El 90% de ALTIA en dos manos

Así es. El 90% del número de acciones de ALTIA, bueno el 91%, está en poder de dos personas: Tino Fernández (presidente) y Ram Bhavnani (inversor).

La compañía ha comunicado las participaciones significativas a 31 de diciembre de 2017 y son las siguientes:

  • Boxleo TIC, S.L.U (Tino Fernández): 80,9384%
  • Vehículos inversores controlados Ramchad Bhavnani: 10,18%

Esta situación, la de que exista muy poco free-float (capital social libre), a muchos inversores no les gusta. Prefieren que exista más ‘liquidez’ disponible en el mercado para poder tener más acciones ‘libres’, que exista más negociación diaria y que se puedan por tanto realizar más operaciones en el mercado de valores en el que se encuentren cotizando dichas acciones. Es una razón que tiene su peso y es normal que lo tenga para quien vea en la liquidez de las empresas en Bolsa un tema muy importante a la hora de tomar decisiones de inversión.

También hay inversores que piensan que la situación descrita hace que el precio lo puedan mover para donde quieran los accionistas de referencia.

Para muchos inversores lo que prima a la hora de invertir en Bolsa es la liquidez por el tema de la teoría eficiente en los mercados de valores y por la seguridad que teóricamente da estar en empresas con volúmenes de contratación diarios elevados ya que cuando quieran vender sus acciones lo podrán hacer sin problema y sin quedarse pillados. Cuanta más liquidez, más seguridad y más ‘justo’ es el precio. De nuevo pueden tener razón pero yo lo que quiero es ver precios ‘injustos’ en el mercado para poder beneficiarme de ellos tanto si quiero comprar ‘barato’ como si quiero vender ‘caro’. Para conseguir esto, sobre todo a la hora de comprar, tienes que irte muchas veces a empresas sin mucha liquidez y que apenas siguen los inversores o analistas.

Por otro lado, estar alineado y formar parte de una compañía cuyo presidente tiene el 80% de la compañía, donde confío en su gestión junto a su equipo directivo, donde hay un inversor que va aumentando su posición desde el 0% hasta el 10% en tres años, me da más seguridad que la que tendría en una situación contraria como por ejemplo en una empresa con un presidente con un 5% del capital, con pocos inversores de referencia sin apenas una participación relevante y que tenga el 90% ‘libre’ (free float) en el mercado de valores.

Para mí la liquidez tiene su importancia pero sinceramente no le doy mucha. Si se la diera evidentemente no hubiera invertido a nivel particular y ahora a través de UDEKTA CAPITAL en empresas en las que muchos días sus acciones no cruzan operaciones. Que prefiero que el volumen de contratación sea más elevado en las empresas MAB que tiene en cartera UDEKTA CAPITAL, también es verdad. Pero sinceramente no me importa que por ejemplo en un mes no cruce operaciones una compañía o que en un año el volumen sea ridículo.

Yo invierto en principio a largo plazo y me fijo en las empresas, analizo su plan de negocio, sus resultados, sus previsiones y estimo una valoración para estar por lo menos dos o tres años en una compañía. Luego puedo estar cinco años o más o por el contrario puedo vender antes de un año porque por un lado la cotización se haya disparado y ya piense que la valoración en el mercado no es atractiva (lo que se traduciría en unas plusvalías conseguidas en un tiempo muy inferior al previsto) o vendería porque no haya cumplido sus previsiones, piense que la trayectoria se ha ‘torcido’ o deje de confiar en su equipo directivo.

Volviendo a la liquidez, en ocasiones la falta de liquidez se produce por la falta de oferta de acciones en el mercado. Hay veces que hay compradores en los mercados pero no hay acciones a la venta. Si eres accionista de esta compañía estás en principio de enhorabuena ya que la gente que quiera comprar acciones tendrá que subir el precio para encontrar a un vendedor. La casuística puede ser elevadísima ya que cada inversor puede tener una situación especial y distinta a la de otro. Pero en principio, la falta de oferta (la falta de acciones a la venta) hace que el volumen de contratación y la liquidez sea reducida pero no es alarmente ni mucho menos. El caso contrario, la falta de demanda, es decir, la falta de compradores sí que puede ser problemática y dramática ya que cuando quieras vender a lo mejor no tienes a nadie que quiera comprar esas acciones. Pero si tienes un buen activo y lo quieres vender a un precio razonable, lo podrás hacer aunque sea con unas pequeñas variaciones sobre el precio de cotización del momento. Aquí lo importante es que lo hayas comprado hace un determinado tiempo a un precio bastante inferior para poder vender por debajo de “mercado” y aún así obtener unas buenas plusvalías.

Por lo tanto, la liquidez de verdad que no me preocupa. Al final lo que pienso es que si tengo algo bueno lo voy a poder vender casi siempre. También sé que si tengo acciones de una compañía que no consigue mejorar sus resultados o que está pasando por dificultades, podré perderlo todo. Es decir, creo que la clave es tener comprados buenos activos a buenos precios para que cuando toque vender lo puedas hacer sin problema y además ganando dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *