Archivo de la etiqueta: Keynes

Keynes no fue el Keynes que muchos dicen que fue

Interesante post del blog de Cotizalia “Desde Londres” de J. Jacks: Keynes nunca fue keynesiano.

Más bien lo que viene a decir el post es que Keynes nunca fue lo que muchos entienden por ser un “keynesiano”.

Destaco los dos últimos párrafos del post:

“Algunas ideas de Keynes, no lo que algunos dicen que dijo, están vigentes. Keynes nos recuerda que las políticas “ortodoxas” de reducir el gasto público o reformar el mercado laboral sin actuar sobre las verdaderas causas de las crisis no solucionan nada. Keynes nos recuerda que los ciudadanos tienen el poder para decidir su futuro, no el “mercado”. Keynes nos recuerda que el papel fundamental en la economía es el de los empresarios y que el Gobierno sólo debe intervenir en casos puntuales.

Estamos cerca de las vacaciones. Vendría bien a algunos analistas económicos y políticos que leyeran primero a Keynes para comprender quién era (y qué no era) antes de calificar cualquier idiotez política como “Keynesiana”.  Keynes no se lo merece.”

Si a este post unimos los dos de S. McCoy sobre el fracaso de las políticas keynesianas, fracaso que no debe llevar el apellido “keynesiano” ya que las políticas que se están ejecutando no son políticas keynesianas, nos van dando una idea de que una importante intervención del Gobierno en épocas de crisis es necesaria pero si es puntual y siempre y cuando no se limite a reducir el gasto público, subir impuestos, o reformar el mercado laboral desde una perspectiva pública.

El fracaso de las políticas keynesianas (por S. McCoy)

Me ha parecido interesante resaltar un extracto de lo comentado por S. McCoy en estos dos post:

Preparen el Bolsillo o los años duros que nos esperan por delante (I)

Preparen el Bolsillo o los años duros que nos esperan por delante (y II)

Se refiere al fracaso de las “teóricas” políticas keynesianas puestas en marcha por nuestro Gobierno.

Esto es lo comentado por S. McCoy.

“El fracaso de las políticas keynesianas se debe a que nuestros dirigentes, y los de tantos otros gobiernos, han pasado por alto las condiciones establecidas por Keynes para que sus ideas funcionaran. Y es que, a su juicio, la intervención del Estado en la economía debía:

  • ser excepcional y temporal (para no provocar la expulsión del sistema del sector privado)
  • tener carácter productivo (y no centrado, por tanto, en gastos corrientes recurrentes; si viera Keynes el Plan E y los 400 euros, saldría corriendo)
  • materializarse en un entorno de oferta adecuada a la demanda con objeto de provocar una recuperación de la actividad (cosa que en la actualidad no ocurre al existir exceso de capacidad productiva).”

Muchas veces, cuando las cosas vienen mal dadas pensamos que “Papá Estado” es el que debe sacarnos las castañas del fuego porque “para eso está”. Pero es que Papá Estado puede hacer cosas que lejos de beneficiar a sus “hijos”, los puede perjudicar más. A veces unas medidas son oportunas y correctas en un determinado entorno, pero en otro pueden ser aún más perjudiciales o “neutras” para los intereses del país.

Lo que pienso que debemos tener todos claro es que ahora lo que toca es austeridad, lo que no quiere decir “no gastar”. Gastar con cabeza, saber o intentar saber lo que valen las cosas, reducir gastos innecesarios y superfluos, etc.

Ahora toca trabajar: como siempre pero ahora más a un precio por hora algo menor que el que veníamos cobrando hace unos años.

Ahora toca productividad

Ahora toca eficiencia

Ahora toca competitividad

Ahora toca sensatez

Ahora toca realismo

Ahora toca ayudar

Ahora toca defenderse con un buen ataque”

Ahora toca sentido común

Ahora toca…