GeneralMi carteraSAP15

Mi cartera: agosto 2015

mi cartera juanst

Hago una breve actualización de Mi cartera. Desde mis últimas ventas de marzo y abril, no he realizado ninguna operación.

Mi cartera ahora mismo está compuesta de:

  • Altia
  • Cátenon
  • Zinkia

Más o menos tengo un tercio de mi cartera en cada una de las empresas aunque evidentemente esta proporción irá variando dependiendo de cómo vayan evolucionando las cotizaciones.

De Altia sigo pensando que la empresa sigue valiendo más y que lo va a hacer muy bien en 2015 en materia de resultados. También es cierto que vendí la mitad de mi posición a finales de marzo y ahora mismo casi estoy sólo con plusvalías. Esto no quita para no pensar que lo va a hacer bien. Si pensara que la valoración es elevada o que los resultados no seguirán siendo positivos, vendería todas las acciones. Mantengo el 50% de las acciones que tenía compradas.

De Cátenon la verdad es que me sorprende cómo está cotizando a estos niveles. Los resultados del primer semestre de 2015 la verdad es que no llegaron a satisfacer las expectativas que había sobre la compañía. De todas formas, los resultados siguen mostrando crecimiento en materia de ingresos y beneficios y creo que el año lo terminaran con unos resultados bastante positivos. Aunque pueda bajar la valoración que tenía antes, Cátenon creo que sigue valiendo bastante más de lo que pone hoy en bolsa, es decir, bastante más de 1 euro por acción.

De Zinkia ahora mismo todos son incógnitas sobre su futuro y su evolución en bolsa. Parece claro que sale del concurso de acreedores y que pronto la volveremos ver cotizando. El problema que tienen con la guerra accionarial que hay creo que está dañando mucho el potencial que tiene con la marca Pocoyó. Hay que esperar pero sigo siendo bastante optimista sobre todo cuando la propia valoración concursal que se hizo de la compañía ponía el valor en 68 millones de euros cuando en el MAB la capitalización quedó bloqueada en 11,7 millones.

3 comentarios en “Mi cartera: agosto 2015

  1. Tengo la sensación de que ha habido pánico generalizado… vaya dos meses que llevamos.
    Por mucho que nos pese lo de Jenaro sigue siendo un lastre.
    Lo de Catenon no lo comprendo por más vueltas que le doy, crece en todo a doble dígito y vale un 40% menos que el año pasado

  2. Luis, es cierto que todavía pesa lo ocurrido con Gowex.

    Sobre las empresas que en ocasiones no entendemos por qué cotizan a los niveles que están en bolsa ya sea cuando están muy altas o cuando están muy bajas sobre las valoraciones personales que tenemos de ellas, la mejor “medicina” es paciencia. Puede que coticen a los niveles que no entendemos por algo que se nos escapa y estemos equivocados con nuestros análisis, o por el contrario la cotización no muestra un valor más razonable de dicha compañía lo que hará que antes o después esa acción vaya a niveles más cercanos a los que pensamos.

    En definitiva, hay que seguir la evolución de las empresas, sus negocios, ingresos y beneficios y ver si las cotizaciones están a precios atractivos para nosotros o no. Si lo están, toca esperar. Si no lo están, mejor vender aunque luego a toro pasado veamos que la cotización sube. Lo más importante es estar tranquilos con nuestras inversiones y que las cotizaciones no nos quiten el sueño. Ah, y algo aún más importante. Tenemos que saber que nos podemos equivocar y perder dinero. Parece una obviedad pero es preferible tenerlo siempre presente y no llevarnos disgustos innecesarios. Lo digo porque en ocasiones me llegan comentarios e emails de gente que me dice que si pierde el dinero invertido en una determinada compañía va a tener problemas económicos pronto o incluso que hay gente que no puede dormir bien con una determinada inversión viendo cómo cae la cotización. Esto le ocurren a personas y evidentemente creo que el error está en el origen, es decir, no tenemos que invertir dinero que necesitemos a corto plazo y no tenemos que invertir si no vamos a poder “soportar” bien ver la cotización de una determinada empresa caer.

    Bueno, casi podía haber hecho otro artículo con este comentario. Perdonar la extensión pero he querido extenderme un poco más y ampliar el contenido del comentario de Luis.

  3. En el MAB la negociación pasa inadvertida, las valoraciones no reflejan el valor real de las Compañías, los inversores no reciben incentivos fiscales, el Gobierno no da apoyo, en definitiva un sin fin de aspectos negativos. Las empresas supervivientes deberán mirar hacia otros mercados donde el Gobierno de ese país apoye más al mercado alternativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *