Archivo de la etiqueta: MARF

El MARF en cifras (2015)

MARF

El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) sigue mostrando un crecimiento en todas sus principales cifras y continúa con su proceso de consolidación como una herramienta alternativa, útil y eficaz para las empresas que deseen diversificar sus fuentes de financiación.

Es verdad que el MARF tampoco se dirige a las pymes en general. Es un mercado más dirigido a la mediana y gran empresa que a la pequeña. Las emisiones suelen ser de varias decenas de millones de euros, incluso de cientos de millones. Estas emisiones de renta fija evidentemente no son para una pequeña empresa o una empresa con una facturación modesta. Por ejemplo, una de las empresas que hace poco realizó una emisión de renta fija en el MARF fue El Corte Inglés por un importe de 300 millones de euros.

Otras más pequeñas que El Corte Inglés pero empresas con cierta envergadura que han emitido en el MARF son Europac (emisión de pagarés por un importe de 50 millones de euros en junio de 2015) o Tubacex (emisión de pagarés por un importe de 75 millones de euros en mayo 2015).

En cuanto a las cifras globales del mercado en 2015, destaca el volumen de las nuevas emisiones incorporadas al MARF al crecer un 70% hasta los 831 millones de euros.

Transcurridos dos años desde su lanzamiento (finales de 2013), el MARF ronda los 1.400 millones de euros en emisiones de empresas y alcanza un saldo en circulación de 1.029 millones de euros a finales de diciembre de 2015, duplicando al del año anterior. Un total de 20 compañías han emitido individualmente y más de 100 empresas se han financiado mediante la agrupación de facturas a través de bonos de titulización.

En emisiones a medio y largo plazo, con vencimientos que oscilaron entre 5 y 26 años, las compañías emisoras han obtenido un volumen de 710,5 millones de euros, de los que 432 millones son bonos simples (secured o unsecured), 47 millones son bonos de titulización y 231,5 millones se han financiado mediante bonos de proyecto.

A través de pagarés -entre 3 meses y 2 años- las empresas han obtenido en el MARF un volumen total de 709,7 millones de euros, con ocho programas de emisión que de forma agregada disponen de un saldo vivo máximo total de 1.420 millones de euros.

En definitiva, con el MARF tenemos un mercado que financia empresas, que las ayudan a crecer y que hace que puedan diversificar sus fuentes de financiación. Esto último, diversificar las fuentes de financiación, es algo muy necesario para las empresas en España las cuáles suelen tener un endeudamiento bancario excesivo sobre todo comparándolas con empresas de otros países como EEUU o como las empresas en el Reino Unido (UK).

MásMóvil obtiene 27 mill.€ en el MARF

masmovil

MásMóvil es una compañía que entiendo que hace ver las bondades de ser una empresa cotizada. Creo que refleja el éxito de combinar el salto a la bolsa, focalizarse en su negocio y hacer las cosas bien.

Este mes de febrero en el artículo “MásMóvil Ibercom: una historia que contar” ya comentaba cómo Ibercom, una pequeña compañía, pasa de ser un actor sin protagonismo nacional en el sector de las telecomunicaciones en 2012, año de su salida al MAB, a convertirse, tras su unión con MásMóvil en marzo de 2014, en un operador de referencia en el sector en España además de ser objeto incluso de interés para las grandes.

Pasamos por lo tanto de una pequeña compañía que capitalizaba en bolsa en aproximadamente 16 millones de euros, a un grupo que hoy capitaliza en unos 235 millones de euros. Quién comprara acciones de Ibercom en marzo de 2012 a 3,92 euros, hoy tiene una acción que cotiza por el entorno de los 22,85€. Es decir, en algo más de tres años, esa inversión sin la necesidad de tener que haber acudido a las ampliaciones de capital muy importantes que se han hecho, hoy tiene una revalorización del 482%. Espectacular.

Como acabo de comentar, esto no se ha conseguido sin tener que haber acometido varias ampliaciones de capital alguna de ellas muy importante. En ocasiones, muchas personas dicen estar en contra de la AKs pero para crear una gran empresa se necesita capital y para hacerla crecer rápido también. Evidentemente lo mejor es crecer rápido, de manera sólida, reinvirtiendo los beneficios y sin ampliar capital. Esto casi es magia. Por lo tanto, aunque se hagan ampliaciones de capital y llegue la “temida” por muchos dilución de tu participación, creo que es mucho mejor, sobre todo para el pequeño inversor, tener un % menor de una compañía mucho más grande, a mantener tu % de la empresa pero sin haberla dado la opción a la entrada de más inversores y más capital para tener algo mejor y más grande. Pero bueno, hablar en términos generales es complicado ya que cada empresa es un mundo y lo que es bueno para algunas no lo es para otras.

Con esto de fondo, vemos que MásMóvil, con su entrada en el MAB en marzo de 2014 cuando se une con Ibercom, pasa de ser un grupo con una facturación en 2013 de 8 millones de euros a unos ingresos en 2014 de 150 millones de euros. Evidentemente esto se ha conseguido con varias adquisiciones de empresas y con varias ampliaciones de capital para llevarlas a cabo. Pero la cotización sigue su camino alcista y no creo que lo inversores hoy estén descontentos con la evolución de su inversión en bolsa. ¿Es momento para salir, para entrar o para mantenerse en el valor? Eso ya lo tiene que responder cada uno en función de lo que crea que vale la compañía y en función de su aversión al riesgo.

Ahora lo que hemos conocido es que han conseguido 27 millones de euros vía emisión de bonos en el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija). Esta captación de fondos por lo tanto ya no es ampliación de capital y MásMóvil lo que hace ahora es incrementar su deuda.

Los datos de esta emisión que cotizará en el MARF previsiblemente el próximo 30 de junio, son los siguientes:

  • Importe total: 27 millones de euros
  • Nº de bonos emitidos: 270 bonos
  • Importe por bono: 100.000 euros de nominal
  • Nº de inversores institucionales: 16
  • Plazo: 5 años (vencimiento 30 de junio de 2020)
  • Tipo de interés del cupón anual: 5,50%

El objetivo de esta emisión de deuda es el de contribuir a la financiación de las nuevas oportunidades de crecimiento que se han identificado en los últimos meses y que se concretan en los siguientes ámbitos:

  • Lanzamiento de una oferta convergente muy competitiva (oportunidad conseguida gracias, entre otras cosas, al acceso a 4G/LTE en condiciones favorables por la adquisición de NEO) que permitirá a MásMóvil competir con los grandes operadores integrales del sector de telecomunicaciones.
  • Adquisiciones selectivas, tales como Operadores Móviles Virtuales.
  • Posible acuerdo de coinversión en desarrollos de redes de banda ancha.

MásMóvil además con el reciente acuerdo alcanzado con Orange para ofrecer 4G en internet móvil y el cierre con éxito de esta emisión de deuda, da un paso muy relevante en su Plan Estratégico de Crecimiento y se consolida como el cuarto operador integral y el primer grupo independiente del sector de telecomunicaciones en España.

¿Todo esto lo podían haber conseguido sin ser una empresa cotizada? Puede que sí, sin duda. Creo que lo hubieran tenido mucho más complicado y sobre todo no lo habrían conseguido en tan poco tiempo. El caso es que si hablas con los directivos de la compañía, te das cuenta y te confirman que gracias en gran parte a ser una empresa cotizada han conseguido ser lo que hoy son.

Por lo tanto, en MásMóvil creo que vemos un claro ejemplo de éxito en el MAB. El tiempo evidentemente podrá quitar o dar razones y confirmar o contrarrestar lo que hoy pensamos. Pero a día de hoy, creo que nadie duda del éxito conseguido por MásMóvil.

Los gimnasios Supera emiten deuda en el MARF al 6%

supera centro deportivo

Otra de las fórmulas de financiación alternativas a la bancaria que empiezan a tomar cierta importancia para la mediana empresa es la emisión de bonos o pagarés en el MARF.

Por ejemplo, hace unos días, Sidecu, la empresa concesionaria de centros deportivos municipales, ha debutado en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) con bonos al 6%. La compañía ha colocado 55 millones de euros en bonos senior garantizados con vencimiento en 2020.

La empresa que opera bajo la marca Supera, gestionó 25 centros deportivos hasta finales de 2014. Este 2015 ya ha abierto otro y está previsto que en los próximos meses inaugure dos más hasta alcanzar los 28 centros, 26 de ellos en régimen de concesión, uno bajo la fórmula del alquiler y el que queda en régimen de derecho de usufructo.

En cuanto a los resultados de 2014 y sus cuentas:

  • La facturación fue de 35,6 millones € (+9,5% vs 2013).
  • El beneficio de explotación fue de 6,6 millones € (-7,7% vs 2013)
  • El beneficio neto ascendió a 2,23 millones € (-24,5% que en 2013).
  • Fondos propios de 21,7 millones €.   
  • Pasivo (entre corriente y no corriente) de 92,2 millones.
  • Activo total: 113,9 millones €.

Todas las empresas que busquen financiación en el MARF deben de tener una calificación de una entidad independiente. Pero también la propia emisión debe tener su calificación. Con esto de fondo, nos podemos encontrar que una empresa tiene una determinada calificación pero que por cualquier motivo y naturaleza de la emisión que propone al mercado, dicha emisión tenga una calificación inferior a la que tiene la propia sociedad. Pero también nos podemos encontrar la situación inversa como es lo ocurrido en este caso. La agencia Axesor asigna a la emisión de Sidecu una calificación crediticia de BB en base a la estructura de garantías, obligaciones y rango crediticio de la emisión, dos escalones por encima del rating que asigna al propio emisor, de B+. En todo caso, ambas calificaciones se sitúan en grado de bono basura.

En definitiva, nos encontramos con una empresa que ha encontrado en el MARF una vía de financiación alternativa a la bancaria, consiguiendo 55 millones de euros emitiendo unos bonos al 6% (vencimiento 2020) y siendo una sociedad que factura unos 35 millones de euros con un beneficio neto de 2,23 millones.

Dejo a continuación el folleto de la emisión:

Folleto emisión Sidecu: bonos senior, 55 mil. €, 6%, vto. 2020 (marzo 2015)

Un año de vida del MARF como alternativa de financiación para empresas

MARF

¿Qué es el MARF?

El MARF es el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) en España. El objetivo del MARF es facilitar a las empresas un acceso en condiciones más favorables a la financiación, mediante la emisión de valores de Renta Fija.

El MARF se configura formalmente como un Sistema Multilateral de Negociación (SMN), adaptado a las recientes exigencias de la normativa europea y española, y se desarrolla a través de una plataforma electrónica de negociación que ofrece transparencia y liquidez, garantiza la mejor ejecución de las órdenes y, con ello, la necesaria protección del inversor. Las empresas que acuden al MARF se benefician de unos requerimientos menos exigentes y más flexibles que en los mercados oficiales regulados, lo que se traduce en mayor agilidad y rapidez en los trámites así como en unos menores costes.

El MARF está gestionado y dirigido por AIAF.

¿A quién va dirigido?

Se dice que es el MARF va dirigido a pequeñas y medianas empresas. Realmente, creo que va dirigido a empresas medianas o grandes excluyendo grandes multinacionales. El término de empresa mediana y grande depende muchas veces de una amplia variedad de factores. Lo que está claro viendo las emisiones que se han dado en este mercado, es que para empresas pequeñas no es.

Emisiones MARF dic2013-dic2014

Vemos que predominan emisiones de 20, 30 ó 50 millones de euros. Además suelen ser empresas que buscan una alternativa a la financiación bancaria pero que además tienen una solvencia que las pequeñas empresas no suelen tener.

Cifras a destacar

El MARF admitió a cotización el 20 de diciembre de 2013 su primera emisión de bonos realizada por la Sociedad Anónima de Obras y Servicios, COPASA, que lanzó bonos por un importe de 50 millones de euros, a cinco años‐vencimiento en diciembre de 2018 – y cupón del 7,50%.

Durante su primer año de vida, once compañías han realizado emisiones en el MARF por importe de 550 millones de euros, según recordó el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, el pasado 10 de febrero en una Jornada Informativa sobre el MARF celebrada en el Palacio de la Bolsa.

Desde su nacimiento ha acogido 12 emisiones de renta fija, 7 a medio plazo y 5 a corto plazo, demostrando que es capaz de ofrecer la posibilidad de realizar emisiones a distintos plazos y tipos. Entre las innovaciones que han comenzado a desarrollarse a través del mercado destacan el arranque de las emisiones de los Bonos de Titulización de préstamos a pymes y los “Project Bonds” que financian el desarrollo de un determinado proyecto.

“En el primer año de vida hemos logrado atraer al MARF a las principales entidades de carácter financiero como miembros o asesores registrados, participantes principales de este mercado, junto con emisores e inversores, y estamos logrando ofrecer una amplia variedad de activos que van desde el medio y largo plazo hasta los programas de pagarés de empresa en el corto plazo”, apuntó en dicha jornada Francisco de Oña, presidente de AIAF.

¿El MARF entonces vale para las pequeñas empresas y los pequeños inversores?

Creo que no. Ahora mismo una pequeña empresa si buscara este tipo de financiación necesitaría emisiones bastante por debajo de los 20 millones de euros. Esta cifra no está al alcance de lo que solemos entender como pyme en España.

Además, el pequeño inversor es difícil que encuentre en el MARF alternativas de inversión ya que si no me equivoco, el importe mínimo para los inversores es de 100.000 euros.

¿El MARF es necesario?

Muy necesario. Todo lo que sean nuevas vías de financiación para las empresas en España son muy necesarias. Creo que el MARF hará su papel en el tipo de empresas a las que se dirige y ayudará a reducir el elevado porcentaje que tenemos en España en cuanto a la financiación bancaria. Un 80% de la financiación de las empresas viene vía bancos cuando en otros países como UK o EEUU están entre el 30 y 40%.

En definitiva, creo que necesitamos un MARF que ayude a las empresas a tener más alternativas de financiación. A día de hoy no está dirigido a las pequeñas empresas pero seguro que el MARF tendrá un papel importante en España si se le apoya e impulsa.

Puesta de largo del MARF

Este lunes ha sido la presentación oficial del MARF, el mercado alternativo de renta fija.

La asistencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, sin duda que ha provocado un mayor interés por parte de los medios del que hubiera tenido si no hubiera acudido. Además, la sala estaba también llena de directivos de empresas los cuales no creo que muchos de ellos hubieran ido si no hubiera acudido Luis de Guindos.

En definitiva, hoy se ha presentado un mercado que me parece que por lo menos a corto plazo no va a tener mucha actividad.

Aunque han comentado que es un mercado muy flexible y que no hay condiciones fijas para emitir, se da por hecho que por lo menos las primeras emisiones van a tener unos requisitos bastante elevados en términos económicos. Puede que podamos ver emisiones de 2 ó 3 millones de euros pero parece que lo que se quiere es que sean emisiones de bonos de 20 millones de euros por lo menos.

Otros requisitos que parece que se van a dar, aunque se insiste que no son requisitos oficiales u obligatorios, es que las empresas tengan una facturación de por lo menos 50 millones de euros y un EBITDA de 10 millones de euros, siendo además una empresa que esté creciendo.

Con esto de fondo, pocas empresas van a poder tener acceso a este mercado o eso creo yo. Si se ha creado un mercado para que no sólo las grandes compañías tengan acceso a este tipo de financiación distinta a la bancaria, pienso que o se rebajan los importes que se están barajando para emitir en el MARF o pocas serán las compañías que den el paso a emitir bonos o pagarés.

Lo que también parece que está claro es que no es un mercado para el pequeño inversor ya que el importe mínimo es de 100.000 euros. Va dirigido a lo que denominan inversor “cualificado” que no tiene por qué ser un inversor profesional.

En definitiva, hoy nace el MARF de manera oficial. Este mercado creo que, al igual que el MAB, tiene un potencial enorme y que es muy positivo para las empresas. Lo malo es que creo que se han dejado de lado a las pymes y se han centrado más en empresas medianas tirando a grandes para que busquen una financiación alternativa a la bancaria.

La “desbancarización” pienso que es fundamental en España. Es decir, el apalancamiento y las deudas de las empresas con los bancos debe reducirse a marchas forzadas. Este mercado podría ser un gran instrumento para ello, para cambiar un poco la cultura de endeudarse vía los bancos y por tanto tener más alternativas de financiación. Lo malo es que no parece que de momento pueden beneficiarse de él en el corto plazo muchas compañías. Esperemos que el MARF evolucione y podamos ver emisiones más pequeñas que seguro que ayudan y mucho a bastante compañías para poder crecer.

MARF: ¿financiación para pymes?

MARF

El MARF es el Mercado Alternativo de Renta Fija y se dice (por lo general en los medios de comunicación) que va dirigido a las pymes. Es decir, parece que es un mercado más adecuado a las pequeñas y medianas empresas para que puedan financiarse a través de emisiones de deuda y por tanto impulsar la financiación no bancaria en estas compañías.

Dada la dificultad que están viviendo las pymes desde hace ya varios años para financiarse a través de los bancos, se está preparando este nuevo mercado para intentar ayudar a estas empresas y por tanto para abrir una nueva vía de financiación.

Las grandes empresas españolas han podido financiarse a través de emisiones de deuda en los mercados financieros. Telefónica, Repsol, Iberdrola o ACS han emitido un volumen de bonos en 2013 nunca visto hasta la fecha. El problema en las pymes es que la inmensa mayoría de ellas no tienen el tamaño suficiente para poder colocar su deuda entre inversores internacionales ni tampoco hay un mercado en España adecuado para ellas. De ahí que se haga tan necesario un Mercado Alternativo de Renta Fija para estas empresas.

Pero al igual que pasa con el MAB, el Mercado Alternativo Bursátil, que es como si dijéramos la Bolsa de las pymes, el concepto de pyme pasa por algunos filtros que dejan fuera de este ámbito a muchas empresas en España. Evidentemente, el MAB no es un mercado para que coticen las acciones de una pequeña empresa con una tienda de ropa, por ejemplo. Un cierto volumen de facturación y un plan de expansión a futuro importante son algunos de los requisitos que se ponen para poder cotizar en el MAB. Además, las empresas deben ser sociedades anónimas. Este último punto hace de filtro importante sobre las empresas que pueden cotizar ya que la gran mayoría de las pymes son sociedades limitadas (S.L.). Por lo tanto lo de pymes en el MAB también hay que matizarlo un poco.

Pero ahora en el MARF, que se define como he comentado al principio como el mercado de renta fija para las pequeñas y medianas empresas para que puedan tener una nueva vía de financiación más adecuada a sus necesidades, creo que la limitación que se hace deja el concepto de pyme en algo que no entiendo yo que se adecue mucho a ello. Puede ser que yo sea el que esté equivocado con lo que entiendo como pyme, pero las cifras que a día de hoy ponen como mínimos para emitir bonos en este nuevo mercado son un tanto elevadas como para definir este mercado como un mercado adecuado para las pequeñas y medianas empresas.

Cifras para emisiones en el MARF:

  • Emisiones a partir de 20 millones de euros (entre 20 y 25 millones de media)
  • La compra mínima para los particulares es de 100.000 euros.

Con estas cifras de fondo, ¿qué pyme a día de hoy puede endeudarse con bonos por un importe de 20 millones de euros? La gran mayoría de las pymes en España facturan bastante menos de 20 millones de euros al año. Y ya no digamos el EBITDA o Beneficio Neto de un pyme en España de media dónde se puede situar. Es decir, la capacidad de endeudamiento de las pymes creo que está muy lejos (a la baja) de esa cifra. Por lo tanto, limitar la emisión de bonos a un mínimo de 20 millones de euros, me parece que es un límite que hace casi imposible al 90% de las pymes el poder plantearse acudir a este mercado para financiarse. Es cierto que se está estudiando bajar esta cifra a 10 millones de euros. De todas formas me sigue pareciendo elevada. Pero me parece elevada para decir que es un mercado dirigido a las pequeñas y medianas empresas. Si se definiera como un mercado dirigido a las medianas y grandes o un mercado no tan exigente como el que hay hoy para las grandes (emisiones a partir de 200 millones), creo que sería más adecuado para entender qué es lo que se pretende que sea el MARF.

Por otro lado tenemos el mínimo para lo particulares: 100.000 euros. ¿Qué particular a día de hoy tiene 100.000 euros para destinar a comprar bonos de una determinada empresa? Pues alguno habrá, pero me da que más del 95% de los particulares en España no tienen esa cantidad de dinero disponible para este fin.

Por lo tanto, entre el pequeño empresario con su pequeña tienda de alimentación (por poner un ejemplo) y el empresario cuya empresa pueda emitir bonos por un importe de 20 millones de euros, creo que hay una filtro demasiado elevado. Que una empresa pueda emitir bonos por 2 ó 3 millones de euros creo que sería mas adecuado. De hecho, en el MAB, la mayor parte de las últimas ampliaciones de capital que se han hecho por parte de las empresas para captar dinero y dar el salto para cotizar en bolsa han sido inferiores a 2,5 millones de euros. Por lo tanto, para emitir deuda y que el MARF se pueda definir como un mercado de renta fija para las pymes creo que el mínimo de los 20 millones de euros para emitir bonos debe bajar muchísimo. Como he comentado, creo que una pyme podría emitir bonos por 2 millones de euros siendo sociedad anónima y con los requisitos que se les exigen a las empresas para cotizar en el MAB. Aún así muchísimas se quedarían fuera ya que la gran mayoría no son sociedades anónimas ni tampoco estarían en condiciones para emitir bonos por un importe de 2 millones de euros pero ayudaríamos a muchas más empresas a encontrar la financiación que le han cerrado las entidades financieras. Si fuera así (un límite de 2 millones de euros no de 20 millones), creo que nos estaríamos ajustando algo más a lo que entiendo yo como pyme en España.

Por otro lado, la agencia calificadora Axesor en un documento elaborado para Economía, especifica que “en España habría un grupo de unas 780 empresas susceptibles de emitir deuda en este mercado de forma inmediata, con un ebitda superior a los 12 millones de euros, un rating estimado superior o igual a ‘B’, un ratio de deuda financiera sobre el beneficio inferior a 3,5 veces, un incremento de la facturación y el ebitda igual o superior al 5% entre 2011 y 2012 y una facturación internacionalizada y diversificada. El 53% de estas compañías pertenece al sector industrial y el 24% al sector comercial.”

Por lo tanto, a día de hoy estaríamos ante un universo de 780 compañías para el MARF, que no son pocas, pero que no creo que represente o que haga que se pueda definir este mercado como el Mercado Alternativo de Renta Fija para las “pymes”. Si le quitamos lo de “pymes” casi mejor. Con lo de Mercado Alternativo de Renta Fija, valdría.