Bolsa y Gestión de carterasGeneralMAB

Día histórico en la Bolsa española con dos debuts

talgo-debut-bolsa

Es la primera vez que en la Bolsa española tenemos dos debuts de empresas que salen a cotizar. Ha ocurrido este jueves 7 de mayo y las dos empresas que han debutado han sido Cellnex Telecom y Talgo. Independientemente de si una ha subido mucho y la otra lo contrario, ver que hoy dos empresas han salido a cotizar el mismo día, que en el 2015 llevamos cinco nuevas empresas en el Mercado Continuo y que en el MAB sólo hemos visto un debut, creo que hace ver cuál es a día de hoy la cultura que tenemos en España a la hora de fijarnos en los mercados de valores. Parece que la bolsa está para las grandes compañías, compañías con una facturación considerable, con beneficios netos o que están por lo menos ya con beneficios operativos, dejando prácticamente todas las demás fuera. En otros países lo tienen claro. En EEUU, UK o Israel ven los mercados de valores y las bolsas de una manera mucho más amplia. Es otra cultura y otra manera de ver los mercados de valores. Entienden que hay inversores para todo tipo de compañías. En estos países, la Bolsa está para las empresas que sobre papel puedes esperar que su cotización se mueva un +10% o un -10% anual, para las que puedes esperar un +20% o un -20% anual y las que puedes esperar un +100% o un -100%. Invertir en estas últimas no es como ir al casino como dicen muchos. Invertir en empresas de mucho riesgo es algo mucho más importante que apostar al Rojo o Negro.

El caso es que en UK o EEUU crean mercados y ecosistemas para todo tipo de inversores siendo la condición de “cotizada” un “simple adjetivo” que lleva la compañía. Lo importante es qué hace la compañía, qué tiene a día de hoy y qué podemos esperar para los próximos años. Y cuando digo qué podemos esperar, me refiero a lo bueno y lo malo. Y cuando me refiero a qué tiene, no me refiero a que tenga que tener muchos activos como condición necesaria para cotizar, etc. Lo importante es saber si tiene una compañía tiene muchas cosas o pocas, muchos activos o pocos, mucha facturación o poca, … A partir de ahí, cada uno deberá tomar decisiones de inversión.

Ver que en España el marcador va “Mercado Continuo 5 – 1 MAB” significa muchas cosas. Hablo de manera general y excepciones siempre habrá. Pero creo que no se entiende bien ver que una empresa cotice en bolsa y a los pocos años se liquide porque no ha conseguido su objetivo o poner en marcha el proyecto que tenían entre manos. No entendemos bien que las empresas coticen cuando no tienen demostrado que saben ganar dinero. En definitiva, nos cuesta ver empresas en bolsa que suponen muchísimo riesgo, que tienen malos resultados a día de hoy y que todo lo que les rodea es incertidumbre. Por el contrario, se entiende mejor que una persona invierta en el proyecto de un amigo (una SL sin cotizar) sabiendo que puede perder todo. Se entiende mejor que haya fondos de capital riesgo que inviertan en compañías sabiendo que muchas de ellas caerán en saco roto. Se entiende que una empresa para crecer o simplemente para mantenerse, necesite hacer varias rondas de financiación y amplíe capital cada cierto tiempo. Creo que todo se entiende mejor cuando una empresa no cotiza que cuando cotiza. El caso es que para mí todo es lo mismo siempre y cuando el inversor sepa dónde está, la empresa enseñe las cuentas anuales con garantías y transparencia, es decir, que el inversor sepa perfectamente lo que es la empresa a día de hoy, si gana dinero o no y si genera flujo de caja libre o quema mucha caja. Una vez el inversor sepa bien dónde está, ya será éste el que tendrá que decidir si apuesta por el futuro de dicha compañía y por el plan de negocio que le presentan. O lo entiendo así. La condición de cotizada para mí trae además muchas cosas positivas pero con la máxima de saber en qué empresas estamos invertidos. El inversor podrá ser todo lo exigente que quiera pero creo que es mejor que tenga muchas empresas cotizadas donde elegir a tener pocas. De 200 empresas que coticen en un mercado de valores a lo mejor no elige ninguna. Perfecto. El problema no está en la exigencia que tenga cada uno a la hora de invertir.

Insisto en que ser una empresa cotizada no debe ser algo que esté reservado para unos privilegiados que ya están consolidados, sean grandes, pequeños o medianos, y para empresas que tienen unas cuentas y unos resultados positivos.

Los mercados de valores están para todo tipo de empresas. Por eso existen mercados alternativos en UK o en EEUU con tantas compañías. Por eso en estos países se destinan millones de euros a financiar proyectos de mucho riesgo donde se sabe que un % alto de ellos caerán en saco roto. Y no están locos y no lo ven como ir al casino. Por eso, por ejemplo en UK han pasado por el AIM, el MAB inglés, unas 3.500 sociedades y hoy cotizan 1.100 aproximadamente. Por la cultura financiera que existe en esos países salen compañías como las que salen. Gracias a crear un ecosistema favorable al inversor que se juega su dinero en financiar proyectos de muchísimo riesgo, el año pasado por ejemplo en el AIM las pymes que cotizan allí lograron captar cerca de 8.000 millones de euros vía ampliaciones de capital. Por esa cultura y ese ecosistema, en 20 años el AIM lleva 121.000 millones de euros destinados a financiar pymes. Etc.

Es cuestión de qué modelo queremos tener. Un MAB de poco riesgo, que financie pocas empresas, que sirva de alternativa bancaria a un grupo selecto de empresas o un MAB de mucho más riesgo, en el que el % de compañías que mueren es elevado pero que financia a muchísimas más pymes, que sirve de alternativa de financiación a un grupo de pymes mucho mayor y que ayuda entre otras cosas a crear puestos de trabajo de alta cualificación en empresas tecnológicas o de I+D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *