Socimis… ¿burbuja o inversión perfecta? por @dlacalle

socimis-inmobiliario-bolsa

Muy interesante el artículo de Daniel Lacalle en El Confidencial.

No habla de ninguna Socimi en concreto ni de si son malas o buenas inversiones. Habla de conceptos muy de sentido común que conviene recordar sobre todo cuando se habla de inversiones en mercados financieros.

Una Socimi, para quien no conozca qué es, es una Sociedad Cotizada Anónima de Inversión en el Mercado Inmobiliario.

Ahora, voy a destacar varias frases que creo que dan en el quid de la cuestión:

  • Una inversión en una Socimi no es una inversión de bajo riesgo ni garantizada.

  • Las Socimi como concepto no son una burbuja, son vehículos perfectamente conocidos y existentes en muchos países con un historial de décadas de éxito.

  • Una Socimi no es ni burbuja ni inversión perfecta. Que luego nos quejamos, culpamos a los demás de nuestras inversiones de riesgo y decimos que es un problema de regulación. Si algo da un 7% de rentabilidad cuando los activos de bajo riesgo dan el 1%, es por algo.

  • La promesa de un dividendo del 7-9% puede ser inalcanzable si no se conoce bien el portafolio de activos actuales y futuros en los que se va a invertir.

En definitiva, invertir en un Socimi puede ser una inversión muy buena, buena, normal, mala o muy mala. La clave es saber en qué Socimi estamos invirtiendo. Este concepto se puede trasladar a cualquier mercado y en concreto al MAB.

El MAB, y las empresas que cotizan en su segmento de empresas en expansión, no es un mercado burbuja ni las empresas cotizan a precios de burbuja ni por el contrario son inversiones espectaculares ni mucho menos inversiones perfectas. El MAB como concepto creo que es un mercado muy válido, bueno además de necesario para un país como España con la dependencia tan fuerte que existe a la financiación bancaria. Otra cosa son los errores que puede tener este mercado o que en un momento dado haya empresas que coticen a precios de burbuja. Ahí ya debería entrar el inversor a analizar bien dónde invierte. Invertir en el MAB es invertir en empresas que suponen muchísimo riesgo para nuestra cartera. Para compensar este riesgo, la rentabilidad que pueden ofrecer es muy elevada. Pero una cosa es ofrecer y otra asegurar. La relación es sencilla y clara. Mucho riesgo, mucha rentabilidad. Pero el resultado se verá con el tiempo. Todos queremos la parte de ganar mucho. “Sí, asumo el riesgo, pero para ganar mucho. Perder mucho no quiero”. Ya, pero esto tiene dos lados, el de ganar y el de perder.

En definitiva, que siempre que invertimos en cualquier mercado, el activo que compremos suele ser único y con sus características particulares. Es decir, ni las Socimis son inversiones perfectas por definición, ni malas como concepto. Las empresas del MAB no son ni buenas ni malas, ni grandes inversiones o inversiones penosas. Cada empresa, Socimi o activo ofrecerá sus características particulares y el inversor deberá saber por lo menos dónde está. Si salen las cosas mal, la excusa de poner a la regulación como solución no suele ser buena acompañante. Evidentemente las regulaciones no deben ser estáticas y deben mejorar. Pero perder dinero es una parte de cualquier inversión. Ganar también lo es. Analizar el activo en el que estamos es fundamental y pensar que las empresas no son ni ONG ni ofrecen rentabilidades “gratis” es algo que creo que es de sentido común tenerlo en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *