producir, distribuir y comercializar platos propios preparados de cocina mediterránea, que destacaban por ser caseros, naturales, sin aditivos ni conservantes y tener una alta calidad. Todos los platos eran elaborados en las cocinas centrales que posee la Sociedad en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), desde donde se distribuían diariamente recién cocinados a sus tiendas. La compañía se constituyó en 1994 originalmente como Servicios Logísticos y Merchandising, S.L. en Sabadell. En 1998 será el año en el que nace HOME MEAL REPLACEMENT S.L. Por lo tanto, al entrar en fase de liquidación, la compañía termina con sus 25 años de historia.

HOME MEAL se incorporó al MAB el 4 de diciembre de 2014 a un precio de referencia de 1,73 euros por acción. La capitalización inicial se situó en 21,5 millones de euros. Durante el proceso de incorporación de la compañía al MAB se captaron 6,4 millones de euros. Luego se realizaron varias ampliaciones de capital. Hoy, por desgracia, si no me equivoco, la compañía no vale nada dadas las elevadas deudas con las que cuenta.

Lamentablemente los riesgos de este tipo de compañías y de las llamadas microcaps (compañías de pequeña capitalización cotizadas en bolsa) son muy elevados. Por un lado pueden crecer mucho y generar mucho valor en poco tiempo, pero por otro lado pueden acabar liquidándose y los inversores podrán llegar a perderlo todo.

También es cierto que lo de perderlo todo no es exclusivo de las microcaps. Tenemos casos de grandes compañías donde a veces de la noche a la mañana hasta se venden por un euro.

Lo importante siempre en cuanto a la inversión en microcaps es ser muy conscientes de los riesgos que asumimos. Analizar bien las compañías. Podremos evitar muchos casos desastrosos con un análisis amplio y extenso de la compañía antes de invertir en ella. Pero una vez invertidos y siendo accionistas, también debemos seguir de cerca y continuar analizando sus resultados para que cuando veamos señales negativas o muy negativas intentar salir y vender nuestra participación.

En definitiva, y aún sabiendo que en ocasiones no podremos evitar un desastre y tener una inversión en la que podremos llegar a perderlo todo, las excelentes rentabilidades que nos generan las buenas inversiones, compensaran los casos negativos a largo plazo. Es cuestión del balance que podamos sacar pasados unos años. También el porcentaje de la inversión destinado a este tipo de compañías (microcaps), dependerá y mucho del tipo de inversor que seamos. Pero un pequeño porcentaje, ya sea de forma directa o vía fondos o vehículos de inversión en microcaps, creo que es interesante tener en nuestra cartera de renta variable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *