Felix Tena, fundador de IMAGINARIUM, dimite como presidente de la compañía

En el año 1992, Félix Tena Comadrán fundó, junto con una serie de accionistas minoritarios, la Sociedad con la denominación de Step Two, S.A. A pesar de que la Sociedad y el Grupo siempre han operado bajo el nombre comercial de IMAGINARIUM, no fue hasta el 10 de julio de 2007 que la junta general de accionistas de la Sociedad acordó el cambio de denominación por la actual de IMAGINARIUM, S.A.

IMAGINARIUM es una compañía retail (venta minorista) multicanal de valor añadido con diseño y marca propia, especializada en la venta de juguetes y productos para la infancia, con un modelo de negocio verticalmente integrado.

Tras muchos años siendo uno de los referentes de su sector en España, inició su expansión internacional. La crisis financiera y los fallos en la búsqueda de crecimiento internacional ha llevado a la compañía a estar muy cerca de la liquidación.

Se incorporó en el MAB el 1 de diciembre de 2009 a un precio de 4,31 euros y una capitalización de 75 millones de euros. Además, durante el periodo de incorporación al MAB captó 12,3 millones de euros.

Ahora parece que entran nuevos inversores, se ha conseguido captar capital para fortalecer el balance y los fondos propios de la compañía pero han dejado por el camino la dimisión de su fundador, Félix Tena.

Una compañía que ha llegado a factura 100 millones de euros parece que es una compañía a tener en cuenta. Me da la sensación que a IMAGINARIUM y en concreto a su fundador, Felix Tena, le ha ocurrido lo mismo que a ZINKIA y el fundador de la creadora de Pocoyo, José María Castillejo. Ambos consiguieron crear compañías de éxito que casi las liquidan por una mala gestión y por un incremento desmesurado de la deuda financiera. Crear una compañía de éxito es extremadamente difícil a pesar de contar con financiación. Pero liquidar y tirar a la basura el trabajo de muchos años se puede hacer muy rápido.

ZINKIA cambió de presidente y de Consejo de Administración en 2016. Ahora en IMAGINARIUM ocurre lo mismo. Entran nuevos inversores, reflotan la compañía pero cambian a su presidente y al Consejo de Administración. Esperemos ver cómo evoluciona la compañía durante los próximos. La verdad es que la historia de IMAGINARIUM es una historia que en cierto modo me atrae porque tiene muchos ‘ingredientes’ a analizar. Tiene muchos años de historia, consigue ser un referente en España, crece a nivel internacional, aguanta muchos con un crecimiento elevado pero una gran crisis financiera, junto con un cambio de modelo de compra-venta de los consumidores mucho más centrado en el mundo digital y su débil adaptación a esta situación casi se lleva por delante a la compañía. Ahora toca ver la entrada de nuevos inversores, un cambio de directivos y ver si se consigue el “turnaround” (dar la vuelta a la situación crítica).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *