GeneralHome MealMAB

HOME MEAL solicita el ‘preconcurso de acreedores’

HOME MEAL lleva tiempo con un situación financiera muy débil y delicada.

El pasado 6 de julio, ya comentaba en un artículo que las incógnitas en HOME MEAL eran muchas e importantes. También decía: “La situación de HOME MEAL a nivel financiero es bastante débil en estos momentos con un nivel de deuda muy elevada. El proyecto que tienen creo que es muy ambicioso y que podrá obtener grandes resultados. Pero ahora mismo tienen una espada de Damocles con la deuda que puede llegar a cortar de raíz y abortar su plan de negocio para los próximos años. La reestructuración de la deuda, el crecimiento de sus ingresos de manera relevante y entrar cuanto antes en rentabilidad positiva son condiciones indispensables para poder enderezar el rumbo y poder ver en HOME MEAL un proyecto de futuro en el que poder confiar e incluso invertir.”

Los intentos de reestructuración parecían que iban por buen camino pero este martes 23 de octubre han comunicado que la “decisión unilateral y de última hora de una sola de las entidades del pool bancario de embargar las cuentas de la Sociedad, ha provocado la ruptura del acuerdo de refinanciación antes mencionado, impidiendo a la Sociedad operar normalmente.” Por lo tanto, no les ha quedado otra alternativa que “presentar escrito al amparo del artículo 5 bis de la Ley Concursal 22/2003 para salvaguardar el bien común, la continuidad de la Sociedad así como los intereses de accionistas, resto de acreedores, trabajadores, clientes y proveedores, comunicando al Juzgado haber iniciado negociaciones para alcanzar los acuerdos previstos en dicho precepto.”

En definitiva, HOME MEAL entra en el comúnmente denominado ‘preconcurso de acreedores’. En esta situación podrá estar la compañía 3 meses (más uno) antes de entrar en ‘concurso de acreedores’ si no consiguen llegar antes a un acuerdo y reestructurar la deuda. Recuerdo que por ejemplo Cátenon ya entró en ‘preconcurso’ en el año 2013 y que pudo salvar esta situación encontrándose hoy con un futuro bastante prometedor. Pero salir del preconcurso tampoco es una tarea fácil y un porcentaje muy alto entra primero en ‘concurso de acreedores’ para luego liquidarse.

Sinceramente, espero que HOME MEAL pueda enderezar el rumbo y salir de esta situación por el bien de la compañía y de los puestos de trabajo que tienen. Los inversores e incluso los deudores en este tipo de compañías, deben ser conscientes de los riesgos que asumen a la hora de invertir en ellas. El deudor y acreedor también invierte en una compañía cuando le presta dinero ya que primero le pide una rentabilidad (intereses) y después querrá recuperar el principal. Si no se presta con criterios similares a los que toma un inversor, te puedes encontrar con situaciones desagradables, inesperadas y poder perder mucho dinero.

La cuestión es que al final la inversión en pymes-microcaps te puede generar unos retornos y una rentabilidad extraordinaria pudiendo multiplicar por varias veces el capital invertido. Pero cuando las cosas se tuercen o salen mal estas inversiones, se puede llegar a perderlo todo. La pérdida del 100% hay que tenerla en cuenta a la hora de invertir en microcaps por muy seguros que estemos de nuestra inversión y de la evolución de una determinada compañía.

Siempre y cuando no exista un fraude, las reglas de la inversión en microcaps entiendo que se traducen en inversiones extraordinarias tanto por el lado positivo como negativo. Pero hay algo que para mí inclina la balanza a favor de esta inversión en los términos y en la proporción que cada inversor considere oportuna. Lo he comentado en varias ocasiones. Podremos llegar a perder el 100% de lo invertido, no más (si no nos hemos apalancado y endeudado a la hora de invertir). Pero si la inversión te sale bien, podrás llegar a ganar mucho más del 100%. No es nada descabellado multiplicar por 2, por 3 e incluso por 10 en unos años el capital invertido en una microcap si has conseguido dar con una empresa de éxito. En el MAB tenemos el ejemplo de MASMOVIL, antes IBERCOM. La compañía debutó en el MAB el 30 de marzo de 2012 a un precio de 3,92 euros. Hoy cotiza ya en el Mercado Continuo en 108 euros. La acción se ha multiplicado por más de 27 veces en seis años y medio. Es difícil que lleguemos a multiplicar nuestra inversión por 27. Pero por varias veces y poder mantener algunas acciones desde el inicio tampoco es descabellado. La clave creo que está en que podemos cometer más errores que aciertos y poder obtener una rentabilidad en nuestras inversiones en microcaps muy elevada a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *