Archivo de la etiqueta: banca

Santander absorbe Banesto con 2 jugadas “maestras” en 20 años

Todo empezó el 28 de diciembre de 1993. Bueno podemos remontarnos a los orígenes de Banesto pero voy a partir desde esta fecha.

El 28 de diciembre de 1993 fue cuando el Banco de España intervino Banesto destituyendo a todo el Consejo de Administración presidido por Mario Conde.

En abril de 1994 El Santander se convierte en el principal accionista de Banesto tras ganar la subasta realizada por el Fondo de Garantía de Depósitos. Con esta operación, El Santander se adjudicó el 73,45% de Banesto.

El Santander pagó 762 pesetas (4,60 euros) por Banesto. Este precio iba dirigido a los 368,7 millones de acciones del denominado tramo A, que era el sometido a subasta sin mínimos ni máximos. El desembolso total por ellas ascendió, por tanto, a 280.927 millones de pesetas (1.688 millones de euros). “Primera jugada” maestra y primer gran movimiento estratégico del banco a nivel europeo. El Santander se convirtió en el líder del sector, el 22º de Europa y el 45º del mundo tras comprar a Banesto. Hubo más condiciones en esta compra pero por no complicar la historia, las dejo aparcadas.

Todo el mundo se dio cuenta que Santander había hecho una gran adquisición y el propio Emilio Botín ha asegurado que una de las mejores compras que ha podido hacer en toda carrera como banquero (si no es la mejor) ha sido la compra de Banesto.

Seguimos avanzando en el tiempo y en febrero de 1998 El Santander lanzó una OPA sobre el 100% del capital social de Banesto. Tras la OPA se hizo con el 97,5% de las acciones. Por lo tanto Banesto era del Santander casi en su totalidad pero seguiría actuando de manera independiente, es decir, la marca comercial se mantenía independiente a la del Santander. En la actualidad El Santander tiene un 89,74% del capital de Banesto debido a varias ampliaciones de capital que se han ido acometiendo y a varias operaciones corporativas realizadas durante estos años.

Banesto sin duda que en todos estos años le ha reportado muchísimo al Santander.

Siempre se ha especulado con el futuro de Banesto. ¿Venderían Banesto? ¿Lo absorberían? ¿O lo seguirían manteniendo con su marca independiente durante muchos más años? Mucho tiempo ha pasado desde que El Santander se convirtiera en el accionista principal de Banesto y se mantuvieran ambas bancos independientes en cuanto a su marca. Es decir, Banesto y Santander han sido dos bancos españoles hasta este lunes 17 de diciembre. Bueno, a Banesto le queda algo más de tiempo para seguir “vivo” como banco pero ya sabemos que su futuro es muy corto.

Este lunes hemos conocido que El Santander absorberá BanestoTambién hemos conocido que El Santander absorberá a Banif.

En el caso de Banesto, la operación se pagará con acciones del Santander. El canje será de 0,633 acciones de Santander por cada acción de Banesto, lo que equivale valorar las acciones de Banesto a 3,73€ la acción, una prima de casi el 25% sobre la cotización de Banesto del viernes, pero que equivale sólo al 50% del valor de los Fondos Propios de Banesto. Y aquí está la segunda “jugada maestra” de Emilio Botín con Banesto en estos casi 20 años que han pasado desde que consiguieran a una de sus presas más apetitosas. Además es que la digestión de esta presa ha sido más que satisfactoria para los intereses del banco presidido por Emilio Botín.

Digo jugada maestra porque compran e integran un banco como Banesto bastante por debajo de su valor contable (al 50% del valor de los Fondos Propios de Banesto). De esta manera, El Santander creará un fondo de comercio negativo, es decir, que esta operación tendrá un impacto positivo sobre sus fondos propios, lo cual es fundamental a día de hoy para las entidades financieras. Además de aprovechar esta fusión para realizar un ahorro de costes en el futuro de la entidad, el impacto positivo sobre los fondos propios, fortalecerá aún más si cabe al Santander.

Los plazos de esta fusión ya están fijados. La fusión del Santander y Banesto se completará en mayo del año que viene. La  integración operativa y de marca terminará en 2013 y generará unas sinergias de 520 millones de euros al tercer año. Los ahorros de costes procederán de la integración de los servicios centrales y del cierre de 700 sucursales (duros momentos para sus trabajadores).

Y hasta aquí ha llegado la historia de uno de los bancos que más protagonismo ha tenido en España en las últimas décadas.

Adiós Banesto, adiós.

Los informes de las auditoras sobre la banca española

Ya tenemos los “famosos” informes de las auditoras Oliver Wyman y Roland Berger.

Han costado 2 millones de euros y aunque es una cifra a tener en cuenta, creo que lo importante es saber si realmente ha sido positivo el encargo, si dan más transparencia y si nos nos van a servir para mejorar nuestro sistema financiero o por lo menos para conocer mejor sus debilidades y así poder mejorarlo en el corto plazo.

La conclusión es clara: La banca española necesita o necesitará entre 51.000 y 62.000 millones de euros de capital para afrontar un escenario estresado de máxima exigencia.

Y qué es un escenario de máxima exigencia?

Según los informes las hipótesis utilizadas en el escenario adverso, para el periodo del 2012 al 2014 contempla una caída del PIB del -4,1%, -2,1% y +0,3%, de la tasa de desempleo del 25%, 26,8% y 27,2%, y del precio de la vivienda del -19,9%, -4,5% y -2% y del Ibex del 51,3%, -5% y 0%.

Pues nada. Tampoco quiero alargarme mucho más ya que sinceramente creo que a estos informes les falta lo más importante. Cuál es la situación real e individualizada de los bancos. Es decir, no una valoración conjunta si no dar datos y cifras de los bancos uno a uno. Por ejemplo, qué pasa con Bankia, con la NovaCaixaGalicia, CaixaCatalunya, etc.

Os dejo los dos informes a continuación:

También en este link tenemos varios enlaces a presentaciones y notas del Banco de España sobre la reestructuración del sistema financiero español.

Por último dejo una presentación en español también del Banco de España sobre las conclusiones obtenidas de los informes de las auditorías de Oliver Wyman y Roland Berger sobre nuestro sistema financiero:

Resultados de la valoración independiente del sector bancario español

XXII Convenio Colectivo de Banca

Han sido 15 meses de negociación para que finalmente la AEB y los sindicatos (CCOO y UGT) anuncien que han firmado el XXII Convenio de Banca.

En un momento en el que los Convenios Colectivos ya no son lo que eran dada la reciente reforma laboral aprobada por el Gobierno, creo que es importante poner unas bases y referencias de lo que se entiende como unos mínimos que deben cumplirse de manera generalizada dentro del sector de la banca aunque luego cada empresa pueda hacer lo que quiera.

Dejo en el siguiente link el XXII Convenio Colectivo Banca

“Al cliente de banca privada se le ha tratado muy mal.” (Jorge Sanz, director general de Atlas Capital)

Me resulta interesante que se empiece a ser sincero desde dentro de la banca en general y de la banca privada en particular.

Jorge Sanz, director general de Atlas Capital, habla claramente en esta entrevista que publica Funds People y dice cosas del estilo a que el negocio de banca privada “va a cambiar tremendamente por lo mal que lo hemos hecho todos. Al cliente se le ha tratado mal”.

Sanz también reconoce que el cliente se ha dado cuenta de muchas cosas y ahora están más proclives a cambiar de entidad, especialmente los que hasta ahora han trabajado con grandes bancos pues, en esas entidades, dice “tienen otras cosas en sus cabezas y ahí es donde nosotros podemos atraer el interés del cliente”.

Razones para decir lo que dice no le faltan y mi opinión personal al respecto está muy en línea con lo que dice.

Se han hecho muchas cosas mal. Se ha abusado del cliente, de todos los clientes en banca (minorista, comercial, privada). Además es que al cliente de banca de privada como tenía dinero no había tanto remordimiento de conciencia en meterle algún “rejón” que otro o meterle algún que otro producto difícil de encajar en el perfil de varios de ellos. Es cierto que al cliente minorista o al cliente con menos recursos económicos incluirle un producto que no sepa bien cómo funciona o que pueda perder parte del poco dinero que tiene, es más duro ya que el daño para su economía familiar es bastante más complicado de reparar que el daño que se le haga a un cliente de banca privada. Pero las cosas mal hechas, mal hechas están en cualquier sitio y con cualquier cliente.

Sinceramente, creo que se perdió el norte y se han ido los modelos de negocio de la gran mayoría de los bancos (en banca comercial y banca privada) ha centrarse en ellos mismos y no en el cliente. Mirar dónde ingresan más y colocar productos, estructurados y fondos siguiendo un máxima, colocar el producto en el que más se ingrese y se gane.

Por otro lado, los bancos no son ONGs, como no lo es ninguna empresa (con ánimo de lucro, claro). Pero pensar más en el cliente y colocar productos con algo menos de margen pero que satisfaga los intereses de sus clientes, hacen que el banco gane dinero a corto a medio y a largo plazo. Sobre todo es que de colocar un producto con algo más de margen a colocar un mal producto sólo por el hecho de que el banco gana más, va un abismo. El corto plazo ha sido el dictador en los intereses de los banqueros privados, directores de sucursales, etc. La orden desde arriba era clara y se centraba en colocar productos que hicieran aumentar los ROAs (rentabilidad de los activos que tienen) de los bancos.

Se ha perdido desde hace tiempo la función básica de la banca y sus bondades. Se han creado monstruos cuyos únicos objetivos era saciar la gula por aumentar la rentabilidad de sus “entrañas”. Locuras y barbaridades se han hecho. Pero creo que algo hemos aprendido todos. Además es justo también decir que muchos clientes han cometido también sus errores. El cliente que pide una hipoteca que probablemente a poco que la analice y analice su economía familiar, verá que no podrá pagar si le llegue una época difícil, o contratar productos que den un 10% de rentabilidad y que pensara que no tenían riesgo, es pecar por lo menos de ingenuo.

De todas formas, también creo que volveremos a caer en errores del pasado dentro de no mucho tiempo. Es como en las bolsas. Crisis y burbujas siempre han existido y existirán. En la banca, lo que ha ocurrido volverá a ocurrir, pero lo que deberíamos intentar en que entre todos, la magnitud de lo que se ha hecho sea la menor posible. Preguntar más cuando nos quieran colocar productos, asesorarnos más, no confiar ni fiarse del banquero de toda la vida ya que éste puede estar jugándose su trabajo y llegará el momento en que a muchos de ellos les de igual los intereses de sus clientes (aunque sean de toda la vida) si lo que se está jugando es su nómina.

En definitiva, nadie ya se sorprende cuando se dice que se han hecho barbaridades en banca. Pero lo importante es que se diga desde dentro. Es como cuando uno está enfermo o tiene un problema serio ya sea psicológico o de cualquier índole (alcohólico, drogadicto, etc). Hasta que no lo reconozca esa persona, poco se puede hacer. Cuando reconozca que tiene un problema y que algo tiene que cambiar es cuando empezará a mejorar o por lo menos a que haya esperanzas de que pueda mejorar. En banca pasa un poco lo mismo. Hasta que desde dentro no se reconozca que se han hecho mal las cosas e incluso que se han cometido faltas graves con los clientes, será cuándo podamos tener esperanzas de que en la banca algo puede cambiar y que se pueda empezar a mejorar lo que se hace y lo que se vende a los clientes.

Dura propuesta de la AEB para el nuevo Convenio Colectivo de Banca

Estamos en un momento muy importante en cuanto a la negociación colectiva entre patronal y sindicatos se refiere. Todos hemos visto ya las dificultades que existen para llegar a acuerdos en el campo de la negociación de convenios colectivos. Hay muchos puntos claves y conflictivos para poder llevar a buen puerto las negociaciones.

En este post quería centrarme un poco en el negocio colectivo de banca.

A día de hoy los trabajadores de la “banca” se rigen por el “XXI Convenio Colectivo de Banca”, el cual tenía una vigencia desde el 1 de enero de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2010. Por tanto los que trabajamos en un banco, llevamos varios meses con un convenio colectivo “caducado”. Aunque siempre se recoge que si no hay un nuevo convenio, los trabajadores se regirán por el último en vigor, creo que ya va siendo hora de firmar el nuevo convenio colectivo.

Las negociaciones, al igual que a nivel general, están siendo muy difíciles y complicadas. La crisis que vivimos es una “excusa” buena para revisar el convenio anterior y actualizarlo más que en otras ocasiones cuando las cosas iban más o menos bien, debido a los nuevos horizontes que se presentan.

Que todos nos debemos abrochar los cinturones es cierto. Que los trabajadores no nos podemos subir a la “parra” también. Que hay que apoyar ciertos recortes y pretensiones también lo es.

Entrando en un tema más filosófico, las injusticias existen desde el momento que nacemos. Nacer en un determinado país, familia, momento histórico, etc, ya nos sitúa en una situación de injusticia si nos comparamos con otras personas, ciclos económicos, etc. Pero una cosa es una cosa y otra es que existan injusticias firmadas en un convenio.

El pasado 8 de junio la AEB presentó una plataforma muy completa sobre lo que quiere para el nuevo convenio colectivo. Destaco los siguientes puntos:

  • Cuatro años de vigencia
  • Incremento 0 los dos primeros años y moderado los dos siguientes, sin referencia al IPC en ningún caso.
  • Simplificar y reducir los niveles de administrativos, incluyendo una categoría de inicio en condiciones ajustadas a las actuales necesidades de competitividad
  • Eliminación de los ascensos por antigüedad, por no considerarla un valor a tener en cuenta.
  • Suprimir la antigüedad (trienios)
  • Congelar a 31-12-10 las pagas de beneficios en función de la situación profesional de cada empleado
  • Supresión del cuarto de paga de productividad del mes de Agosto
  • Supresión de la bolsa de vacaciones.
  • Ampliar el radio de movilidad geográfica hasta 50 Km. con la posibilidad de ayudas temporales a partir de 25 km. No considerar Comisiones de Servicio si no exigen cambio de residencia.
  • No incrementar aportaciones al Fondo de Pensiones como sería necesario para la jubilación a los 63 años que contemplará la nueva ley.
  • Endurecer las sanciones en materia disciplinaria (faltas de puntualidad y quejas de los clientes)

La verdad es que los recortes son espectaculares. Yo podría entender varios de estos recortes, incluso todos siempre y cuando no se reparta ni un euro en bonus a ningún directivo de un banco si ese banco está en una situación complicada para su supervivencia o está en pérdidas. Pero dejaría fuera la gran mayoría de estos puntos en bancos que ganen dinero. Congelar el salario a un trabajador lo puedo llegar a entender. Pero congelarlo y que ese mismo año varios directivos se repartan los beneficios del banco. No lo entiendo “muy bien”.

Yo trabajo en un banco. Y quiero que todo el mundo tenga un bonus según sus responsabilidades y según sus resultados.

También creo que hay que apoyar al empresario y rebajar ciertos “privilegios de los trabajadores” que hacen muy difícil en muchas ocasiones la contratación de personal y que además en ciertos momentos pueden poner en peligro la viabilidad del negocio de dicha empresa.

Pero cuando se distribuyen de manera totalmente injustificada ciertos bonus dentro de un banco o una empresa y cuando encima dicho banco o compañía podrá excusarse en el nuevo convenio para no subir los sueldos de sus empleados mientras reparte bonus a sus directivos creo que nos pone en una situación de sumisión de difícil escapatoria.

Pero bueno, esto es como he comentado antes. Si nos comparamos con otros países o con otras épocas como momentos históricos con dictaduras o con guerras, a lo mejor nos consolamos.

De todas formas, algo hay que hacer para avanzar entre todos. El momento que vivimos sin duda no es fácil para nadie pero tampoco podemos ni resignarnos ni consolarnos con que podríamos estar peor. Tenemos que trabajar todos para avanzar, denunciar injusticias, buscar fórmulas para crear empleo de calidad e intentar por parte de las empresas ayudar a sus trabajadores a compatibilizar trabajo y familia, que tan importante es para una familia que sus padres trabajen como que disfruten de la vida juntos.

Modelo Sueco vs Modelo Canadiense en la banca

modelo sueco vs modelo canadiense

Interesante el post de hoy de McCoy sobre por dónde pasa el futuro de la banca.

McCoy a su vez nos hace referencia a un post de Paul Krugman en el que habla sobre la necesidad de “imitar” el modelo canadiense.

Mucho se habló hace menos de un año de la necesidad de adoptar medidas similares a las tomadas en Suecia en la crisis de principios de los 90.

El llamado modelo sueco o las fases que se establecieron para salir de la crisis financiera sueca fueron:

  1. Garantizar deuda bancaria y depósitos.
  2. Obligación de auditorías severas en los bancos y cuantificación de sus pérdidas.
  3. Distinguir entidades solventes e insolventes.
  4. Nacionalización entidades insolventes.
  5. Creación “bancos malos” (2: Securum y Retriva).
  6. Privatización de los bancos nacionalizados.

Ahora Krugnam propone el modelo canadiense, que no es más que hacer lo que uno sabe hacer, es decir, el clásico “zapatero a tus zapatos”. Cita tres elementos diferenciales:

  1. Limitación del riesgo a asumir por las entidades financieras, a través del establecimiento de un techo a su capacidad de apalancamiento
  2. Contención de los procesos de titulización
  3. Protección de la clientela hasta el punto de restringir notablemente la actividad hipotecaria sin las suficientes garantías de pago o subprime

Lo que se busca por tanto es devolver a la banca a su consideración de mero intermediario entre el ahorro y la inversión en sus distintas vertientes desde la más general de depósitos y crédito hasta la más sofisticada de colocación y suscripción o comisionista de una venta.

Que será muy difícil de conseguir, esto es seguro. Pero que esto de volver a los orígenes de la banca puede ser  la fórmula “mágica”, también lo parece. De todas formas más que mágica es una fórmula de sentido común y de contener los riesgos, tanto de los bancos como de los clientes (reducir todo lo que se pueda el riesgo sistémico en la economía).

El mensaje es claro: “Bancos, hacer lo que tenéis que hacer y lo que sabéis hacer”.

Situación de la banca en España y el riesgo “promotor”

Manuel, un lector habitual del blog, me hizo el otro día una pregunta acerca de cómo veía yo a la banca en España y qué medidas pensaba que se podían ver en el país para ir solucionando el riesgo “promotor” que tenían las entidades financieras en el país. Como me iba a extender, he pensado que mejor que le contestaba y hablaba un poco del tema y de cómo lo veía yo con este post.

riesgo-promotor

En España estamos viendo medidas “parecidas” a las de EEUU y a las descritas en el último plan presentado por el Gobierno de Obama. Lo único que creo que falta algo más de decisión, concreción y en ocasiones más mano de hierro, para entrar más de lleno en el centro del problema que tenemos.

El Gobierno está avalando emisiones de entidades bancarias privadas para que puedan ser colocadas en el mercado, lo cual ayuda a hacer fluir algo el crédito. Por este lado, de alguna manera podemos decir que el sector público está ayudando y avalando al sector privado como proponen en EEUU.

Otra medida buena pero no clave es la creación del Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF). Digo que no es una medida clave, porque aunque ayuda a las entidades financieras y ayuda a reabrir algo el mercado de crédito, las ayuda comprando activos de máxima calidad, los cuales no son el centro del problema financiero que tiene España.

El aumento de la morosidad es otro de los problemas clave que tenemos. Por este lado las entidades se están viendo fuertemente perjudicadas y además, la creciente morosidad, está hipotecando los futuros meses e incluso años, de muchas de estas entidades. Aquí, la lucha creo que es particular. Sí que el Gobierno parece que ha empezado a intentar ayudar a las entidades en este apartado. Pero es que esa ayuda, es más una obligación que una medida de apoyo, ya que muchas de las administraciones son las que no están pagando a las pymes y autónomos, lo que está haciendo que la vida y la supervivencia económica de éstos sea una misión imposible. A través del ICO parece que van a ayudar a ayuntamientos y administraciones a saldar deudas que llevan ya activas muchos meses.

Sobre la creación de un “Banco Malo” en España, podemos decir que de alguna manera ya lo tenemos y es el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que como lo definió de una manera algo “vulgar” pero muy “gráfica” el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, en su comparecencia el pasado 17 de marzo en el Congreso, “es un cementerio donde se entierran las entidades muertas”. Aquí de verdad que creo que debemos ser claros, directos y tener una mano de hierro. En el sector bancario español hay varias entidades malas y muchas buenas. Necesita, como la gran mayoría de sectores, una reestructuración. Esta reestructuración pasa inevitablemente por reducir el nº de entidades, ya sea vía adquisición de unas sobre otras, de fusiones o de “muerte” de alguna de ellas. Para esto tenemos al FGD. Las entidades malas, deben “morir” y de esta manera todos saldremos beneficiados. No deben ser compradas por nadie ni intervenidas para “salvarlas”, deben como mucho ser intervenidas para liquidarlas y debemos ser muy “claros” o desde el Gobierno deben ser claros y dar mensajes coherentes en lo que se refiere a estas intervenciones. Las entidades malas, y heridas de muerte no pueden salvarse por una razón de “naturaleza”. Por lo tanto, las podremos ayudar e intentar darles algo de tiempo para que esta “liquidación” no sea traumática en cuanto a puestos de trabajo, etc, pero deben desaparecer. Como acabo de comentar, los puestos de trabajo en su mayoría se podrán salvar si se hacen las cosas bien, pero insisto en que las entidades malas deben caer por sí mismas o ser intervenidas por el Banco de España y ayudadas por el Gobierno para “salvar” lo que tengan bien (activos de calidad por ejemplo) y para salvar algo muy importante para el país como son los puestos de trabajo. De esta manera, lo que se pueda salvar podrá ser adquirido por una entidad “buena” y de esta manera podremos empezar a “limpiar” de verdad el sistema financiero y no alargar más una agonía que muy poco nos ayuda y que más bien perjudica todavía más al sistema financiero y al país en general.

Sobre los activos tóxicos parecía que en España no los teníamos en forma de “hipotecas subprime” tal y como las conocíamos en EEUU, pero evidentemente sí que España hoy ya tiene activos tóxicos y muchos.

Creo que podemos encuadrar dentro de activos tóxicos en España, todos los créditos a promotores sobre activos que hoy no valen ni de cerca lo que se dio de crédito para ellos, hipotecas concedidas a personas que antes tenían empleo (poco estable) y que hoy no lo tienen y que su futuro es más que incierto, y los créditos a personas en paro cuyas familias enteras también lo están y por lo tanto no pueden ser ayudadas como antes en las que un integrante podía ayudar al otro pero que hoy no pueden ni llegar a fin de mes, ni a mediados de mes ellos por sí mismos. Por lo tanto, sí que creo que tenemos bastantes “activos tóxicos” (“porquería” como diría alguno) aunque en distintas formas.

Hoy parece que uno de los problemas que más preocupa en España es el crédito al promotor. Estamos empezando a ver medidas particulares como la del banco Santander por la que financiará un piso al 100% si el promotor rebaja el precio un 20% respecto a la valoración realizada cuando el Santander les concedió el crédito. Buscan por tanto una fórmula con la que dar salida al abundante stock inmobiliario (más de un millón de viviendas), generar negocio, devolver los créditos a la entidad y, por tanto, ir solucionando uno de los principales problemas de las entidades financieras, la morosidad en el crédito al promotor. Creo que este tipo medidas particulares, desde el lado privado, es lo que deben hacer primero las entidades, es decir, que cada entidad debe buscar solucionar sus problemas y luego si la situación es límite buscar ayudas públicas y no al revés. Los problemas privados, deben solucionarse en el ámbito privado salvo excepciones más que justificadas. Por tanto cuál es el camino que creo que están buscando las entidades financieras para reducir el crédito y la morosidad en el crédito al promotor??? Buscan sustituir el riesgo promotor por el riesgo del cliente final. Por qué?? Porque saben que el riesgo promotor es mucho más peligroso que el riesgo de una persona con una hipoteca, ya que parece que una de las últimas cosas que deja de pagar una persona, es la hipoteca de su casa. Por lo tanto parece cierto que la deuda contraída con una empresa o con un promotor es mucho más fácil de quedarse sin pagar que la hipoteca de las casas de la gente de “a pie”.

Al final, por tanto, no creo que veamos medidas tan claras en este sentido como las vistas en EEUU (con la unión del sector privado y público) y en principio creo que podrían no ser necesarias ya que la situación en España es algo diferente. Pienso que en este apartado (el crédito al promotor) el sector privado en España, es decir, las propias entidades financieras pueden salir y solucionar el problema que tienen por sí mismas aunque les suponga algo de “sufrimiento”. Además creo que es mejor así. De todas formas, cuando la situación sea insostenible, como creo que podría ser el caso de CCM, el sector público (Banco de España y Gobierno) con el FGD como instrumento, deberá intervenir y finalmente junto con el sector privado, es decir que ambos sectores deberán caminar de la mano (como lo propuesto en EEUU), liquidar las entidades que deben “morir” y dar salida a las activos y a los trabajadores de dichas entidades.

Por qué los bancos no “prestan” dinero???

Tomo “prestada” una reflexión de Javier Vega (profesor del área de Finanzas del Instituto de Empresa) muy sencilla y que creo que da algo de luz a por qué los bancos no prestan dinero…

Supongamos un banco virtual que tiene 100 de creditos en el activo; 92 de depósitos en el pasivo y 8 de capital que es a lo que le obliga el BIS. Para que pueda prestar 10 más necesita que el capital suba 0,8, sino el Banco de España le llamara la atención por dotaciones escasa de capital.

Ahora bien, si de los 100 que tiene prestados, dos, solo dos, no le pagan, el capital baja a seis. Pero, si con 8 de capital puede tener depósitos por 92, con seis puede tener sólo 69. Conclusión no sólo no puede dar créditos nuevos sino que no puede renovar los antiguos.

No es exactamente así, porque el 8 por ciento no computa igual para todos los créditos y el core capital no es lo único que computa como recursos propios, pero el fondo de la cuestión se mantiene, cada vez que un banco tiene un impagado su capacidad de dar créditos disminuye.

A lo mejor se entienden ahora mejor,

La ampliación del Santander.

La restricción del credito,

Mi opinión sobre el tema:

En definitiva, creo que la “morosidad” hoy es el principal enemigo que tiene la banca. Lo malo es que la tendencia de la morosidad es creciente.

Un 2% de morosidad hace un daño terrible. Si el 2% de tus clientes no te pagan, además de perder la rentabilidad que te hubieran dado esos clientes, pierdes la rentabilidad de otros muchos clientes. Esto ocurre porque ese 2% no te pagará todo el principal de la deuda que les quede por pagar, lo que supondrá por lo tanto la rentabilidad de bastantes más “clientes”.

Por explicarme mejor, si el banco tiene un préstamo de 100 con un cliente y gana 10 con ese préstamo, si ese cliente va a la quiebra y no paga, aunque haya podido pagar ya algo de principal, pongamos que un 30%, el préstamo a pagar quedaría en 70 el cual quedará “impagado”, lo que supondrá que el banco deja de ganar la rentabilidad de otros 7 clientes que tuvieran préstamos de 100 en el que el banco ganara 10. De todas formas, este escenario suele ser peor en la realidad ya que un banco no suele ganar un 10% de cada préstamo que da. Con ganar un 4% sobre su coste de financiación ya está bastante bien. Recordemos los bajos margenes que ganan los bancos en los préstamos hipotecarios respecto a la financiación que les cuestan esos préstamos. Volviendo al ejemplo anterior, con un 4% de ganancia y si la amortización del préstamo es de un 20%, quedando por lo tanto por pagar 80, la rentabilidad que pierde el banco sería la de 20 clientes. 

Esta es una explicación “muy simple” del problema pero creo que nos muestra de manera general el daño que hace la morosidad en los bancos y en cualquier empresa. Ni que decir tiene si el prestamo es de un cliente como por ejemplo Martinsa, cuyo “quiebra” podría llegar a suponer la rentabilidad de miles de clientes de un banco.

Teneis otra visión sobre la situación del sector bancario? Estáis de acuerdo con este post?

 

——————————————————————————————————

patrocinador blog: