EURONEXT a la caza de pymes españolas para su mercado alternativo

Según comenta en una noticia del diario Cinco Días, más de 10 empresas españolas se preparan para debutar en Euronext.

Ojo que podría darse el caso de ver más incorporaciones al EURONEXT de empresas españolas (pymes) que las que se produzcan en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) durante el próximo año. Sobre todo si nos fijamos en el segmento de Empresas de Expansión en el que en lo que llevamos de año sólo se han incorporado tres compañías. Euronext es es el primer mercado integrado europeo de negociación de valores. Desde Euronext se opera en cuatro mercados de valores y derivados regulados nacionales: Holanda (Amsterdam), Bélgica (Bruselas), Portugal (Lisboa) y Francia (París). También se opera en un mercado de valores regulado en Irlanda (Dublín) y el mercado de valores regulado con sede en el Reino Unido, Euronext London.

Algunos podrán pensar que las empresas podrán elegir el Euronext, o más concretamente el Euronext Growth, porque hay más ‘seguridad’ y más regulación. Pues si se producen más incorporaciones en el Euronext (con el foco en las pymes) parece que podrá ser porque este mercado es más flexible, tiene menos costes y menos regulación o menos requisitos que salvar, lo que por un lado ha generado que estén cotizando muchas más compañías y además han conseguido que existan una gran variedad de fondos e inversores que invierten en las compañías cotizadas en él.

La situación, para los que creemos en los mercados alternativos bursátiles y nos gustaría ver un mercado alternativo en España mucho más grande de lo que hoy es, merece una reflexión. También es verdad que la balanza y el equilibrio perfecto es difícil de encontrar. Por otro lado, cuando en el MAB hay una empresa que lo hace mal, demonizamos a todo el mercado en términos generales. Está la típica frase de “otra del MAB con problemas”. O, “es que en el MAB venden humo”. Pero no nos fijamos que en otros mercado el % incluso de quiebras o empresas con problemas financieros es igual o superior al que hoy tiene el MAB. Como ejemplo tenemos el mercado alternativo de referencia en Europa, como es el AIM de Londres. Desde 2017 no deja de caer el número de compañías cotizadas y muchas de ellas han dejado el mercado por quiebras, problemas financieros o incluso fraudes. El año 2007 terminó con casi 1.700 compañías el AIM y este mes de agosto de 2018 lo terminó con 942 cotizadas.

Como digo, el MAB hoy merece una reflexión importante por todos los integrantes del mercado y más apoyo externo por difícil que en ocasiones resulte este apoyo. Apoyar a las empresas tecnológicas en este país, apoyar la investigación y desarrollo, apoyar el talento, apoyar el empleo de calidad en los jóvenes y no tan jóvenes, apoyar al empresario, apoyar a la pyme, apoyar la financiación alternativa a la bancaria, etc, pasa en una proporción que creo que debería ser mayor a la hoy tiene, por el MAB. Los inversores deben por otro lado ser muy consciente de la naturaleza de la inversión en microcaps como son las cotizadas en el MAB. Pero en un porcentaje que cada uno estime oportuno y dependiendo de las situaciones personales y financieras de cada inversor, creo que la inversión en microcaps debería aumentar en España porque al final el balance es positivo o muy positivo como demuestra la historia de grandes fondos de inversión que invierten en este tipo de compañías a largo plazo. Ya sea de manera individual o vía fondos de inversión con una gestión profesionalizada, la inversión en microcaps ayudará entre otras cosas a aumentar el tejido empresarial español, modernizarlo y fortalecerlo al poder crecer estas compañías con menos deuda financiera y más fondos propios procedentes de diferentes vías de financiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *