General

El euro y España

peseta-y-euro

Cuando las cosas van mal, la mayoría de las ocasiones nos replanteamos muchas cosas que hemos hecho en el pasado y buscamos soluciones intentando deshacer lo realizado con anterioridad para ir en una nueva dirección.

A veces sale bien esta nueva dirección tomada y otras sale mal. Obvio.

En el tema de si hemos hecho bien los españoles en adoptar el euro y dejar la política monetaria en manos del BCE sin tener la posibilidad de devaluar nuestra moneda cuando se estimara oportuno, sobre todo en tiempos de crisis, creo no deberíamos tener dudas y pensar que hemos hecho bien. Como todo, tiene sus pros y sus contras, pero creo que el balance ha sido positivo.

Otro debate que parece existir, ahora con menos intensidad en España pero con algo más de intensidad en foros internacionales, es la posibilidad de salirse del “euro” y volver a la “peseta”. En foros internacionales el debate está surgiendo por el daño que puede llevar al euro el tener a un país como España con unos desequilibrios internos tan elevados. En cambio en España el debate surgió como medida para solucionar estos desequilibrios. Y una vez que volvamos a tener la peseta, devaluarla para ser más competitivos sería la segunda medida a adoptar.

Sin duda, creo que sería un error adoptar estas medidas. Además de ser prácticamente imposible, los perjuicios a futuro creo que serían más elevados con la peseta, o con una moneda propia y devaluándola, que si continuamos con el euro.

Qué consecuencias tendríamos si saliéramos del euro y volviéramos a la peseta con la intención de devaluar nuestra moneda???

  • Reconoceríamos no estar a la altura de Europa y buscaríamos adoptar una medida de perdedores para intentar salir de la crisis. En ocasiones lo mejor es saber perder y reconocer una derrota, pero en esta ocasión creo que el partido no ha acabado y por tanto lo que debemos exigirnos es seguir adelante e intentar mantener unas cuentas públicas lo más equilibradas posibles y una economía lo más saludable posible.
  • La vuelta a la peseta sin duda haría que los inversores internacionales salieran de España en menos que canta un gallo. Si se añade la intención de devaluación de la moneda, esta salida de inversores extranjeros y nacionales podría tener unas consecuencias negativas de difícil solución en el corto plazo. La elección como moneda para invertir, estaría clara si enfrentamos al euro y a la peseta. Hoy poca gente elegiría a la peseta.
  • Los bonos españoles y la deuda que emitiera el Gobierno tendría que pagar muchísimo más en pesetas que en Euros. Los tipos de interés por tanto deberán ser más altos. Este coste es muy importante para el futuro de las cuentas públicas y por tanto para la economía española a futuro.
  • El coste de materias primas como el petróleo subiría automáticamente si volvemos a la peseta y si encima la devaluamos. Ese porcentaje de devaluación sería lo que nos aumentaría como mínimo el coste de nuestras compras en el extranjero. Sin duda que el gasto que supone el petróleo para España hay que tenerlo muy en cuenta.
  • La inflación subiría por el aumento de los precios de nuestras importaciones.
  • Intentar revertir la tendencia y la imagen de tener una moneda débil, como ocurriría si volviéramos a la peseta, es muchísimo más difícil que intentar mantenerse dentro de un área como es la eurozona. La exigencia de mantener el euro es menor que los arreglos que debemos hacer si volvemos a la peseta.

Qué hay de positivo seguir con el euro?

  • Mantenernos dentro de un área fuerte (con países como Alemania y Francia) y con muchas posibilidades a futuro.
  • Mantener unos estándares en materias de tipos de interés mucho más estables y beneficiosos a futuro.
  • Medidas que se adopten conjuntamente en el área, son mucho menos costosas y más efectivas que si cada país del área del euro las tomara por separado.

Qué es necesario?

  • Que la eurozona actúe conjuntamente es vital.
  • Exigirnos unas cuentas públicas y una economía sin los desequilibrios que ya tenemos. Además adaptarnos a los estándares europeos es también vital.
  • En definitiva, querer estar en la eurozona.

Conclusión:

Por lo tanto, como quedarnos quietos tampoco podemos, mucho antes que plantearnos la salida del euro, creo que nos debemos plantear un periodo de deflación para intentar equilibrar y ajustar los desequilibrios que tenemos hoy en día. La deflación tampoco está exenta de riesgos importantes, pero creo que sin duda, si se gestiona bien un periodo deflacionista lo más corto posible, nuestro futuro económico será mucho mejor que el que tengamos después de gestionar un periodo de vuelta a la peseta, por muy bien que se haga.

Y como siempre, intentar aprobar nuestra asignatura pendiente con las reformas estructurales que necesitamos y que no acaban de llegar ni de ponerse en marcha. Nuestra economía tiene que cambiar mucho a nivel interno para poder confiar a futuro, y sobre todo en tiempos de crisis, en ella.

 

Artículos relacionados:

Euro Si Euro No (gurusblog)

El euro ¿una ayuda o un problema?  (expansion)

Letonia al borde del abismo (cotizalia – 4 junio 2009)

Polonia, Rumania, Hungría y la República Checa salen en defensa de sus divisas (cotizalia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *