FacePhiGeneral

Entrando en tu oficina “por la cara”

Una imagen dicen que vale más que mil palabras. Pues un video debe valer miles de palabras :-)

A veces, en esto de la tecnología es más fácil entender para qué sirve o qué usos se le puede dar poniendo un video que explicándolo con palabras. Por ejemplo, la tecnología de FacePhi se puede utilizar para abrir las puertas de tus oficinas.

A continuación os dejo el video en el que podéis ver cómo entran los empleados de FacePhi en sus oficinas:

2 comentarios en “Entrando en tu oficina “por la cara”

  1. El problema de estos sistemas al igual que los lectores de huellas, que tenemos en nuestra oficina es que no cuentan con la educación o caballerosidad. Porque la chica ha subido sola en el ascensor, pero si va acompañada de alguien, éste tendrá que poner la cara y abrirle la puerta. O cada vez que intenten entrar dos personas a la vez en la oficina, hay que ir de uno en uno y asegurándose de cerrar la puerta justo después de que entres. Al final en mi oficina se ha dejado la puerta abierta y el sistema de lector de huellas está cogiendo polvo. Esto no significa que dude del éxito de este software para otras aplicaciones pero no para no me gusta para controlar el acceso a la oficina. Salvo que trabajes en la CIA.

  2. Caballero, tienes razón en que hay que buscar la agilidad y la funcionalidad a todo tipo de tecnología que se quiera introducir en este caso en una oficina.

    Entrar con este sistema como dices no es efectivo, recomendable y funcional en ciertas oficinas pero sí en otras que a día de hoy todos sus empleados tienen que entrar a través de un torno con una tarjeta o también para zonas restringidas dentro de la empresa.

    Es decir, cada caso y cada oficina es un mundo diferente. Lo que tiene que decidir cada empresa es si esta tecnología, u otra cualquiera, les va a ayudar a hacer ciertas tareas rutinarias o si por el contrario va a ser un estorbo o algo que sature en vez de que ayude. Evidentemente se tendrá que instalar nuevas tecnologías donde éstas ayuden y donde se crea conveniente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *