Inkemia suma una patente más en EEUU

josep-castells-presidente-inkemia

El pasado 17 de enero conocimos que Inkemia había conseguido que le dieran una nueva patente, en esta ocasión en EEUU. Hace poco comenté otra patente conseguida en Japón. Y parece que están bastantes por llegar.

Todos sabemos que una patente no te asegura “nada” a futuro si por lo que sea ese “producto” no triunfa o no se puede comercializar. Pero si por lo que sea se consigue un producto exitoso, el valor de una patente puede llegar a ser elevadísimo. De ahí la importancia de empresas como Inkemia en conseguir patentes. Cuantas más mejor.

Inkemia IUCT Group es una compañía que engloba varias empresas y que llevan varios años “creando y explotando el conocimiento”. Más técnicamente Inkemia se define como un grupo empresarial de alta tecnología cuya actividad se centra en la generación y explotación del conocimiento, basado en la investigación e innovación para la obtención de nuevos productos, procesos, servicios y tecnologías para las industrias química, farmacéutica y biotecnología.

Sobre la última patente conseguida, la oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos ha comunicado a InKemia la concesión de la patente “N-(1-Fenil-2-oxo-3-piperidil) sulfonamidas para la identificación de actividad biológica y farmacológica”. Es una patente válida hasta 2030, protege un grupo de compuestos desarrollados por InKemia IUCT y que se agrupan en una biblioteca de pequeñas moléculas con potencial actividad farmacológica, en enfermedades relacionadas con procesos inflamatorios de los que destacan: asma, rinitis, pancreatitis, sepsis, artritis, artritis reumatoide, edema cerebral, edema angioneurótico, dolor inespecífico, inflamación y dolor asociado a tumores sólidos, entre otros. Con esta patente concedida en Estados Unidos a la división del conocimiento del grupo InKemia “IUCT s.a.”, ya son 62 patentes concedidas en firme.

Sinceramente, poco puedo valorar a nivel técnico sobre el significado de esta patente o sobre qué podemos esperar de ella. Más bien no puedo explicar nada sobre la patente desde un punto de vista científico. Lo que no cabe duda, es que obtener patentes para Inkemia es muy importante. Además es que el valor de alguna de ellas puede ser, como he comentado, muy elevado. El problema es que entiendo que todavía queda tiempo para saber si se tendrá éxito con alguna patente y si se podrá comercializar algún producto ligado a alguna de las patentes que tenga Inkemia.

En definitiva, el camino que va recorriendo Inkemia parece que es muy positivo y aunque queden algunos años para saber o conocer algún éxito de especial relevancia conseguido por la compañía, todos estos “pequeños” éxitos en lo que se refiere a concesión de patentes probablemente ayudarán a conseguir que algún producto o fármaco creado por Inkemia llegue al mercado y supongan beneficios importantes para la salud de las personas y beneficios económicos para la compañía.

Mi problema a nivel de invertir en este tipo de compañías, está en cómo valorar estas patentes y en definitiva en cómo valorar a la empresa en su conjunto. ¿Cuánto vale Inkemia? Si ya es difícil dar una respuesta en otra empresa menos compleja que una compañía biotecnológica, en Inkemia creo que es todavía más complicado.

El mercado de todas formas va premiando a Inkemia. Empezó a cotizar en el MAB el 21 de diciembre de 2012 sin captar capital a un precio de colocación de 0,80 euros por acción y una capitalización inicial de 16,7 millones de euros. Debutó por tanto en la modalidad de “listing”. Después de su debut en bolsa, sí que ha realizado una ampliación de capital la cual se ejecutó el pasado mes de agosto, captando 2,49 millones de euros. Como he comentado, el mercado está premiando a la compañía tras las noticias y resultados que va presentado. Este jueves 23 de enero la cotización ha cerrado a 1,30 euros, es decir, que en poco más de un año, la acción ha subido 62,5%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *