‘Los retos de la financiación empresarial’ por Jesús Sainz

cuentas-anuales-graficos-calculadora

Interesante el artículo ‘Los retos de la financiación empresarial’ de Jesús Sainz, secretario general del Círculo de Empresarios, en el que aboga por un desarrollo del mercado de capitales, por un mayor peso de la financiación no bancaria y por establecer incentivos fiscales a los inversores que financien empresas.

Del artículo destaco los siguientes puntos:

  • Ve necesario que las autoridades económicas españolas y europeas busquen avanzar en un mayor desarrollo de los mercados de capitales mediante incentivos y una correcta regulación. En este punto, añado yo que en términos de regulación lo que creo que se necesita es flexibilidad y no una excesiva regulación. Por lo tanto el concepto de “correcta regulación” creo que es un buen concepto.
  • Las empresas españolas han iniciado los primeros pasos para adaptarse a las nuevas circunstancias financieras. Creo que por desgracia muchas no han tenido tiempo para adaptarse. Esto situación debe hacernos ver que una mejora en el reparto de la financiación reduciendo la excesiva dependencia que tenemos con los bancos, salva empresas.
  • Crear el MARF, el llamado mercado de renta fija para las pymes, ha sido un buena medida pero a día de hoy muy poco efectiva. En el MARF se buscan empresas con unas ventas de por lo menos 50 millones de euros y un EBITDA de 10 millones. Cuando en nuestro país el 97% facturan menos de dos millones de euros, vemos que el MARF o baja sus requisitos o tendrá poco efecto y poca importancia a la hora de financiar pymes.
  • Un dato que debe hacer reflexionar. Según la Comisión Europea, las empresas europeas habrían dispuesto de 90.000 millones de euros adicionales entre 2008 y 2013 si los mercados de capitales de riesgo en la UE hubieran estado tan desarrollados como en Estados Unidos. Impresionante. Esta inyección de liquidez habría reducido el número de empresas que han caído durante estos años de manera relevante especialmente en los países periféricos donde predominan las micro y pequeñas empresas.

El artículo termina con la siguiente conclusión: “el desarrollo de un mercado de capitales exige promover el ahorro de las familias mediante incentivos fiscales a la inversión en activos financieros, fomentar una mejor cultura financiera de las familias, y establecer un sistema de pensiones mixto que -al tiempo que asegure la sostenibilidad del sistema- canalice el ahorro privado hacia la inversión productiva a través de los mercados de capitales.”

Lo dicho, creo que el desarrollo de los mercados de capitales es necesario y positivo para una economía como la española. Debemos reducir la excesiva dependencia de los bancos a la hora de financiarnos. Sin duda que el mix entre un mayor desarrollo de los mercados de capitales y reducir nuestra financiación bancaria a favor de otras alternativas de financiación, salvará empresas.

Dejo a continuación un estudio mucho más exhaustivo sobre “Los retos de la financiación del sector empresarial” realizado por la Fundación de Estudios Financieros y por el Círculo de Empresarios.

Varias SOCIMIs ‘cocinando’ su salida a bolsa

socimis-inmobiliario-bolsa

Las SOCIMIs son Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario. Su principal actividad debe centrarse en la adquisición y promoción de bienes inmuebles de naturaleza urbana para su arrendamiento. Pueden participar en otras SOCIMIs, etc, pero básicamente su actividad y negocio debe centrarse en el mercado inmobiliario.

Las SOCIMIs son el equivalente, en España, de la figura internacional del REIT (Real Estate Investment Trust).

Para ser una SOCIMI, la sociedad tiene que tener unos ciertos requisitos (ver requisitos)

Pero lo más relevante de la creación de esta figura societaria es el régimen fiscal que tienen. Como principal atractivo destaca que el Tipo de Gravamen en Impuesto sobre Sociedades es del 0%.

La entidad estará sometida a un Gravamen especial (tendrá la consideración de cuota del IS):

  • 19% sobre el importe íntegro de dividendos o participaciones en beneficios distribuidos a los socios cuando:
    • La participación en el capital social de la entidad sea igual o superior al 5% y dichos dividendos, en sede de sus socios, estén exentos o tributen a un tipo inferior al 10%.
  • No aplicación: cuando el socio que percibe el dividendo sea una entidad a la que se aplique esta ley (SOCIMI).
  • Devengo: día del acuerdo de distribución de beneficios.
  • Autoliquidación e ingreso: en el plazo de dos meses desde la fecha de devengo.

Hay más detalles pero con esto creo que ya tenemos una idea clara de qué son las SOCIMIs y cuál es el atractivo para formar una.

Dejo un cuadro realizado por “Gomez Acebo & Pombo” sobre los dividendos y ganancias patrimoniales:

socimis-dividendos-ganancias-patrimoniales

Ahora vemos que en el MAB ya hay cuatro SOCIMIs cotizando:

  • Entrecampos Cuatro
  • Mercal Inmuebles
  • Promorent
  • Uro Property Holding

En el Mercado Continuo también hay cotizando SOCIMIs como por ejemplo Lar y Merlin Properties.

La cuestión es que parece que va a venir una “pequeña” oleada de SOCIMIs al mercado y que vamos a ver en los próximos meses varios debuts bursátiles de este tipo de sociedades.

Supongo que dentro de las SOCIMIs habrá de todo. Lo que creo que es relevante a la hora de invertir es que una sociedad cotizada es una sociedad en la que se puede invertir de una manera más sencilla. Esta puerta abierta hay que observarla bien y entrar si sabemos donde entramos. Porque la puerta esté abierta no tenemos que entrar si no sabemos bien dónde nos metemos. Pero la apertura de puertas creo que es bueno y hace al inversor tener muchas más alternativas de inversión. Yo en principio no soy a día de hoy un inversor de SOCIMIs pero no me molesta que hayan 50 SOCIMIs cotizando. Al contrario, si un día quiero invertir en una SOCIMI cotizada, prefiero ver 50 donde elegir a ver cinco. Por otro lado cualquier empresa cotizada tiene unos requisitos de información más elevados que las empresas que no están cotizadas. Esto no asegura nada al 100% ni que una determinada empresa pueda “colar” cifras erróneas o falsas, pero a mí, y siempre hablando en términos generales, me da más seguridad saber que hay una auditoría detrás y un regulador controlando a ver una sociedad que no tiene ninguna de estas dos figuras encima de ella.

En definitiva, creo que es importante que el mercado de valores crezca en número ya sea con nuevas SOCIMIs, con nuevas Empresas en Expansión o con nuevas sociedades en el Mercado Continuo. El inversor deberá ser lo exigente que quiera y deberá invertir la cantidad con la que se sienta a gusto siempre y cuando valore bien las oportunidades que puede encontrar pero también los riesgos y la pérdida que puede llegar a asumir en un momento determinado. Además es que creo que cuantas más empresas haya cotizando, más diferencias veremos y más fácil será encontrar una empresa que nos genere confianza. Al final, en un mercado en el que haya 500 empresas, la propia competencia para encontrar inversores hará que muchas se pongan las “pilas” y den información más clara y concreta de lo que son y lo que quieren hacer. Entiendo que cuanta más facilidad se den a las empresas para cotizar y más mercado exista en número de empresas, más auto-exigencia habrá y más fácil será distinguir las empresas buenas de las malas o las empresas que informan bien y a tiempo lo positivo y lo negativo que tengan que comunicar.

Con esto de fondo, y repito que a día de hoy no soy un inversor en SOCIMIs, bienvenidas las SOCIMIs al mercado.

Presentación AEMAB en la Bolsa de Madrid

aemab-logo

Este martes se ha presentado la Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (AEMAB) en La Bolsa de Madrid.

La Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (AEMAB) es una asociación empresarial que promueve y defiende los intereses de este mercado y sus empresas cotizadas.

Actualmente, en el MAB cotizan 26 empresas en el segmento de Empresas en Expansión (EE) de diferentes sectores y con un alto componente tecnológico e innovador. Dentro del MAB existen otras sociedades como Socimis, Sicavs y entidades de capital riesgo.

AEMAB, entre otros intereses, potenciará la incorporación de nuevas sociedades a este mercado además de erigirse en un canal permanente de interlocución entre las empresas asociadas y sus públicos objetivo, entre los que destacan los inversores, clientes y la sociedad en su conjunto.

aemab-presentacion-20150519Si para algo se ha creado esta Asociación es para apoyar, aportar, ayudar y potenciar en la medida de lo posible un mercado alternativo que entendemos que es muy necesario en un país como España. Creemos que hay que explicar bien qué oportunidades ofrece este mercado a empresas, inversores y en general a la economía española. También hay que explicar detenidamente y de una forma clara los riesgos que asumen los inversores a la hora de invertir en este tipo de compañías en expansión. Tenemos un ejemplo muy claro en Reino Unido con el AIM (Alternative Investment Market). Allí se potencia y ayuda a este mercado desde varios frentes y sin duda es a día de hoy un mercado protagonista que funciona como una alternativa clara de financiación para las pymes. Por este mercado han pasado más de 3.500 sociedades en los 20 años de vida que tiene y ahora cotizan cerca de 1.100 empresas.

El MAB debe abrirse camino al ritmo conveniente para poder crear un ecosistema favorable que ayuda a crecer a las empresas, que ayude a crear puestos de trabajo, que mejore la condiciones de financiación de las pymes, que les aporte visibilidad a nivel internacional y que ofrezca alternativas interesantes de inversión a los inversores que quieran invertir en este tipo de sociedades.

Cualquier idea, sugerencia o propuesta será más que bien recibida por la AEMAB.

Para terminar quería agradecer a la Junta Directiva la confianza depositada en mí para ser el Director General de la Asociación. Es todo un honor poder representar a la Asociación y aportar mi granito de arena en las tareas y en las actividades que se vayan a organizar para potenciar y ayudar a crecer a un mercado como el MAB.

2.500 mill. € captados por el AIM en 4 meses

Como viene siendo habitual, cuando salen las estadísticas mensuales del AIM, el MAB inglés, las comento un poco en el blog. Creo que fijarnos en el principal mercado alternativo en Europa es un sano ejercicio. No busco comparar en el sentido de decir qué grandes son ellos y qué pequeños nosotros. O decir cuánto captan allí porque es un mercado mucho más desarrollado y qué poco dinero se capta en el MAB. Lo importante creo que es ver el potencial que puede llegar a tener un MAB bien desarrollado, qué les puede aportar a las pymes en España, cómo puede ayudar el MAB a las empresas en la búsqueda de financiación alternativa, etc. A lo mejor no llegamos a tener las cifras que tiene el AIM con 20 años de vida, pero sí que podemos llegar a tener un mercado que financie el crecimiento de cientos de pymes, que ayude a sacar adelante proyectos que hoy tienen muy difícil su supervivencia por falta de capital, que haga que existan empresas tecnológicas o empresas centradas en la investigación y desarrollo que generen puestos de trabajo muy cualificados, que ayude a mantener un número de puestos de trabajo directos e indirectos muy relevante,…

Con esto de fondo, hay que situarse siempre muy bien y ver qué modelo de MAB queremos. Yo soy partidario de ver muchas empresas, de que la entrada sea libre bajo unos criterios mínimos pero muy flexibles y que el inversor sea el que exija condiciones a la hora de invertir. Es decir, prefiero ver 300 empresas a 30. Si vemos 30 empresas cotizando, consolidadas, que hayan pasado por un exigente proceso de admisión y que ganen dinero, tendremos 30 opciones de inversión con riesgo pero con unos fundamentos que hagan no temer por toda tu inversión. Por el contrario si ves 300, con unos criterios de admisión no tan exigentes en términos de modelo de negocio probado, facturación o beneficios, habrá de todo y por lo tanto existirán empresas con muchísimo riesgo. Pero sabiendo dónde inviertes y exigiendo cada inversor los requisitos que quiere ver en una empresa para invertir en ella, creo que cuantas más alternativas de inversión haya, mejor.

Cotizadas AIM 1995 - abr 2015

La entrada en el AIM es bastante sencilla y sin apenas requisitos de importancia. Hay que dar información y decir bien claro qué tipo de compañía eres, pero no necesitas gran cosa para ser una cotizada en dicho mercado. Allí esto se entiende y se ve como algo normal. Se ve con naturalidad que las pymes “caigan” y se tengan que liquidar por los motivos que sean. Sólo mirando los 4 meses que llevamos de 2015, vemos más compañías deslistadas (44) que admisiones (18). El número de empresas cotizadas que había a final de 2014 era de 1.104 y abril lo ha terminado el AIM con 1.077 sociedades (estadísticas AIM abril 2015). Este número de cotizadas es el más bajo que hay desde finales de 2005 cuando dicho año cerró con 1.399 cotizadas. Un año antes, en 2004, había 1.021 empresas. El año que cerró con más empresas cotizadas el AIM fue el 2007 con 1.694. Los motivos de la “caída” de compañías del AIM son varios: “subidas” al Main Market (sería nuestro Mercado Continuo), fusiones y adquisiciones, exclusiones por motivos estratégicos o quiebras. El % mayor sin duda es el de quiebras o liquidaciones de empresas. Aunque no hay datos oficiales, o por lo menos no los he visto, os diría que como mínimo el 50% de las compañías “deslistadas” son por quiebra. De todas formas ese porcentaje creo que lo podríamos situar sin problema en el 75%.

AIM 042015 Abril 2015 cifras

Todo esto de las quiebras o liquidaciones de empresas, como he comentado, en el AIM se entiende y no se llevan los inversores las manos a la cabeza. Lejos de no llevarse las manos a la cabeza, en estos cuatro primeros meses de 2015, ya se llevan captados vía ampliaciones de capital en el AIM 2.500 millones de euros (1.870 mill.£). Y sólo en abril 1.300 millones de euros (854 mill.£). ¿Qué pueden hacer las pymes de un país a las que se les inyecta vía fondos propios en un solo mes 1.300 millones de euros?

2015-enero-abril-aim

¿Por qué se financia de esta manera a las pymes en el AIM cuando en 20 años han pasado 3.500 empresas, hoy “sólo” quedan 1.100 y han sido deslistadas más de 2.100 empresas de las que la mayor parte han sido por quiebras? Creo que son varios los motivos:

  • La quiebra se entiende como parte de la vida de las pymes.
  • Los inversores conocen bien los riesgos a los que enfrentan.
  • Los inversores conocen bien las oportunidades de inversión que tienen.
  • El Estado apoya y ayuda a este mercado alternativo.
  • Los beneficios fiscales para los inversores que invierten su dinero en este tipo de compañías de tanto riesgo son espectaculares.
  • Tienen claro desde las estancias públicas y privadas que lo que aportan estas empresas a la sociedad en su conjunto son muchas cosas positivas (impuestos, empleo, referentes mundiales, etc).
  • La profesionalización en temas de inversión en este tipo de empresas es muy elevada con muchos fondos de inversión poniendo sus ojos y analizando este tipo de empresas.

Los datos creo que son contundentes y dan muchos mensajes. Puede que esté equivocado en mis conclusiones, pero ver las cifras que veo en el AIM sólo me hace pensar que un gran MAB en España es necesario y aportará muchísimas más cosas buenas a todos de manera general que los problemas o inconvenientes que podamos observar con el crecimiento de un mercado alternativo libre, flexible, con un gran número de empresas y de inversores. Lo que siempre intento recalcar, sobre todo a nivel del pequeño inversor, es que el MAB no es para todos. El MAB e invertir en estas empresas es para todo el que quiera hacerlo pero conociendo muy bien qué acciones compra y los riesgos que asume. Aquí no hablamos de un +15% o un -15%. Hablamos de movimientos mucho más bruscos. Por lo tanto, quien no quiera sustos en las cotizaciones o no quiera invertir en una empresa en la que puede perder todo lo invertido, no debe invertir en el MAB. Pero para todo el que quiera asumir los riesgos inherentes a este tipo de inversiones y quien conozca bien lo que supone invertir en el MAB, que destine la cantidad de dinero o de su cartera que estime oportuna. Ya lo he comentado, pero insisto en a lo mejor algún inversor aunque haya 300 empresas en el MAB, no ve ninguna en la que poder invertir por lo motivos que sea (mucho riesgo, poca liquidez, …). Esto es lo bueno, tienes 300 alternativas y no inviertes en ninguna. Otro invertirá en 3 y otro en 20.

Lo importante es crear un ecosistema que favorezca la inversión en el MAB, que ayude a las empresas a tener una vía alternativa de financiación, que se financien empresas que un banco nunca financiaría, que salgan proyectos de I+D espectaculares, que se generen puestos de trabajo de calidad y que en definitiva entendamos que un buen MAB en España es necesario y positivo. Así por lo menos es como lo veo.

Día histórico en la Bolsa española con dos debuts

talgo-debut-bolsa

Es la primera vez que en la Bolsa española tenemos dos debuts de empresas que salen a cotizar. Ha ocurrido este jueves 7 de mayo y las dos empresas que han debutado han sido Cellnex Telecom y Talgo. Independientemente de si una ha subido mucho y la otra lo contrario, ver que hoy dos empresas han salido a cotizar el mismo día, que en el 2015 llevamos cinco nuevas empresas en el Mercado Continuo y que en el MAB sólo hemos visto un debut, creo que hace ver cuál es a día de hoy la cultura que tenemos en España a la hora de fijarnos en los mercados de valores. Parece que la bolsa está para las grandes compañías, compañías con una facturación considerable, con beneficios netos o que están por lo menos ya con beneficios operativos, dejando prácticamente todas las demás fuera. En otros países lo tienen claro. En EEUU, UK o Israel ven los mercados de valores y las bolsas de una manera mucho más amplia. Es otra cultura y otra manera de ver los mercados de valores. Entienden que hay inversores para todo tipo de compañías. En estos países, la Bolsa está para las empresas que sobre papel puedes esperar que su cotización se mueva un +10% o un -10% anual, para las que puedes esperar un +20% o un -20% anual y las que puedes esperar un +100% o un -100%. Invertir en estas últimas no es como ir al casino como dicen muchos. Invertir en empresas de mucho riesgo es algo mucho más importante que apostar al Rojo o Negro.

El caso es que en UK o EEUU crean mercados y ecosistemas para todo tipo de inversores siendo la condición de “cotizada” un “simple adjetivo” que lleva la compañía. Lo importante es qué hace la compañía, qué tiene a día de hoy y qué podemos esperar para los próximos años. Y cuando digo qué podemos esperar, me refiero a lo bueno y lo malo. Y cuando me refiero a qué tiene, no me refiero a que tenga que tener muchos activos como condición necesaria para cotizar, etc. Lo importante es saber si tiene una compañía tiene muchas cosas o pocas, muchos activos o pocos, mucha facturación o poca, … A partir de ahí, cada uno deberá tomar decisiones de inversión.

Ver que en España el marcador va “Mercado Continuo 5 – 1 MAB” significa muchas cosas. Hablo de manera general y excepciones siempre habrá. Pero creo que no se entiende bien ver que una empresa cotice en bolsa y a los pocos años se liquide porque no ha conseguido su objetivo o poner en marcha el proyecto que tenían entre manos. No entendemos bien que las empresas coticen cuando no tienen demostrado que saben ganar dinero. En definitiva, nos cuesta ver empresas en bolsa que suponen muchísimo riesgo, que tienen malos resultados a día de hoy y que todo lo que les rodea es incertidumbre. Por el contrario, se entiende mejor que una persona invierta en el proyecto de un amigo (una SL sin cotizar) sabiendo que puede perder todo. Se entiende mejor que haya fondos de capital riesgo que inviertan en compañías sabiendo que muchas de ellas caerán en saco roto. Se entiende que una empresa para crecer o simplemente para mantenerse, necesite hacer varias rondas de financiación y amplíe capital cada cierto tiempo. Creo que todo se entiende mejor cuando una empresa no cotiza que cuando cotiza. El caso es que para mí todo es lo mismo siempre y cuando el inversor sepa dónde está, la empresa enseñe las cuentas anuales con garantías y transparencia, es decir, que el inversor sepa perfectamente lo que es la empresa a día de hoy, si gana dinero o no y si genera flujo de caja libre o quema mucha caja. Una vez el inversor sepa bien dónde está, ya será éste el que tendrá que decidir si apuesta por el futuro de dicha compañía y por el plan de negocio que le presentan. O lo entiendo así. La condición de cotizada para mí trae además muchas cosas positivas pero con la máxima de saber en qué empresas estamos invertidos. El inversor podrá ser todo lo exigente que quiera pero creo que es mejor que tenga muchas empresas cotizadas donde elegir a tener pocas. De 200 empresas que coticen en un mercado de valores a lo mejor no elige ninguna. Perfecto. El problema no está en la exigencia que tenga cada uno a la hora de invertir.

Insisto en que ser una empresa cotizada no debe ser algo que esté reservado para unos privilegiados que ya están consolidados, sean grandes, pequeños o medianos, y para empresas que tienen unas cuentas y unos resultados positivos.

Los mercados de valores están para todo tipo de empresas. Por eso existen mercados alternativos en UK o en EEUU con tantas compañías. Por eso en estos países se destinan millones de euros a financiar proyectos de mucho riesgo donde se sabe que un % alto de ellos caerán en saco roto. Y no están locos y no lo ven como ir al casino. Por eso, por ejemplo en UK han pasado por el AIM, el MAB inglés, unas 3.500 sociedades y hoy cotizan 1.100 aproximadamente. Por la cultura financiera que existe en esos países salen compañías como las que salen. Gracias a crear un ecosistema favorable al inversor que se juega su dinero en financiar proyectos de muchísimo riesgo, el año pasado por ejemplo en el AIM las pymes que cotizan allí lograron captar cerca de 8.000 millones de euros vía ampliaciones de capital. Por esa cultura y ese ecosistema, en 20 años el AIM lleva 121.000 millones de euros destinados a financiar pymes. Etc.

Es cuestión de qué modelo queremos tener. Un MAB de poco riesgo, que financie pocas empresas, que sirva de alternativa bancaria a un grupo selecto de empresas o un MAB de mucho más riesgo, en el que el % de compañías que mueren es elevado pero que financia a muchísimas más pymes, que sirve de alternativa de financiación a un grupo de pymes mucho mayor y que ayuda entre otras cosas a crear puestos de trabajo de alta cualificación en empresas tecnológicas o de I+D.

121.000 mill. € de financiación ha captado el AIM en 20 años

financial_market

¿Qué pueden hacer las pymes de un país a las que se les inyecta 121.000 millones de euros en sus fondos propios para financiar sus proyectos durante 20 años?

Vuelvo a fijarme en el AIM, el MAB inglés, para ver un ejemplo claro de hacia donde creo que debe ir un mercado alternativo. Todo depende del modelo de mercado alternativo que queramos tener. En UK lo tienen claro desde todos los ámbitos, público y privado. La financiación alternativa a la bancaria hay que potenciarla, hay que ayudar a cotizar en un mercado alternativo a las empresas que lo quieran hacer y ofrecer unos beneficios fiscales a los inversores que invierten su dinero en estas compañías para financiar proyectos que en su mayoría llevan aparejado mucho riesgo.

Las compañías que salen al AIM son empresas que es casi imposible que puedan financiarse sólo vía bancos y si consiguen algo de financiación bancaria, necesitarán de otras vías para captar capital y poder financiar sus proyectos.

Esto es así y los números que pongo más abajo creo que dejan claro cuál es el modelo que tienen en el AIM.

En UK no salen sólo empresas, aunque sean pequeñas, consolidadas, con beneficios, flujos de caja positivos, … Más bien, todo lo contrario. La mayor parte de las compañías son compañías con un futuro incierto, que necesitan mucho capital para poder crecer, que pierden dinero y que necesitan mucho condicionantes para conseguir los proyectos que presentan. Es decir, las inversiones en las empresas que salen en el AIM son inversiones de muchísimo riesgo y que sobre papel nadie puede asegurar que vayan a ser inversiones rentables. Lo único que se les puede decir a los inversores es que con un alto grado de probabilidad podrán perder todo lo puesto. Así luego los disgustos o sorpresas negativas serán escasas.

Cifras significativas del AIM 1995-2014

Desde 1995 hasta 2014, ha habido 3.578 admisiones de empresas. En 2014 el AIM terminó con  1.104 compañías cotizadas. Vemos que por el camino han “desaparecido” 2.474 sociedades. De estas compañías, algunas han subido al “Main Market” (que sería nuestro Mercado Continuo), otras han formado parte de operaciones corporativas (fusiones, adquisiciones), otras has sido “deslitadas” por cualquier motivo y por último otras han caído y han tenido que liquidarse por diferentes motivos.

¿Qué porcentaje tiene cada tipo de “desaparición” de una empresa del AIM?

He podido ver los datos agrupados mes a mes desde el año 2001 sobre por lo menos las empresas que han subido al “Main Market”, las que han bajado, las admisiones y las empresas “deslistadas”. Agrupando las cifras por años, tenemos las siguientes cifras:

Cifras anuales AIM 2001 - 2014

Y como datos globales desde 2001 a 2014 tenemos las siguientes cifras:

Datos AIM 2001 - 2014

Por lo tanto, tenemos que en los últimos 14 años, el AIM ha pasado de tener 524 empresas a tener 1.104 cotizadas. Ha habido 2.747 nuevas admisiones y 2.163 empresas han sido “deslistadas”. De esas 2.163 empresas que se han ido del AIM, sólo 77 han subido al AIM (un 3,6%). Aunque no tengo cifras oficiales, no creo que más del 15% se hayan visto involucradas en operaciones corporativas. Yo diría que no llegan ni al 10%. Y tampoco creo más de un 10% de las empresas por decisión propia hayan querido dejar de ser una empresa cotizada. El % de las que se han ido porque han querido, por lo que he leído, es muy reducido. Con esto de fondo, creo que podemos casi asegurar que como mínimo un 70% de las empresas que han sido deslistadas del AIM lo han hecho porque han fracasado con sus proyectos y se han visto avocadas a la liquidación. Es decir, que unas 1.500 empresas por lo menos han “caído” por la crisis o por los motivos que sean. Yo diría que la cifra se acerca más a las 2.000 empresas que a las 1.500 pero bueno. Lo dejó en un 70% y en 1.500 empresas. Está cifra si la comparamos con el total de compañías con las que acabó el AIM el año 2014 (1.104 cotizadas), vemos que la supera en más del 100% Es decir, que por lo menos un 50% de empresas que han pasado por el AIM, han caído en desgracia. Esto, el fracaso, se entiende y aunque suene raro, se financia. Quiero decir, que los que invierten en el AIM saben que muchas empresas caerán pero las inversiones que salen bien, compensarán de sobra en términos generales a las que salen mal. Si a todo esto le sumamos unos incentivos fiscales impresionante, vemos que el ecosistema creado en UK para que las empresas coticen en un mercado alternativo, es un ecosistema muy favorable a la inversión en este tipo de compañías, que genera mucho empleo, que hace que el Estado recaude mucho más que los beneficios otorgados con los incentivos fiscales a los inversores vía otros impuestos (IRPF, Sociedades, etc) y que fomenta la financiación en tecnológicas y en empresas de investigación y desarrollo.

Con esto de fondo, vemos que el ecosistema que tienen en UK hace que por ejemplo el año pasado, se captará vía ampliaciones de capital cerca de 8.000 millones de euros (5.868 millones de libras). Éstas son las cifras de lo que se ha captado en el AIM vía ampliaciones de capital desde 2007 (el total se divide entre el capital captado por empresas debutantes – nuevas cotizadas – y entre las empresas que ya estaban cotizando cuando hacen la AK):

Capital Captado AIM 2007-2014

Ahora, por otro lado, está otro modelo de mercado alternativo que es financiar sólo a las empresas – pymes – que ya ganan dinero, que están más consolidadas en sus sectores y que necesitan algo de capital para poder crecer más rápido. Aquí, las empresas objetivo para cotizar son muy pocas pero dan mucha más seguridad al inversor. A más seguridad, evidentemente, la rentabilidad esperada también deberá ser inferior.

Como suelo decir, esto ya es cuestión de qué modelo queremos tener. ¿Queremos cotizando en el MAB a 30 empresas muy muy buenas o a 300 compañías con unos riesgos muy elevados y con un % elevado de liquidaciones?

Yo prefiero el modelo que financia el riesgo, que no hunde al empresario que fracasa, que busca empresas tecnológicas punteras, que busca financiar la investigación y desarrollo,… Lo importante creo que es tener la información y saber el inversor dónde invierte su dinero. Si lo sabe y sabe que puede perderlo todo pero que financiar empresas no es ir al casino, ¿por qué no potenciar el MAB?

Para terminar, decir que me resulta bastante contradictorio ver a gente que afirma que en España no se fomenta la investigación y desarrollo, que no se financian empresas tecnológicas, que en España nunca veremos a una gran tecnológica tipo Facebook, Twitter (si existieran potenciales facebooks o twitters, pronto serían compradas) que sería casi imposible ver una Apple, que tenemos muchísimo talento saliendo del país porque no encuentran trabajo en España, etc, y luego que cargan contra el capital riesgo, contra el MAB, contra las empresas que no consiguen sus objetivos, que buscan captar capital pero que están aumentando sus pérdidas. ¿Por qué en EEUU, UK o Israel están tan avanzados y salen compañías punteras y gigantes internacionales? Pues creo que salen porque se financia el riesgo, se financian cientos de empresas que no llegan a ser nada, porque entienden que hay que dar capital a empresarios y proyectos de investigación y desarrollo, porque fomentan el capital riesgo, porque entienden los mercados alternativos bursátiles, etc. Sinceramente, creo que si buscamos un modelo más parecido a lo que tiene hoy el AIM, podemos en 10 años tener un país con unas empresas que serán la envidia de muchos otros países. Podemos tener un país que genere puestos de calidad, que fomente el talento y que lo atraiga de otros lugares. Veo tantas cosas positivas si fomentamos el capital riesgo, si fomentamos un buen mercado alternativo bursátil, si ayudamos a crecer a las empresas, si damos beneficios fiscales a los inversores que saben que pueden perder toda la inversión hecha en una determinada empresa, si cambiamos el chip cuando vemos fracasos de proyectos, etc, que lo seguiré defendiendo desde mi humilde posición.

“Esta empresa no debería cotizar en el MAB”

inversor-y-volatilidad (foto: AP)

En ocasiones escucho si una u otra determinada empresa no debería cotizar en el MAB. Casi siempre me preguntó por qué se dice esto y no se dice, “yo no invertiría en ese tipo de empresas” o directamente “yo no pongo un euro en tal empresa”. La cuestión de si una empresa debe o no debe cotizar en un mercado alternativo creo que debería recaer en el Consejo de Administración de una compañía y en la Junta General de Accionistas de una empresa. Los requisitos para cotizar en un mercado alternativo creo que deberían ir más hacia lo que existe en el AIM (el MAB inglés), sin grandes exigencias (realmente son muy pocas) y a partir de ahí ya el inversor será quien decida si invierte o no en una determinada empresa.

Es decir, antes que prohibir prefiero que impere la libertad de decisión de un inversor a la hora de invertir. Evidentemente, tenemos que tener una información fiable, unas cuentas controladas y auditadas por un auditor y más cosas. A partir de ahí, ya será cada uno el que decida si quiere arriesgarse a invertir en el futuro de una determinada compañía y si da un voto de confianza a su plan de negocio. El que tampoco se fie de los auditores ni en lo presentado por las empresas en referencia a su presente y pasado, también lo tiene fácil; no invierte y no tendrá sustos de ningún tipo.

Por lo tanto, yo prefiero ver 200 empresas cotizando en el MAB que 20. El inversor tendrá que ser exigente y coherente con el riesgo que asume. Deberá poner en duda todo lo que estime oportuno. Buscará la empresa que más se adapte a su perfil de inversión. Con esto de fondo, si de 200 compañías sólo 2 pasan tus filtros o controles, sólo invertirás en dos. Si de las 200 no te gusta ninguna por los motivos que sean, como por ejemplo que no te creas su plan de negocio, no confíes en su equipo directivo, no te guste su sector, etc, no invertirás en ninguna. Pero si de 200 hay 10 que te gustan, con diferentes riesgos, compañías de diferentes sectores, pues ahí las tendrás para invertir de una manera fácil, sencilla y rápida.

De ahí que insista en que prefiero que impere la libertad de cotización y la libertad de inversión, antes que la prohibición y la puesta en marcha de muchísima regulación para evitar sustos o que empresas que salgan al MAB no terminen liquidándose tras fracasar con sus proyectos. En EEUU o UK el fracaso se entiende y no da miedo. Se financian muchos proyectos y se sabe que muchas inversiones no llegarán a buen puerto. Lo importante es el balance global. Y este balance es positivo en estos países porque se entienden estas inversiones.

Otra cosa es que creo que el mecanismo de suspensión de cotización debe existir para ciertos casos como es la falta de información o falta de la auditoría de las cuentas anuales por poner un ejemplo. Y ya a otro nivel, están las faltas graves y muy graves como podría ser presentar unas cuentas falsas. Aquí en el MAB, como en el Mercado Continuo, pero también a nivel de empresas no cotizadas, sí que sería bueno que las sanciones fueran ejemplares, rápidas y contundentes.

En definitiva, aunque ya lo he comentado en otras ocasiones, vuelvo a insistir ahora. Creo que todo lo comentado en este artículo se centra más en el modelo de MAB que queremos tener. ¿Queremos un MAB muy exigente, exclusivo, restrictivo y con pocas empresas pero muy buenas y ya consolidadas o queremos un MAB más abierto, más libre y con muchas empresas de todo tipo y riesgos donde el inversor tenga multitud de opciones de inversión?

Mercado Continuo 5 – 1 MAB

El presidente de Naturhouse, Félix Revuelta, en el acto de debut de la compañía en Bolsa. REUTERS

El pasado viernes 24 de abril debutó Naturhouse en bolsa, en el Mercado Continuo. Con este debut, ya son tres las empresas que ha debutado este 2015 en el Mercado Continuo: Aena, Saeta y Naturhouse. Por su parte, en el MAB sólo hemos tenido un debut, el de NBI Bearings Europe.

Pues ahora la diferencia de debuts en bolsa parece que va a incrementarse (sin contar debuts de socimis). El próximo 7 de mayo tienen previsto debutar en bolsa Talgo y Cellnex. Por lo tanto, el marcador en breve quedará 5 -1 a favor del Mercado Continuo.

No es cuestión de ver qué mercado tiene más debuts pero sinceramente creo que algo falla si tenemos un MAB con un solo debut en bolsa y en cambio el Mercado Continuo ya ha dado acogida a 3 nuevas empresas siendo pronto cinco las nuevas compañías que debutan en este mercado.

Ya comenté en el artículo “Mercado Continuo 3 – 1 MAB” que creo que esta situación va más con la cultura bursátil que tenemos en España. Cotizar en bolsa creo que se ve como algo para las grandes compañías, un lugar donde cotizar empresas consolidadas, con beneficios,… Podemos buscar ese modelo y extenderlo al MAB. Es decir, que el MAB esté para pequeñas y medianas compañías pero que sean “buenas”, con resultados positivos, beneficios, etc. O podemos buscar más el modelo que tienen en EEUU o en Inglaterra en cuanto a mercados alternativos. El AIM tiene unas 1.100 empresas y todos los años debutan entorno a 100 empresas. Salvo en 2009 que hubo 36 admisiones, los demás años rondan las 100 compañías pero ha habido años de más de 500 debuts como fue el año 2005. Por otro lado tenemos el número de empresas que caen del índice por múltiples motivos. En los últimos años, las empresas que han “caído” de este mercado han sido bastantes más que las que han debutado. Además es que la gran mayoría han caído por la crisis y no porque “suban” al “Main Market” o se hayan visto involucradas en operaciones corporativas. Con esto de fondo, el AIM pasa de tener 1.694 compañías cotizando en 2007, a tener unas 1.100 a día de hoy.

Este modelo es un modelo distinto al que creo que el inversor en España tiene en mente. Es decir, creo que no se ve bien que debuten empresas en bolsa con mucho riesgo, en distintas etapas de desarrollo empresarial, que puedan liquidarse a los pocos años de debutar en bolsa y en definitiva empresas cuya inversión pueda perderse en su totalidad. Esto se entiende en EEUU y en Inglaterra y por eso el AIM el año pasado financió vía ampliaciones de capital con cerca de 8.000 millones de euros a las pymes que cotizan en dicho mercado alternativo. Además, el Estado “premia” a los inversores que ponen a disposición de las empresas capital para financiar su crecimiento con unos beneficios fiscales impresionantes. Por ejemplo, el Estado al pequeño inversor del AIM le devuelve la mitad de lo invertido vía impuesto el año que hace la inversión. Además las plusvalías están exentas pasados los 3 años. Y si pierde, se puede deducir la pérdida con lo que su pérdida máxima ronda el 38% de lo invertido. Con este ecosistema creado, el fomento de las pymes, la creación de una vía de financiación directa a las empresas y la visibilidad que les ofrece ser una empresa cotizada, hace que encontremos un modelo que funciona, que genera empleo, que genera una recaudación que compensa con creces los beneficios fiscales a inversores, que crea medianas y grandes empresas desde una pequeña compañía, etc. Este modelo es el que creo que deberíamos ir implantando poco a poco en España.

Un país con 3 millones de pymes y que sólo coticen 27 compañías en el MAB con un solo debut en lo que llevamos de 2015 es un pobre bagaje. Las condiciones que hoy vive el MAB es cierto que no son las más favorables. Es cierto que el AIM o el Nasdaq llevan muchos más años de vida. Pero esto no quita para mirar el futuro y pensar qué MAB queremos dentro de 10 años. ¿Queremos un MAB con unas cuantas empresas cotizando pero que sólo estén las “buenas” pymes o queremos un MAB con cientos de empresas, que sea una alternativa real de financiación y que aporte visibilidad y notoriedad a las empresas que cotizan en dicho mercado? Si elegimos la segunda opción tenemos que tener en cuenta que muchas pymes “caerán” y se liquidaran. Pero es que es la vida de las pymes. Lo que tiene que tener claro el inversor es donde invierte y saber que puede perder todo. Las pymes tienen mucho riesgo y más si no tienen todavía probado que son empresas de éxito.

Creo que el MAB está para ayudar a las empresas a crecer con los riesgos que esto supone. Creo que el MAB está para apoyar a las pymes. Pienso que aunque veamos liquidaciones de empresas en el MAB, si son por causas lógicas y normales de mercado (competencia, condiciones del sector, etc) el balance será más que positivo con los casos de éxito.

En definitiva, creo que tenemos que ver más empresas debutando en el MAB. El MAB debería tener más debuts de empresas que el Mercado Continuo dada las características de la economía española. Hay muy pocas grandes empresas o medianas con un tamaño para cotizar en el Mercado Continuo y tenemos cientos y miles de empresas pequeñas y medianas que son candidatas perfectas para cotizar en el MAB. Evidentemente habrá muchas empresas que no quieran cotizar en este mercado. Esto será ya cuestión de lo que quieran sus directivos y accionistas. Pero otras muchas podrían debutar en el MAB y por distintos motivos, ya sea por falta de información, vértigo a ser una empresa cotizada o falta de apoyo, no lo hacen cuando seguro que sacarían muchas más cosas positivas que negativas. Todo esto parte de una premisa: ¿Qué MAB queremos tener? ¿Uno exclusivo, restrictivo y con empresas pequeñas pero de calidad o uno más abierto, libre (libertad para cotizar y libertad para invertir) y con todo tipo de empresas? Mi posición como ya sabéis es la segunda. Prefiero ver 200 empresas cotizando y elegir los riesgos a asumir, que ver 20 empresas. Lo bueno de ver 200 es que si quieres invertir en empresas pequeñas de calidad lo podrás hacer. Y si quieres invertir en empresas de mucho más riesgo, sobre papel de menor calidad ya que sus resultados presentes dan miedo, pero que te ofrece un potencial revalorización mucho mayor, también lo podrás hacer.

Publicación Resultados Anuales 2014 en el MAB

cuentas-anuales-resultados

Las empresas que cotizan en el MAB tienen hasta el 30 de abril para publicar las cuentas anuales auditadas de 2014. Por lo tanto, estos días son días de publicación de resultados anuales.

En el siguiente link podréis consultar la información de todas las empresas del MAB que vayan publicando resultados:

Mercado Continuo 3 – 1 MAB

Bolsa-madrid

Tres a uno van los debuts en la bolsa española. Este viernes 24 de abril debutará Naturhouse en Bolsa dentro del llamado Mercado Continuo. Será la tercera empresa en debutar en Bolsa tras Aena y Saeta Yield. En cambio en el MAB, sólo llevamos un debut, el de NBI Bearings Europe del pasado 8 de abril. En lo que a debuts en bolsa, me estoy refiriendo a empresas fuera del ámbito inmobiliario como son las socimis.

Creo que este dato es muy relevador de la cultura bursátil que existe en España. Parece que la Bolsa son para las grandes empresas, empresas consolidadas, empresas con beneficios,… Pero la Bolsa es para ellas y también para las pequeñas empresas, empresas cuya inversión supone mucho riesgo dado el momento en el que se encuentran, empresas con proyectos a futuro que necesitan de tiempo para tener una cuenta de resultados “bonita”, etc. Esto de que la Bolsa es también para pymes y empresas de mucho riesgo, en países como Inglaterra, EEUU o Israel lo llevan casi en su ADN.

La fundamental es que la información y las cuentas sean claras y nos sitúe perfectamente en el tipo de empresa que tenemos delante a la hora de invertir. Si una empresa presenta por ejemplo unas pérdidas de 10 millones de euros o una cifra neta de negocios nula, luego ya será el inversor el que decida si quiere invertir o no en dicha empresa. Querrá arriesgarse e invertir apostando a que dicha empresa conseguirá grandes cosas y dar la vuelta a su cuenta de resultados pero sabe dónde está. “Comprará” dicho plan de negocio a futuro y sabrá que si no lo consigue podrá llegar incluso a perder toda la inversión. Si entendemos esto, creo que el abanico para el inversor bursátil va a ser mucho mayor y más rico si tiene 500 empresas donde elegir en vez de 100 compañías. Si entendemos los riesgos de invertir en una S.L. no cotizada, debemos entender los riesgos de invertir en una S.A. cotizada. Las empresas son empresas coticen o no coticen. Prohibir o poner excesivas trabas a las empresas para cotizar o pensar que lo de cotizar no es para mi pequeña o mediana empresa, es poner un freno a nuevas vías de financiación, es no darse cuenta de que los esfuerzos que hay que hacer para ser una empresa cotizada serán positivos para tu compañía y es en definitiva no abrir los mercados financieros a unas empresas que necesitan de ellos en muchas ocasiones.

Evidentemente las cosas hay que intentarlas hacerlas bien y por el camino habrá malas experiencias. Vender las “preferentes” como un producto seguro o como un depósito es hacer las cosas mal. ¿Pero son malas las “preferentes”? En sí mismas no lo son. Si conoces el producto, sus riesgos y sus condiciones, no tienen por qué ser un mal producto. Ya es cuestión del inversor si quiere o no invertir en ellas. Pero “venderlas” como algo que no son, sí que es una práctica deleznable.

Ahora en el tema de la inversión en pymes cotizadas como puede ser invertir en empresas que cotizan en el MAB pasa algo parecido. Si no explicamos bien que la mayor parte de estas empresas tienen muchísimo riesgo y que aquí puedes perder todo lo invertido en una empresa en poco tiempo, estamos haciendo las cosas mal. Aquí hay que explicar bien qué supone invertir en estas empresas. Hay que decir que en términos generales no se hablan de rentabilidades del +10% o -10%, más bien se habla del +100% o del -100%. Y no es cuestión como dicen algunos que para esto, mejor vete al casino o cosas parecidas. Es cuestión de invertir conociendo los riesgos.

En el MAB, partiendo de la base que puedes perder toda tu inversión en una empresa, lo bueno es que puedes ganar bastante más del 100%. Así que si no te endeudas para invertir, sabes que puedes perder el 100% pero ganar el 200% o 300%. Todos queremos la parte positiva y bonita, pero para ello hay que sufrir también lo negativo. Sinceramente creo que es positivo partir de esta base ya que una pyme por norma general vive siempre al filo de la navaja. Y más si es una compañía que todavía tiene mucho que demostrar.

Con esto de fondo y viendo la experiencia del AIM en Londres o de cómo en Israel se fomenta este tipo de inversiones y sobre todo, ver lo bien que les van a esos mercados, creo que el “chip” en España lo deberíamos cambiar.

En España hay 3 millones de pymes. Que en bolsa sólo haya debutado una empresa en el MAB es que algo falla. Evidentemente para el MAB no valen las 3 millones de pymes. Pero tener un grupo de 3.000 empresas que podrían cotizar, sí que lo creo. Luego ya será decisión del empresario y directivos de dichas compañías si quieren o no cotizar. Tampoco digo que todas las que pueden cotizar deberían cotizar. Pero que de esas 3.000 que podrían cotizar tengamos sólo a 27 en el MAB y un solo debut en 2015, creo que es un pobre balance.

retrato-pyme-2015

Como he comentado, hay que mejorar muchas cosas, informar bien claro y de manera recurrente qué aporta cotizar en el MAB, qué riesgos asumen las empresas y los inversores, qué significa ser una empresas cotizada y qué oportunidades se abren a las empresas y a los inversores que se fijen en el MAB. Partiendo de una información fácil de entender por todos, clara, fiable y entendiendo qué supone invertir en una compañía cotizada en el MAB, los inversores creo que tendrán grandes oportunidades de inversión. Siempre recalcando que otras serán nefastas y teniendo en mente lo que también he comentado antes del +100% o del -100%, creo que muchos inversores se podrán acercar de una manera sensata y consciente a invertir en el MAB y muchas empresas se beneficiarán de este ecosistema si se crea de una manera saludable y responsable. Esto lo entienden perfectamente los inversores y las empresas en el AIM pero incluso lo entiende el Estado. Los beneficios fiscales a este tipo de inversión son impresionantes y por este motivo el año pasado en el AIM se inyectaron vía ampliaciones de capital cerca de 8.000 millones de euros a las pymes de este mercado. En este primer trimestre las empresas del AIM llevan captados unos 1.250 millones de euros. El Estado sabe lo que pueden llegar a hacer las pymes con dicha inyección de capital, sabe que muchas caerán pero otras saldrán adelante y que por tanto todos los beneficios fiscales que dan a los inversores de este mercado, los recuperarán con creces con otros impuestos como es el de Sociedades, IRPF, etc. Incluso aunque una empresa caiga a los 3 años de cotizar, el empleo generado durante ese tiempo ya es un papel que se tiene muy en cuenta.

Así que algo creo que hay que hacer para apoyar a las pymes en España. Una herramienta que creo que puede ayudar y mucho es tener un gran mercado alternativo bursátil, un gran MAB. Por lo que espero que pronto el resultado anual de debuts en bolsa sea favorable al MAB porque creo que es algo además natural para una economía como la española. El número de pymes es inmenso y la Bolsa también es para las pymes.