Archivo de la etiqueta: pymes

El MAB no es un mercado atractivo para las pymes ni para los inversores… hoy

El MAB (EE) termina septiembre con sólo una incorporación. Si a esta situación le añadimos que una de las compañías ha dejado el MAB para dar el salto al Mercado Continuo, se trata de MASMOVIL, tenemos como resultado que el MAB en su segmento de Empresas en Expansión continua con el mismo número de cotizadas con las que comenzó este 2017.

Octubre por tanto se inicia con 39 cotizadas en el MAB (EE). Seguimos de esta manera con un número bastante reducido de empresas cotizadas en un mercado que debe ganar masa crítica para poder servir de ayuda real a las pymes en España.

¿Estamos haciendo algo mal?

¿El MAB no es capaz de atraer a empresas para que coticen en el segmento de Empresas en Expansión?

¿De verdad que en 2017 un mercado bursátil dirigido a pymes como es el MAB sólo ha encontrado y podido aceptar una compañía para que se incorpore?

¿Qué se puede hacer para que los empresarios se acerquen al MAB?

¿Qué se puede hacer para que los inversores se acerquen al MAB?

Podemos hacernos muchas más preguntas y buscar respuestas junto con soluciones. Todos sabemos que en el MAB hemos tenido casos negativos de empresas y situaciones muy desagradables que no ayudan en nada a mejorar la imagen de este mercado o a hacerlo atractivo. Todos sabemos también que en el Mercado Continuo e incluso en empresas IBEX 35 las situaciones desagradables, engaños, quiebras, etc han sido de mucha mayor envergadura y mucho más graves que en el MAB. Por lo tanto, a mi entender, querer justificar el pobre balance de número de empresas e inversores en el MAB en la existencia en el pasado de casos negativos no es adecuado. Que el MAB nació durante unos años complicados económicos a nivel nacional e internacional y que por este motivo el número de cotizadas es el que hoy tenemos creo que tampoco puede ser un argumento de peso ya que 39 cotizadas son muy pocas.

De todas formas, seamos positivos y viendo todo lo que puede ofrecer un mercado bursátil a las pymes a nivel de financiación y visibilidad, toda la mayor seguridad que debe dar a los inversores invertir en empresas que tengan un regulador, un auditor, un asesor registrado antes que invertir en otras empresas que no tienen nada de esto, creo que esta tendencia y la situación de poco atractivo del MAB de manera generalizada va a cambiar a medio plazo.

Por de pronto, este último trimestre del año sí que creo que por lo menos tres empresas se incorporarán al MAB (EE). Además, cada vez más inversores se acercan y se interesan por este tipo de empresas y de inversiones.

Más empresas y más inversores. Cuadratura del círculo para que el mercado alternativo bursátil despegue.

Despegará.

La Bolsa de Londres busca pymes en España

1000-companies-to-inspire-europe-2016-elite-lse

Este martes 13 de septiembre he estado en la jornada organizada por CEPYME junto con La Bolsa de Londres a través de ELITE en la que se presentaba el informe realizado en el que se seleccionaron las 1.000 pymes europeas mayor proyección. De estas 1.000 empresas, 75 son españolas.

elite-cepyme-london-stock-exchange-pymes-proyeccionEs significativo ver cómo otros mercados, en este caso nada y nada menos que La Bolsa de Londres, vengan en busca de pymes españolas. La cultura anglosajona y la diversificación de las fuentes de financiación es muy distinta a la que tenemos en España. Los mercados de capitales son muy importantes en UK y tanto las empresas como los inversores buscan en ellos alternativas de financiación o de inversión de una manera mucho más decidida a cómo se hace en España.

Está claro que si los mercados de capitales y financieros en España no mejoran y crecen en volumen de empresas e inversores, serán otros los que se lleven a cotizar a esas compañías y el capital de muchos inversores que entienden este tipo de inversiones y quieren apostar por este tipo de sociedades.

weareelite

20 años del AIM, el MAB inglés

AIM-Logo-LSEEl 19 de junio de 1995 empezaron a cotizar empresas en el AIM. Concretamente debutaron 10 empresas (según estadísticas del mercado). Por lo tanto este 19 de junio de 2015 se han cumplido 20 años desde que empezaron a cotizar empresas en el mercado alternativo bursátil inglés.

La cifra que deja en términos de captación de capital es mareante. En sus 20 años de vida han captado 92.213 millones de libras (129.000 millones de euros) hasta el 31 de mayo de 2015 las empresas que han buscado financiación. Evidentemente sabéis lo que se puede hacer con esa cantidad de dinero inyectada directamente al capital de las pymes de un país. Se pueden hacer multitud de cosas y se puede hacer crecer a empresas de una manera muy sólida. También nos podemos imaginar que muchas de las inversiones han salido mal o muy mal en el AIM. En estos 20 años ha habido más de 3.600 admisiones. Hoy cotizan menos de 1.100 empresas. No hay datos oficiales y aunque en los abandonos de este mercado hay subidas al “Main Market” y operaciones corporativas, el mayor % de abandonos se debe a noticias negativas o quiebras de empresas. Diría que una de cada tres sobrevive, es decir, que 2/3 de las empresas, o por lo menos un 50%, caen del mercado por quiebra o liquidación. Pero el balance es el que es por algo. Lo he comentado alguna vez, el tema es que se puede perder el 100% de una inversión pero si en otra ganas un 200% o un 500% el éxito si inviertes la misma cantidad en varias empresas compensa y de sobra un fracaso total. Hay que asumir este riesgo y saber que puedes perder todo en un inversión pero por el lado positivo tienes la posibilidad de ganar bastante más de lo perdido en otra inversión.

Este desarrollo del mercado lo tienen en el AIM porque allí se cree en este mercado, se entiende, se incentiva, se premia desde el Estado a los inversores que arriesgan su dinero y financian pymes en el AIM, etc. De ahí que por ejemplo en estos cinco meses de 2015 en este mercado hay 30 empresas menos que a finales de 2014 y se han captado 3.000 millones de euros. Repito, 3.000 millones de euros en 5 meses.

Está claro que no podemos comparar el MAB con el AIM por mucho motivos. Lo que sí que creo que podemos hacer es ver las cosas que funcionan en un mercado como el AIM y directamente copiarlas o si queremos ajustarlas un poco a nuestro mercado.

aim-cifras-20-años-empresas-captación

aim-cotizadas-junio-1995-mayo-2015

Pymes hormigas y alternativas

Hormiga

Interesante artículo de Mario Cantalapiedra en el que habla de las pymes “hormigas”. El concepto se centra en la fábula de la cigarra y la hormiga. La cigarra en verano se dedica a cantar y disfrutar mientras la hormiga recoge y almacena comida para el invierno. Luego llega el invierno y ya sabemos todos qué ocurre.

En el caso de las pymes, las pymes “hormigas” serían las que en épocas de bonanzas, refuerzan sus balances para cuando lleguen los “inviernos-crisis” poder capearlos mucho mejor. Fortalecer los balances significa muchas veces no dar todo el dividendo a los accionistas que quisieran algunos y aumentar las reservas. Pero en ocasiones hay que sacrificar ciertos privilegios y premios para tener un recorrido mucho más largo y exitoso.

Esto lo comento en una época en la que parece que el dividendo vuelve con fuerza a las grandes empresas.

Las grandes empresas es un mundo y el de las pymes es otro. Por lo que sigo centrándome en las pymes.

La crisis que hemos pasado en España ha sido muy dura como todos sabemos. Pero fundamentalmente ha sido dura para las pymes. ¿Cuántas pymes han caído durante estos años? ¿Cuántas buenas empresas han caído por culpa de impagos de sus clientes? ¿Cuántas pymes han caído con grandes proyectos por culpa de ser proyectos en sus fases iniciales sin una estructura financiera sólida? ¿Cuántas pymes han caído por el cierre del grifo de las entidades financieras?

También sabemos que si de algo pecan las pymes en España es del excesivo endeudamiento bancario. Cerca del 80% de la financiación en España en las pequeñas y medianas empresas proceden de los bancos o entidades financieras. En otros países como UK o EEUU están por el 40% o por debajo de este %. Por lo tanto, aquí veo otro adjetivo que hay que añadir al de pymes “hormigas” y es el de “alternativas”. Es decir, hay que reducir como sea la dependencia tan brutal de los bancos que tenemos las pymes en España a la hora de financiarnos y buscar alternativas de financiación. Existen muchas y hay que potenciarlas. Además, hay que ser valientes e investigar nuevas formas. No tenemos que tener miedo a buscar financiación distinta al crédito o préstamo bancario. Dar entrada a nuevos accionistas, campañas de crowdfunding, buscar financiación como compañía cotizada en el MAB, etc, son formulas que tampoco es que se acaben de inventar pero que pienso que apenas tocamos. Además es que estas alternativas de financiación no sólo te dan dinero y punto. Una buena campaña de crowdfunding como la realizada por El Español, además de captar 3,6 millones, ha captado 5.600 accionistas, 5.600 potenciales suscriptores del periódico que recurrentemente dejaran ingresos en la empresa, han conseguido una legión de seguidores y de personas que se sienten fundadores del diario que nacerá en otoño, y en definitiva han conseguido algo que cuesta mucho dinero si se hubiera buscado vía publicidad o marketing. En este sentido se ha conseguido dinero y una campaña de publicidad gratis por parte de esa legión que ha puesto su dinero en el proyecto de Pedro J. Ramirez. Este es un ejemplo muy bueno de lo que nos puede aportar una nueva e innovadora alternativa de financiación.

Así que al concepto de pyme hormiga, añadámosle el de “alternativa”.

Ha llegado el momento de las pymes “hormigas y alternativas”

Dos gráficos que explican por qué a las pymes les cuesta financiarse

En los gráficos de abajo podemos ver dos de los motivos que explican por qué a las pymes les está costando tanto financiarse en los últimos años.

Primero vemos como la dependencia del sector bancario a la hora de buscar financiación es excesivamente elevada en España. Estamos en el entorno del 80% cuando en países como EEUU o en Reino Unido están por debajo del 40%.

financiacion_bancaria_de_las_empresas_espanolas_en_comparacion_con_las_de_otros_paises-asi_esta_la_empresa_enero_2015-circulo_de_empresarios

Por otro lado tenemos cómo se ha ido restringiendo y cayendo el importe de los préstamos bancarios a las pymes.

prestamos_bancarios_a_pymes_espana_2008_2015-asi_esta_la_empresa_enero_2015-circulo_de_empresariosCreo que parece evidente que necesitamos nuevas fuentes de financiación alternativas para que las pymes pueden funcionar y crecer en España. La dependencia del sector bancario debemos reducirla para por lo menos tener un abanico más amplio de oportunidades de financiación. Y por alternativas de financiación no me refiero a buscar sólo fórmulas nuevas para aumentar la deuda de las empresas. Debemos también de alguna manera apoyar y animar a las empresas a que se financien más con recursos propios y que reduzcan el nivel de endeudamiento que hoy tienen muchas de ellas.

MARF: ¿financiación para pymes?

MARF

El MARF es el Mercado Alternativo de Renta Fija y se dice (por lo general en los medios de comunicación) que va dirigido a las pymes. Es decir, parece que es un mercado más adecuado a las pequeñas y medianas empresas para que puedan financiarse a través de emisiones de deuda y por tanto impulsar la financiación no bancaria en estas compañías.

Dada la dificultad que están viviendo las pymes desde hace ya varios años para financiarse a través de los bancos, se está preparando este nuevo mercado para intentar ayudar a estas empresas y por tanto para abrir una nueva vía de financiación.

Las grandes empresas españolas han podido financiarse a través de emisiones de deuda en los mercados financieros. Telefónica, Repsol, Iberdrola o ACS han emitido un volumen de bonos en 2013 nunca visto hasta la fecha. El problema en las pymes es que la inmensa mayoría de ellas no tienen el tamaño suficiente para poder colocar su deuda entre inversores internacionales ni tampoco hay un mercado en España adecuado para ellas. De ahí que se haga tan necesario un Mercado Alternativo de Renta Fija para estas empresas.

Pero al igual que pasa con el MAB, el Mercado Alternativo Bursátil, que es como si dijéramos la Bolsa de las pymes, el concepto de pyme pasa por algunos filtros que dejan fuera de este ámbito a muchas empresas en España. Evidentemente, el MAB no es un mercado para que coticen las acciones de una pequeña empresa con una tienda de ropa, por ejemplo. Un cierto volumen de facturación y un plan de expansión a futuro importante son algunos de los requisitos que se ponen para poder cotizar en el MAB. Además, las empresas deben ser sociedades anónimas. Este último punto hace de filtro importante sobre las empresas que pueden cotizar ya que la gran mayoría de las pymes son sociedades limitadas (S.L.). Por lo tanto lo de pymes en el MAB también hay que matizarlo un poco.

Pero ahora en el MARF, que se define como he comentado al principio como el mercado de renta fija para las pequeñas y medianas empresas para que puedan tener una nueva vía de financiación más adecuada a sus necesidades, creo que la limitación que se hace deja el concepto de pyme en algo que no entiendo yo que se adecue mucho a ello. Puede ser que yo sea el que esté equivocado con lo que entiendo como pyme, pero las cifras que a día de hoy ponen como mínimos para emitir bonos en este nuevo mercado son un tanto elevadas como para definir este mercado como un mercado adecuado para las pequeñas y medianas empresas.

Cifras para emisiones en el MARF:

  • Emisiones a partir de 20 millones de euros (entre 20 y 25 millones de media)
  • La compra mínima para los particulares es de 100.000 euros.

Con estas cifras de fondo, ¿qué pyme a día de hoy puede endeudarse con bonos por un importe de 20 millones de euros? La gran mayoría de las pymes en España facturan bastante menos de 20 millones de euros al año. Y ya no digamos el EBITDA o Beneficio Neto de un pyme en España de media dónde se puede situar. Es decir, la capacidad de endeudamiento de las pymes creo que está muy lejos (a la baja) de esa cifra. Por lo tanto, limitar la emisión de bonos a un mínimo de 20 millones de euros, me parece que es un límite que hace casi imposible al 90% de las pymes el poder plantearse acudir a este mercado para financiarse. Es cierto que se está estudiando bajar esta cifra a 10 millones de euros. De todas formas me sigue pareciendo elevada. Pero me parece elevada para decir que es un mercado dirigido a las pequeñas y medianas empresas. Si se definiera como un mercado dirigido a las medianas y grandes o un mercado no tan exigente como el que hay hoy para las grandes (emisiones a partir de 200 millones), creo que sería más adecuado para entender qué es lo que se pretende que sea el MARF.

Por otro lado tenemos el mínimo para lo particulares: 100.000 euros. ¿Qué particular a día de hoy tiene 100.000 euros para destinar a comprar bonos de una determinada empresa? Pues alguno habrá, pero me da que más del 95% de los particulares en España no tienen esa cantidad de dinero disponible para este fin.

Por lo tanto, entre el pequeño empresario con su pequeña tienda de alimentación (por poner un ejemplo) y el empresario cuya empresa pueda emitir bonos por un importe de 20 millones de euros, creo que hay una filtro demasiado elevado. Que una empresa pueda emitir bonos por 2 ó 3 millones de euros creo que sería mas adecuado. De hecho, en el MAB, la mayor parte de las últimas ampliaciones de capital que se han hecho por parte de las empresas para captar dinero y dar el salto para cotizar en bolsa han sido inferiores a 2,5 millones de euros. Por lo tanto, para emitir deuda y que el MARF se pueda definir como un mercado de renta fija para las pymes creo que el mínimo de los 20 millones de euros para emitir bonos debe bajar muchísimo. Como he comentado, creo que una pyme podría emitir bonos por 2 millones de euros siendo sociedad anónima y con los requisitos que se les exigen a las empresas para cotizar en el MAB. Aún así muchísimas se quedarían fuera ya que la gran mayoría no son sociedades anónimas ni tampoco estarían en condiciones para emitir bonos por un importe de 2 millones de euros pero ayudaríamos a muchas más empresas a encontrar la financiación que le han cerrado las entidades financieras. Si fuera así (un límite de 2 millones de euros no de 20 millones), creo que nos estaríamos ajustando algo más a lo que entiendo yo como pyme en España.

Por otro lado, la agencia calificadora Axesor en un documento elaborado para Economía, especifica que “en España habría un grupo de unas 780 empresas susceptibles de emitir deuda en este mercado de forma inmediata, con un ebitda superior a los 12 millones de euros, un rating estimado superior o igual a ‘B’, un ratio de deuda financiera sobre el beneficio inferior a 3,5 veces, un incremento de la facturación y el ebitda igual o superior al 5% entre 2011 y 2012 y una facturación internacionalizada y diversificada. El 53% de estas compañías pertenece al sector industrial y el 24% al sector comercial.”

Por lo tanto, a día de hoy estaríamos ante un universo de 780 compañías para el MARF, que no son pocas, pero que no creo que represente o que haga que se pueda definir este mercado como el Mercado Alternativo de Renta Fija para las “pymes”. Si le quitamos lo de “pymes” casi mejor. Con lo de Mercado Alternativo de Renta Fija, valdría.

Dramón minorista

SOS

El mes pasado ya comenté el drama que estaba viviendo el comercio minorista en España en el post “Drama minorista”: 32 meses consecutivos de caídas de las ventas en tasa interanual (comparando un mes con el mismo del año anterior) y 55 meses destruyendo son datos de emergencia nacional como no puede ser de otra manera.

Ahora llegan los datos de marzo y más de lo mismo. Se suma un mes más a la dramática estadística anterior: 33 meses consecutivos de caídas de las ventas en tasa interanual y 56 meses de destrucción de puestos de trabajo.

Ventas minoristas marzo 2013

El índice general de las ventas cae un 10,9%. Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la tasa anual registra una variación del –8,9%, un punto y dos décimas inferior a la de febrero. Las que peor parte se llevan son las empresas más débiles, las más pequeñas. Las ventas de las empresas unilocalizadas caen un 14,1%. La caída de estas empresas eliminando los efectos estacionales es del 10,9%. Luego tenemos la caída de las pequeñas empresas que es del 12,7% (9,2% índice desestacionalizado).

Lo dicho, un drama en el que creo que se reflejan casi todo nuestros malos a nivel económico.

Sin consumo, sin crédito, sin creación de empleo, con el aumento de desempleados y con la continua caída del número de puestos de trabajo, nuestra situación es como he comentado al principio de emergencia nacional. Dar la vuelta a esta tendencia es básico y fundamental para empezar a tener algo de esperanza en la recuperación económica del país. Además, la ayuda a los más pequeños se hace indispensable para empezar a revertir la dramática situación de nuestro comercio minorista. Yo lo vivo muy de cerca y es frustrante cómo todos los meses las ventas del negocio familiar caen y las “ayudas” brillan por su ausencia (no se pide nada del otro mundo, se pide algo de crédito el cual se devolverá con intereses).

Lo todavía más dramático en esta situación no es que la caída de ingresos suponga reducir los beneficios al mínimos de las pymes (las más indefensas en este terreno del comercio minorista). Lo peor de esta situación es que desde hace mucho meses, se está trabajando para perder dinero. No se llega ni siquiera con el nivel de ventas a pagar los gatos fijos que tienen muchas pequeñas empresas lo cual es sangrante. Las deudas con proveedores aumentan sin apenas esperanza para poder pagarlas a no ser que exista una especie de milagro económico. El colmo por tanto está en trabajar para perder dinero. Esta situación es todavía peor que trabajar gratis.

Está claro que todos debemos espabilar y adaptarnos a la nueva realidad económica que vivimos. Pero con la caída de las ventas durante 33 meses consecutivos y con la destrucción de puestos de trabajo durante 56 meses ininterrumpidos, ¿quién lo puede aguantar?

Drama minorista

SOS

¿Qué negocio puede soportar 32 meses consecutivos (casi 3 años ininterrumpidos) de caídas de sus ventas?

¿Cómo podemos denominar a un sector que lleva 55 meses (4 años y medio) reduciendo el número de empleados?

Esto es lo que está ocurriendo con el comercio minorista en España. Las cifras dan miedo. Las ventas del comercio minorista a precios constantes -eliminado el efecto de la inflación- cayeron en febrero el 10,6 % respecto al mismo mes de 2012, con lo que este indicador encadena 32 meses a la baja. En lo que se refiere al empleo en el sector, las cifras son aún más dramáticas dado el tiempo que llevan contrayéndose. El empleo en el sector cayó en febrero el 2% y ya van 55 meses consecutivos de caídas, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por lo tanto, si en España el 99% de empresas son pymes y éstas representan aproximadamente el 80% del empleo y el 65% del PIB, parece claro que la situación del país con estas cifras es insostenible al corresponder bastante parte de estas ventas y del empleo del sector minorista a las pymes.

Cómo decía al principio, ¿os imagináis una empresa que sus ventas llevan más de 3 años cayendo todos los meses y que el número de trabajadores se va reduciendo desde hace más de 5 años también todos los meses? ¿Qué empresa puede aguantar esta situación?

Yo personalmente este drama minorista lo vivo día a día en nuestro pequeño negocio familiar que mes tras mes no sé cómo pero conseguimos mantenerlo abierto. Si a la caída escandalosa de las ventas unes la ausencia de financiación por parte de los bancos a las pymes, sinceramente es la fórmula perfecta para que esta situación dramática y de urgencia nacional continúe durante muchos más meses. No sé qué pyme podrá aguantar esta situación. Supongo que muchas más pymes tendrán que sumarse a la inmensa lista de “pymes caídas”. Algunos privilegiados, gente que todavía tenga dinero para aguantar, algunas pequeñas o medianas empresas que tenga un producto más que novedoso, serán de las pocas que podrán salvar esta situación y sobrevivir a esta crisis que realmente ha arrasado a la pequeña y mediana empresa. Es cierto que hay que reinventarse y adaptarse a las nuevas necesidades de la gente, a la nueva situación económica y a las nuevas tecnologías. Las fórmulas del pasado ya por sí solas no valen. Hay que compaginarlas con nuevos formatos, nuevas líneas de negocio, con internet como aliado, etc. Pero repito que una empresa con 32 meses consecutivos de caída de ventas es muy difícil que se vaya manteniendo con cierta salud económico-financiera.

¿Cómo cambiar el rumbo a la evolución de las ventas? La pregunta del millón. Pero con la tasa de paro como la que tenemos, con las reducciones de pagas, con las reducciones también de horarios y salarios, con las negativas perspectivas de futuro, con los bancos sin abrir la financiación a las pymes y me quedo aquí, la solución a nuestros problemas parece más que difícil de encontrar. Espero poder escribir dentro de poco un post algo más positivo e intentar ver qué es lo que se puede hacer ante el drama que vive el comercio minorista.

Sinceramente ver y sufrir estas cifras en carne propia con el negocio familiar día tras días, mes tras mes, años tras año, hace a veces entrar en un bloqueo mental el cual intento hacer desaparecer lo antes posible. Cada año trabajamos más para ganar menos. Y eso que yo no cobro nada de este negocio y tanto mis dos hermanas y mi madre que están al frente del negocio, más de la mitad del año lo pasan sin cobrar un euro. Esto lo asumimos y no pasa nada si el negocio puede mantenerse abierto. Lo malo es que es mucho tiempo inventando fórmulas y trabajando sin apenas resultados dada la situación económica del país. Como digo, nuestra pequeña pyme de moda infantil todavía no ha cerrado pero llegar a fin de mes desde hace ya varios años es una tarea más que complicada por no decir casi imposible. La organización de dos outlet físicos al año en un local distinto cada vez (durante 15 días o un mes máximo), la venta por internet, una nueva política de compras, la promoción de especiales, etc, etc, etc, nos va salvando muy a duras penas. Pero vuelvo a incidir en lo del principio, ¿qué empresa aguanta 32 meses consecutivos de caídas de sus ventas? Si el comercio minorista está como está y si la gente no tiene dinero para poder comprar más que lo básico e imprescindible, ¿cómo puede un país salir adelante si la mayor parte de su actividad económica está sustentada en la pequeña y mediana empresa?

El MAB, un mercado por explotar y explorar (retos)

El MAB necesita de varios empujones para de verdad ser un mercado interesante para las pequeñas y medianas empresas en España.

En teoría, el MAB es un mercado de valores dirigido a empresas de reducida capitalización. Es más flexible y abierto que el mercado continúo y por tanto es más sencillo para un empresa cotizar en bolsa a través del MAB.

Pero como digo, necesita mejorar muchas cosas para que en España tengamos un mercado fiable y válido para la función que busca ser. Es decir, una herramienta para que las empresas encuentren financiación distinta a la bancaria y dar liquidez a inversores y accionistas para poder comprar y vender fácilmente las acciones de las compañías que coticen en este mercado bursátil. Además, si nos fijamos en cuál ha sido uno de los graves problemas que tenemos en España, el elevado endeudamiento adquirido antes de empezar la crisis, sustituir deuda financiera por capital y recursos propios (desapalancamiento), es una medida importantísima que debe tomarse en estos momentos tan especiales y tan complicados que vivimos. Con un buen MAB, el desapalancamiento y la búsqueda de financiación debería ser más fácil y sencillo.

Problemas a solucionar. Entre otros, dejo tres problemas que creo que hay que abordar:

  • La liquidez es muy baja. Evidentemente la liquidez de estas compañías no puede ser muy elevada. Pero que apenas se negocien acciones la mayoría de los días en la mayor parte de las compañías del MAB, no es positivo para los intereses del MAB y de sus empresas.
  • La presencia en medios de comunicación es casi nula. Al no interesar, los medios de comunicación (periódicos, diarios digitales, revistas, blogs especializados, etc) no se fijan en este mercado. Al no interesarse los medios de comunicación, la gente no le presta apenas atención. La pescadilla que se muerde la cola.
  • Mejorar la selección de empresas y exigir compromisos de transparencia a las empresas que salen al MAB. Tenemos unos ejemplos muy negativos ya en el MAB con previsiones ilusorias y galácticas de empresas que van a salir al mercado y que a los pocos meses de debutar en bolsa se han ido al traste. Estas situaciones no ayudan a la imagen del MAB como mercado y hace que la gente e inversores no presten apenas atención a este mercado.

Por lo tanto los retos que tiene por delante el MAB son:

  • Incentivar a los integrantes del mercado a que se fijen en el MAB.
  • Falta especialización por parte del capital riesgo para financiar proyectos.
  • Buscar fondos de inversión que inviertan en estas compañías. Difícil tarea pero deberían incentivar la creación de fondos de inversión especializados en este tipo de compañías.
  • Buscar fondos de capital riesgo especializados en el MAB. Puede que la filosofía de estos fondos sea más acorde que las de los fondos de inversión tradicionales.
  • Aumentar la comunicación y presencia en los medios de comunicación.
  • Para las empresas que cotizan en el MAB la comunicación debe interiorizarse como parte de la estrategia de la compañía. Debe ser sencilla, concisa y basada en lo más relevante. Una buena comunicación sin duda que despertará el interés inversor además de traducirse en mayor liquidez.
  • Conseguir el compromiso de las autoridades y reguladores para ofrecer ayudas a los vehículos de inversión que inviertan en este mercado e introducir productos adecuados a estas compañías. Además las instituciones deberían involucrase más en el MAB para ofrecer más confianza a los potenciales inversores.

Reestructuración del sistema financiero = Grifo del crédito cortado

La semana pasada vimos como el Banco de España se hacía con el capital de 4 Cajas de Ahorros, algunas de las cuales son resultado de la fusión de otras. Concretamente se hizo con el 100% del capital de Unnim y la CAM, el 93% de Novacaixagalicia (NCG) y el 90% de CatalunyaCaixa.

Realmente es un drama que ya no nos sorprende. Lejos de sorprendernos, nos da cierta sensación de que nuestro sistema financiero está poco a poco “limpiándose”.

Lo malo es que estamos en un proceso inicial de “limpieza”. Aunque se ha avanzado y se han hecho bastantes cosas hasta el día de hoy, por desgracia queda mucho por mejorar y por reestructurar.

También existe en el mercado un sentimiento de haber llegado tarde en muchas de las decisiones que se están tomando hoy. Se ha intentado enmascarar la situación de muchas cajas y esto ha perjudicado mucho a nuestro país. Se han gastado mucho dinero y se ha perdido un tiempo de oro para poder empezar a ver la luz al final del túnel. De todas formas, más vale tarde que nunca. Es por lo menos el consuelo que nos queda.

Como digo, el proceso de reestructuración y de intento de estabilizar el sistema financiero español está en una etapa inicial, o como mucho en una etapa intermedia. Esto significa algo muy duro para España y es que el crédito seguirá sin fluir por el mercado. Esto sin duda que será la puntilla para muchos autónomos y pymes que todavía no han “muerto” desde que se iniciara la crisis. Por lo menos un par de años de sequía de crédito debemos esperar. Y esto es muchísimo tiempo, sobre todo si añadimos el tiempo que ya llevamos con el grifo cortado.

Por lo tanto, tiempos muy duros seguimos teniendo por delante. Las pymes y autónomos, que son la base de nuestra economía, van a tener que seguir haciendo magia para sobrevivir.

Si algo positivo debemos sacar de estas dificultades que tenemos por delante, es que las conocemos. Debemos en definitiva seguir agudizando nuestro ingenio para poder capear el temporal. Reducción de gastos, intentar no necesitar ni euro de los bancos (lo cual es casi imposible), buscar más que nuevas líneas de negocio (las cuáles necesitan de capital para implantarlas) debemos buscar nuevos canales de venta y por último, mucho trabajo, son algunas de las fórmulas que debemos explotar para intentar sobrevivir.