Y el niño mimado en la Bolsa en 2015 será… el dividendo

dividendos-pago

El dividendo se fortalece y se toma como bandera para la protección del accionista además de mostrarlo como un atractivo para captar nuevos inversores.

Esta es la sensación que van dejando la mayor parte de las compañías que cotizan en bolsa, principalmente las empresas del IBEX 35.

Pero el dividendo vuelve en su esencia más pura. Y es el pago de dividendo en efectivo. En los últimos años las empresas han tenido muchas dificultades para pagar los dividendos que venían haciendo hasta el año 2007-2008. Con la crisis, la caída de las ventas, el descenso importante de los beneficios y el aumento de requisitos de capital para por ejemplo los bancos, ha provocado que las empresas hayan tenido que reducir e incluso suspender el pago de dividendos. Cuando las cosas han mejorado algo para la empresas de manera más o menos generalizada, el pago de los dividendos vino a través de fórmulas mixtas (efectivo y acciones). Ahora estamos viendo cómo las empresas quieren volver a pagar el dividendo en efectivo, si se puede en su totalidad, y darle la importancia que históricamente ha tenido para los inversores clásicos e históricos en la bolsa. Sin entrar en la discusión de si pagar dividendos es bueno, malo o medio pensionista, da la sensación que quiere potenciarse el pago de dividendo como remuneración al accionista además de dar una imagen de fortaleza financiera y de estar cuidando al accionista con la remuneración al accionista por esta vía. Decir si es bueno o no el pago de dividendo depende de muchos factores pero sobre todo de la situación de la empresa en particular.

Como he comentado antes, cuando vienen mal dadas y llegan crisis económicas, la reducción del dividendo o la supresión del mismo es una de las consecuencias más visibles en las empresas. No se pagan dividendos o se destinan menos recursos económicos a ello y se intenta capear el temporal de la mejora manera posible. Pero no siempre se reducen los dividendos como consecuencia de factores negativos. A veces se reducen éstos para dedicar más recursos a la inversión. Se observan grandes oportunidades y se busca invertir recursos para crecer como empresa y remunerar al accionista pero vía cotización ya que se entiende que las inversiones a realizar vendrán aparejadas de incremento de valor para la compañía.

Ahora, con esta defensa casi como un tema “personal” de las empresas en bolsa y con la intención de mostrarse fuertes financieramente hablando al comunicar la vuelta del dividendo pagado con efectivo y creciente, hay un tema que subyace y son las pocas ganas que existe ahora por invertir y por aventurarse en objetivos que supongan una elevada utilización de recursos económicos. Es cierto que la deuda financiera está a unos niveles que permite a la empresas, grandes empresas concretamente, a financiarse a un coste bajo pero creo sinceramente que lo hay es una especie de desahogo por superar lo vivido y unas ganas de estar tranquilamente un par de años afianzando las empresas y mantener una estabilidad que por otro lado no viene tampoco mal. Así que la decisión de qué hacer con los beneficios de las empresas y con el importe destinado al pago de dividendos las empresas se la dejan a los inversores. La empresa te da un dinero y tú decide qué hacer con él. Esto tiene algo de trasfondo importante.

El caso es que veremos cómo las empresas mimarán la política de dividendos volviendo a pagarlos en efectivo y anunciando el incremento de los mismos durante por lo menos un par de años.

Con esto de fondo, los datos a día de hoy ya reflejan las ganas de las compañías por pagar dividendos. Las empresas españolas el año pasado ya incrementaron de manera muy notable el reparto de dividendos. A lo largo de 2014 destinaron a la retribución a sus accionistas unos 43.500 millones de euros, un 89% más que en el mismo periodo del 2013. Si se excluye el histórico pago del dividendo extraordinario de Endesa, el aumento fue del 26%, aunque sigue siendo un récord histórico.

Ahora se prevé que al menos 23 de las 35 compañías del Ibex distribuirán en 2015 más dinero entre sus accionistas de lo que han pagado en 2014.

Telefónica

El dividendo de 2016 se pagará todo en efectivo y pagará una retribución de 0,75 euros por acción en 2015 y 2016.

“Estamos comprometidos con una retribución al accionista para el futuro que es buenísima”, dijo Alierta este 24 de febrero, quién aseguró que Telefónica ofrece una de las mayores rentabilidades por dividendo del sector.

Abertis

Abertis se ha comprometido a incrementar su dividendo un 5% cada año hasta 2017.

IAG

IAG aseguró que pagará su primer dividendo el próximo año. El importe podría rondar los 0,06329 euros, según el consenso de bancos de inversión que recoge Bloomberg.

OHL

Villar Mir quiere mantener el dividendo pese a la caída de beneficio de OHL. El grupo siempre paga el 25% del beneficio neto recurrente.

Mediaset

Mediaset vuelve al dividendo tras dos años de sequía. El grupo de comunicación tiene pensado el pago de un dividendo bruto ordinario de 0,1 euros por acción con cargo a los resultados de 2014 y uno extraordinario en efectivo por un importe total de 10,6 millones de euros.

Banco Popular

El consejero delegado de Banco Popular, Francisco Gómez, explicó recientemente que “nuestra intención es avanzar gradualmente hacia una política de mayor reparto del dividendo en efectivo, por lo que vamos a proponer que el primer pago de 2015 sea de dos céntimos de euro, pagadero en julio, lo que supone un importante avance en la política de dividendos para nuestros accionistas”.

CaixaBank

CaixaBank ha acordado proponer a la junta general de accionistas que el último pago a los accionistas correspondiente al ejercicio de 2014 sea en efectivo. El objetivo de la entidad es recuperar de manera progresiva el pago de dividendo en efectivo. CaixaBank espera seguir combinando remuneración en acciones y en efectivo durante este año para acabar pagando todo en efectivo en 2016.

BBVA

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, anunció la vuelta al dividendo íntegro en efectivo, aunque en 2017.

Santander

Santander ha anunciado ya que tiene previsto “reorientar la política de dividendos” hacia el pago en efectivo, con efecto a partir del primer dividendo con cargo a 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *